- ¿Adónde vas matador?
- Ritmos alternos


CRONICA
- No, sin mi Chemisse
- Especial Moda Brasil
- Seducidos por Madredeus
- Me muero por hacer cine
SALUD
- El déficit
de atención un diagnóstico delicado

-
Por el mar la vida es má sabrosa
BELLEZA
- Lo último
NUTRICION
- Apúntale al verde
GASTRONOMIA
- Bloody Mary
la biografía no autorizada
COCINA
- Canelones fríos
MASCOTAS
- Día de los animales
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
 
revista Estampas
 
Me contaron que...
 

“El joven discipulo de un filósofo sabio llegó a la casa de éste y dijo:
—Maestro, un amigo suyo estuvo hablando de usted con malevolencia.
—Espera —lo interrumpió el filosofo— ¿ya pasaste por las tres rejas lo que vienes a contarme?
—¿Las tres rejas?
—Sí. La primera reja es la verdad. ¿Estás seguro de que lo quieres decirme es absolutamente cierto?
—No, lo oí comentar a unos vecinos.
—Entonces al menos lo habrías hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad.             ¿Esto que deseas decirme es bueno para mí?
-No. En realidad no...
-¡Vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?
—A decir verdad, no.
—Entonces —dijo el sabio sonriendo— si no estás seguro de que es verdadero ni bueno ni necesario, pasemos a otra cosa”.

Una de las experiencias difíciles de manejar en la vida es la de sabernos víctimas de un chisme. La mayoría de las veces reaccionamos sintiéndonos víctimas de las personas que han hablado negativamente de nosotros y nos preguntamos: ¿Qué le hicimos? ¿Por qué se comportan con nosotros de esa manera? Nos encerramos y sufrimos el proceso de imaginar que todo el mundo a nuestro alrededor lo sabe y están pensando mal de nosotros. Otras veces, por el contrario, se enciende la rabia en nuestro interior y salimos a defendernos inclusive con violencia, para agredir y callar a la persona que hizo el comentario y regó el chisme.

No vale la pena dejarnos afectar de esa manera por el comentario negativo que hagan otros; más bien, tenemos que conservar la calma, para mantener la claridad mental que nos permita analizar la situación para actuar con inteligencia y no con emoción. Los chismes son como una avispa, si no estás seguro de poder matarla, no pelees con ella. Lo más importante es que nos sintamos seguros de nuestro comportamiento, independientemente de lo que lleguen a pensar los otros, en un momento dado.

Pero, como toda situación en la vida, ésta también tiene una segunda cara, la de aquellos que se dan a la tarea de generar un chisme y de contarlo a los demás.

Valdría la pena preguntarse: ¿Cuál fue o cuál es la verdadera intención detrás de la necesidad de hacer un comentario negativo sobre alguien? Es mejor pensar que, en la mayoría de los casos, no son conscientes de los efectos y las consecuencias que podrían causar con sus palabras. Es preferible que si no tenemos algo bueno o positivo que decir de alguien, guardemos silencio, a menos que lo que vayamos a decir ayude a solucionar, a corregir o a construir algo bueno para todos los involucrados, en cuyo caso somos responsables de elegir las palabras adecuadas y el mejor momento para hacerlo.

Claves para hacerlo

1- Nunca hables mal de otros. Nunca hables mal de otros. Es preferible guardar silencio, antes de hacer algún comentario negativo, especialmente si no estamos seguro de la veracidad de dicha información. Recuerda proyectar las consecuencias de lo que vas a decir, y pregúntate si con ello vas a poder ayudar realmente a la persona.
2Se compasivo con los demás.Colócate en el lugar de la persona que está siendo criticada, y sin importar lo que otros digan de ella, toma una posición imparcial. Recuerda que las personas que te hablan mal de otros también hablarán mal de ti en algún momento.
3-Verifica la veracidad de la información que recibes.Antes de repetir la información que recibiste, ocúpate de averiguar con una fuente confiable si ésta es verdadera, porque corres el riesgo de reaccionar o actuar impulsado por un comentario mal intencionado.
4- Apoya a la víctima de un chisme.En primer lugar, rompe la cadena, pregúntale a la persona que te lo contó si está dispuesta a sostener esa aseveración enfrente del afectado, para enfrentarlo y resolverlo. No tomes decisiones basadas en un chisme.
5- No te hagas eco de chismes. Evita ser tú parte de esta red de comentarios negativos, especialmente si con ellos pudieras ofender o dañar la reputación de alguna persona. Ubícate como un instrumento de paz y conciliación, para que tus comentarios siempre estén dirigidos a solucionar, resolver o apoyar a los demás.

