¿Cómo proteger nuestra salud de la luz de las pantallas?
La frecuente exposición a ordenadores y smartphones puede traer consecuencias irreversibles y poco saludables. En este artículo conocerá cómo puede disminuir sus efectos

REDACCION ESTAMPAS

18/01/2021 12:00 pm



Los seres humanos como amantes del entorno digital les es difícil evitar el uso desproporcionado de aparatos tecnológicos. Los mismos poco a poco se adueñan de cada aspecto de la vida de las personas: trabajo, estudios y relaciones interpersonales. En estos actuales momentos de pandemia ese uso se ha incrementado muchísimo más.

Aunque parezca inofensiva la iluminación que proporcionan estos productos, los cuales son considerados de primera necesidad por muchos, la realidad es que el abuso de los mismos puede provocar significativas consecuencias en la salud.


Los trabajadores nocturnos suelen ser los más afectados
Luz azul: Un enemigo silencioso su nombre se da gracias al color del reflejo que producen los dispositivos móviles al manipularlos. En sí, como explica el Doctor Lens en su portal web, el concepto de luz azul es el siguiente:

“La luz azul es una parte del espectro de la luz visible. Para explicarlo de una manera más sencilla, la luz visible está formada por una gran cantidad de trocitos pequeños de luces de colores: el azul, entre ellos. La longitud de onda es distinta en cada uno de los rayos de diferentes colores que componen el espectro visible. Por ejemplo, la de los ultravioletas es más corta que la de los infrarrojos. En el caso de la luz azul, es la parte del espectro visible que se encuentra más cerca de la luz ultravioleta”.


Crédito: Doctor Lens

¿Cuáles consecuencias provoca en quienes se exponen frecuentemente a esta luz?
En líneas generales, en tales efectos se encuentran: la ansiedad, depresión, insomnio, problemas de visión y de piel.

Explicando de manera más particular, sus consecuencias a largo plazo aún la ciencia no las puede asegurar del todo: “aunque no existe evidencia científica de que la luz azul sea nociva para la retina, diversos estudios han determinado que ésta influye en los ritmos circadianos, provocando alteraciones en el sueño” afirma Lens.

En tal sentido, la piel también puede verse afectada por esta luz, pudiendo propiciar en la misma el desarrollo de envejecimiento prematuro: “ya que puede producir pigmentaciones difusas en la piel que en dermatología se conocen como “melasmas”, además contribuye a la aparición de las arrugas” expresa Alexandra Hidalgo en Tendency Book.


Las redes sociales son las principales causantes de la frecuente exposición a la luz azul


Consejos para que la luz azul no afecte nuestra salud

-Utilizar filtros para la luz. Según el portal web allaboutvision.com, existen filtros que están disponibles para los smartphones, tabletas y pantallas de computadora y evitan que cantidades significativas de luz azul emitidas por estos dispositivos lleguen a los ojos, al mismo tiempo que no afectan la visibilidad de la pantalla. Algunos están fabricados con delgado vidrio templado que también protege la pantalla del dispositivo de rasguños.

-Procurar usar gafas protectoras. Del mismo modo, las gafas también pueden ser útiles para reducir la exposición a la luz azul de las computadoras y otros dispositivos digitales. Estas gafas especiales para todo propósito se venden sin prescripción si no tiene necesidad de corrección de la visión o si usa lentes de contacto para corregir la visión. También pueden ser especialmente prescritas para optimizar la visión desde donde ve los dispositivos.

-Uso de fotoprotectores. Existen medicamentos para tomar de manera oral que protegen de los efectos de este tipo de luz, el más popular es el el Polypodium Lecuocotomos.

-Dieta rica en antioxidantes. Consumir alimentos como uvas, naranjas, fresas, arándanos, chocolate oscuro, entre otros puede ser contribuir a la salud de nuestra piel y vista ante los efectos de la luz azul.

-Moderar el uso de dispositivos móviles. Es lógico pero procurar no usar de manera prolongada los artefactos que emiten esta luz podría retrasar los efectos de estos aparatos en su salud.