Greige: el perfecto punto medio para decorar
En la decoración todo es posible. Lo interesante de las tendencias es que muestran alternativas que no podemos dejar pasar para sumar mayor confort, belleza y sencillez en el hogar. El gris y el beige crean ambientes en calma y serenidad

ESTAMPAS

16/07/2021 06:00 pm



Sjandra Rendón


Revolucionar la decoración de interiores con la aplicación de tendencias para nuestro bienestar siempre nos dará un respiro y la sensación de un nuevo comienzo. Se puede comparar con los cambios de estilo al vestir o cortes y cambios de color de cabello, pues, al aplicar estas técnicas en el hogar sentiremos cómo nos lo agradece a la vez que nos proporciona esa calma y esa serenidad que tanto buscamos fuera.
 
En esta oportunidad hablaremos del gris y el beige, un tono frío y otro cálido que son tendencia por lo anteriormente expuesto, logra una combinación sofisticada del que obtenemos un resultado apasionante.
 
Si tenemos la suerte de contar con muebles, mesas, sillones o estantes en colores beis, lo ideal entonces sería aplicar el tono gris a las paredes, columnas o en los bordes de los marcos de puertas y ventanas. En el mundo de la decoración, a esta combinación se le conoce como el Greige, considerado como los nuevos tonos neutros que son tomados en cuenta si deseamos elegancia y serenidad en la sala de nuestro hermoso apartamento, o en la cocina y también en las habitaciones. 
 
Gris y beige, frío y cálido,una tendencia para no perderla. Fotografía Hola

Estos tonos grises y beige son un plus si vivimos en una casa que cuente con ventanales y puertas amplias que dejan entrar la luz natural por su ubicación y su dirección al sol, creando diseños originales clave para un ambiente agradable.
 
El gris y el beis pueden verse junto a la gama del resto de los tonos neutros en los que se incluyen el blanco y el negro; vistos también como fríos, pero también se pueden mezclar con los cálidos naturales que son el color hueso, tierra, arena y algunos marrones suaves.
 
Si observamos la paleta de estos colores y hacemos las combinaciones para nuestras amplias salas o el comedor lograremos resultados acogedores, sin duda.

Tal vez en ocasiones hemos encasillado al beis como un tono aburrido y sin gracia, y esto pasa también con el gris, porque es el tono que dice no ser ni blanco ni negro. Pero el tema es acompañarlos con otros matices que le den el toque que buscamos y es por esto que la tendencia los incluye como una opción de elegancia que sumará sencillez, belleza y calma y nada aburridor.
 
Esto quiere decir que, para ver el potencial de esta dupla de tonos de dos mundos, es vital hacer el acompañamiento ideal de tonalidades que nos ofrece la paleta de colores de los que citamos algunos anteriormente, entre fríos y cálidos. 
 Fotografía Vanitjan Freepik

Es un color discreto que se lucirá en espacios grandes, siendo la recomendación primordial para las paredes principales, pero también debemos prever seleccionar del mismo tono gris y beis las alfombras centrales, el sofá, el sillón, las cortinas y si es en la habitación, garantizar que la cabecera de la cama sea de Greige.
 
Es así como potenciaremos la combinación, sumando un extra con colores como el rojizo, los pasteles, la mostaza para crear el contraste que definitivamente hará que no queramos salir de casa.
 
Esta interesante combinación abrirá espacio para la luz natural y es ideal si usamos artículos para decorar como la cestería, las lámparas, cuadros y hasta materos que aviven las tonalidades con matices marrones claros y el verde muy suave.


Incluir marrones suaves, tonos mostazas es válido. Fotografía IStock
La cabecera de la cama en gris. Fotografía IStock

Otra idea para complementar estas alternativas para el hogar y fomentar un ambiente de serenidad y romanticismo, es incorporar el azul grisáceo, o el rosa pastel; serán los reyes de la armonía que a su vez aportarán un estilo rústico si contamos con madera natural en muebles y mesas decorativas.
 
Para amplia visualmente una habitación, la recomendación es aprovechar lo sofisticado y luminoso que nos aporta el gris, el blanco, el beis y el negro. Si en una zona de cualquier parte de la casa o apartamento es poca la luz natural con que se cuenta, es ahí donde aplicaremos y destacaremos el tono más gris, mientras que el beis debe ser el protagonista en donde se ubique la iluminación más cálida.
 
El tono greige cambiará según la iluminación con que se cuente y jugar con este componente será divertido como aliado. No dudemos en probar cosas nuevas cuando necesitemos aportar un cambio en nuestras vidas. Si en diciembre seguimos con la tradición de pintar para renovar, entonces es el momento de actuar y escoger estos colores; y que el año nuevo sea bienvenido a plenitud.