Unifica el tono de tu rostro con la base de maquillaje correcta
Las imperfecciones y la edad pueden disimularse perfectamente si utilizamos el producto adecuado según el tipo de piel y el acabado que buscamos. Principalmente, debemos apostar por aquellas cuya fórmula sea 80% agua

ESTAMPAS

12/11/2021 06:00 pm



Sjandra Rendón


El agua es vida, y siendo la base uno de los primeros elementos que aplicamos en el rostro para iniciar la rutina del maquillaje, debemos tener en cuenta algunos aspectos en su composición y objetivo para alcanzar resultados impecables.

Para consentirnos siempre, es importante que, antes de dejarnos llevar por la publicidad, leamos con detenimiento los componentes de cada producto y sepamos qué tipo de piel tenemos para determinar con propiedad cuál es el correcto y el que nos sentará a la perfección.

La elección de una base correcta hará que todo lo planificado tenga su punto de equilibrio y es por esto que no debemos aceptar productos que indican para todo tipo de piel, porque dependerá también del acabado que buscamos y el entorno en el que nos desenvolvemos.
 
Por ejemplo, aquellas que aseguran un acabado mate al instante, no sería recomendable para una piel grasa, porque al cabo de unas horas, entre el calor, los vapores, la exposición al sol, el empaste será inevitable.
 
En crema, en mousse, en barra y líquida, una para cada piel. Fotografía MVdivas

Entonces si buscamos disimular las imperfecciones y unificar los tonos en el rostro, el producto que elijamos según el tipo de piel debe aportarnos naturalidad, una capa casi imperceptible que haga el juego perfecto con los polvos siguientes, es decir, que haga que ni se note su presencia.
 
Por esto comentamos en un principio que debemos asegurarnos que entre los componentes de la base se tengan sustancias hidratantes, un porcentaje significativo de agua, elementos reafirmantes y protectores que aporten a su vez textura y consistencia.
 
Podemos con detenimiento buscar y elegir aquellos que contienen camomila, regaliz, ortiga o extractos de pepino; siendo estos componentes que poseen distintas propiedades beneficiosas para la piel. Ello permitirá una iluminación correcta en ciertas zonas que se muestren apagadas o un tanto oscuras e inclusive corrige áreas con tonos amarillos o grisáceos naturales del cutis de la persona.
 

La base definirá el resultado final. Debe ser impecable y radiante. Fotografía Diario 2001  

Algunos párrafos arriba mencionamos que las pieles grasas no deberían usar base que ofrecen efecto mate en segundos, entonces veamos lo que se necesita en este caso particular:

  • Piel grasa: las pieles grasas o mixtas evidentemente muestran un brillo abundante, por un lado, pero en algunos otros casos muestran imperfecciones o acné y hasta enrojecimientos. Para esta sensibilidad se amerita un cuidado especial, además de las cremas, limpiezas tanto profundas como regulares y exfoliaciones con productos suaves que eviten generar más lesiones, y como complemento una base que aporte matiz y que no contenga aceites.

Las bases líquidas cuyos componentes incluyan aceite no son adecuadas para este tipo de piel porque favorecerá la aparición de más brillo y se secan más rápidamente que otros productos. Para las pieles grasas, entonces, se debe elegir una base en polvo porque controlan la producción sebácea garantizando áreas sin brillo y con un matiz natural. Para aplicarlo debe usarse una brocha.


Cada tipo de base tiene una particularidad. Maquilleo.com

  • Piel seca: en este caso los expertos recomiendan el uso de base líquida que incluya aceites para que se garantice la hidratación adecuada, aporte un toque de brillo, pero sin abusar, porque normalmente este tipo de piel tiende a ser un tanto apagada y mostrarse reseca.
 
Para ello, deben seleccionarse bases en crema o fluida, porque sería un material que logrará hidratar el cutis mejorando el proceso final con firmeza e impecabilidad, lo jugoso de la base hará que nuestra piel se sienta agradable. Pueden contener glicerina o lanolina.

  • Piel normal: lo mejor para estos casos son las bases satinadas, pero se sabe que quienes poseen este tipo de piel, tienen la libertad de escoger la que deseen porque son de buen equilibrio, ni demasiado grasa ni demasiado seca.

Piel joven y piel madura

Otro punto importante que debemos considerar al momento de seleccionar una base, es si nuestra piel es joven y con escasas imperfecciones o madura y acostumbrada a un maquillaje específico por largas horas nocturnas. Para ello debemos diferenciar las presentaciones de base en crema y mousse; siendo esta última la más adecuada para aplicarse en la piel joven y las que vienen en crema van mucho mejor para la piel madura.
 
Con la correcta selección del producto siguiendo estos parámetros, mejoramos el aspecto de la piel, favorecemos la salud física y disimulamos el cansancio acumulado.