Preguntas y respuestas

QUERIDA MAYTTE, tengo una hija de 25 años, quien se acaba de mudar a una ciudad del interior para comenzar en un nuevo trabajo. Es la primera vez que se va de la casa, y estoy preocupada por ella. Me dice que se siente sola, que no encuentra con quién hacer amistad y que el trabajo está bien, pero que la gente es muy cerrada. Hay momentos en lo que quiere renunciar y regresarse. ¿Cómo puedo animarla? SP

Todos nos hemos sentido solos y desanimados en algún momento de nuestra vida… y aunque a veces resulta difícil levantarnos, vale la pena afrontar la situación con valor, buscar el apoyo de las personas cercanas y motivarnos para superarlo y salir adelante. Lo primero que tienes que decirle es que ha sido muy valiente al tomar la decisión de irse, que el cambio implica tener que adaptarse al nuevo lugar, volver a hacer amigos, adaptarse a estar sola y convertirse en su motivador principal, pero que sabes que ella es perfectamente capaz de hacerlo. Dile que a casa siempre puede regresar, que cuenta con ustedes en todo momento, pero que vale la pena que se dé un poco más de tiempo para intentarlo.
Algunas sugerencias para ella: Comienza a hacer las cosas que te gustan para que sientas de nuevo la motivación. Acércate a tus compañeros de trabajo, siempre con una sonrisa y con alguna frase que les muestre tu interés en el proyecto o en la conversación que llevan. Busca todos los aspectos positivos de tu nueva situación. Interésate en el trabajo, concéntrate en aprender y en ganar experiencia. Dales una nueva oportunidad a tus compañeros de trabajo y evita compararlos con tus viejos amigos. Asume tu nueva vida con entusiasmo y disponte a disfrutar todo lo bueno que esta aventura traiga a tu vida.

 

 

HOLA, MAYTTE. mi esposo y yo tenemos siete años de casados. Al principio todo iba muy bien, pero no sé en qué momento se apagó la chispa. Nos hemos distanciado, ya no hablamos como antes, discutimos por casi todo, él no me dice nada cariñoso. Lo peor es que tenemos una hija de cuatro años y me preocupa herirla. ¿Crees que podemos salvar nuestra relación? MRT

Lo más importante es que los dos tengan el deseo de recuperar el amor, porque éste es un trabajo de dos. Necesitan hablar del problema, sin buscar culpables y sin juzgarse por sus comportamientos. Hablar de lo que sentimos y preguntarle a la otra persona cómo se siente, puede ayudarnos a iniciar una conversación sana y honesta, que nos lleve a encontrar juntos los puntos de acuerdo y la solución. Si existe amor en ustedes, pueden, de mutuo acuerdo, trazar una línea para separar el pasado del presente y darse otra oportunidad. Trabajen el perdón, pero desde el corazón, para que puedan sanar sus heridas y dejar salir el resentimiento que han guardado. Eviten usar el pasado como un punto de referencia, porque en lugar de ayudarlos, profundizará sus heridas. Recuerden los elementos positivos que los llevaron a enamorarse, resalten y reconozcan el esfuerzo que cada uno hace por mantener la armonía entre los dos.  Eviten la agresión de palabras, gestos o silencios, recuerden que son dos socios tratando de hacer funcionar la relación por el bienestar de los tres. Piropos, frases de reconocimiento, detalles, caricias, frases amorosas, dichas con sinceridad, suavizan los roces y fortalecen el amor. Tienen que buscar ese “nosotros” que existía antes de casarse y apoyarse en él, para rescatar el amor y la pasión.

 

 

HOLA, MAYTEE, he leído últimamente mucho acerca de la  importancia de vivir en el presente. Al principio pensaba que era así como vivía, hasta que me di cuenta de que pienso y hago varias cosas a la vez, además de tener la sensación de que el día se me va sin que pueda realmente disfrutarlo. ¿Me puedes dar algún ejercicio fácil para lograrlo? YT

Es posible que tu historia sea el reflejo de la situación que viven muchas personas hoy en
día. Lamentablemente, vivimos recordando el pasado o preocupados por el futuro, creando imágenes de todo lo negativo que sucederá si no hacemos algo para evitarlo, y en medio de estos dos tiempos, se nos pasa la vida. Cuando logramos poner nuestra atención en todo lo
que ocurre en el presente, podemos reconocer las oportunidades y las señales que nos
acerca el universo, a tiempo de tomarlas para mejorar nuestra condición de vida. Un ejercicio sencillo consiste en: cada vez que tu mente te lleve al pasado o hacia el futuro, coloca tu atención en todos los detalles del momento que vives, reconoce la temperatura de tu cuerpo, estírate y siéntelo, observa el color del cielo, recuerda dónde estas y mira a tu alrededor.
Esto te permitirá ubicarte en el presente. Practícalo cuantas veces sea necesario a lo largo
del día, y verás como poco a poco permaneces más tiempo en el ahora, disfrutando y aprendiendo de cada momento.


La revista Estampas de El Universal y El Sambil, te invitan al ataller de Maytte: Aprende a Disfrutar la Vida Claves para sentirte satisfecho con la vida.
Fecha: Sábado 7 de octubre.
Hora: 4:00 pm. Entrada libre.
Lugar: Anfiteatro del Sambil, Caracas.
www.maytte.com
Información: 0212-614-05-00


maytte@maytte.com
 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso