Reconciliarnos con la vida
Iniciemos un año nuevo libres de la carga emocional del pasado y asumamos el compromiso de renovarnos para potenciar nuestro bienestar y reconectarnos con la felicidad

MAYTTE

13/01/2020 08:00 am



Principio y fin de año son épocas perfectas para reflexionar sobre lo vivido e intentar cerrar capítulos que todavía estén abiertos aun cuando ya se hayan terminado. Mientras nos mantengamos atados a alguno de esos recuerdos, con la ilusión de que podemos volver atrás y recuperar lo perdido nos resultará difícil superarlo para seguir adelante en la búsqueda de la paz y la felicidad.


La mayoría de las veces el único camino de salida a ciertas situaciones es avanzar, aunque solo pensar en eso nos llene de temor porque prevemos que pasaremos por grandes dificultades. Pero es mejor afrontarlo con valor y determinación que quedarnos paralizados y estancados, en la negación de lo sucedido, con la ilusión de que las cosas cambiarán sin que hagamos ningún esfuerzo.

Cerrar capítulos en nuestra vida implica dejar atrás los eventos que nos han afectado y que seguimos manteniendo activos a través del recuerdo sin poder aceptar que ya no están en nuestro mundo y que lo más saludable sería dejarlos ir, de manera que podamos reconciliarnos con la vida.

Iniciemos un año nuevo libres de la carga emocional del pasado y asumamos el compromiso de renovarnos para potenciar nuestro bienestar y reconectarnos con la felicidad.

Herramientas para cerrar capítulos
-Trabajar la aceptación. Aceptar significa que soltamos toda resistencia y expectativa a que la situación sea diferente y usemos toda esa energía que desperdiciamos para obtener serenidad y claridad mental que nos permitan buscar y reconocer la vía correcta y prepararnos para cambiarla cuando llegue el momento adecuado.

-Vivir el duelo. Implica aceptar y estar dispuestos a llorar la pérdida, a expresar lo que realmente sentimos y pensamos con respecto a ella, a tocar fondo en la situación, para impulsarnos a salir de nuevo a la superficie completamente fortalecidos y dispuestos a darnos otra oportunidad, que no tiene que ser igual a la anterior.

-Aprender con la experiencia. En lugar de sentirnos víctimas de nuestro pasado y quedarnos atrapados en la queja y en el lamento, aprovechemos la experiencia para reflexionar, aprender y convertirnos en una persona más madura y sabia. Podemos aprender algo de cada experiencia y ganar el conocimiento que nos sirva para no repetirla.

-Movernos con los cambios. Cuando estamos enfrentados a situaciones inevitables o cambios irreversibles es necesario aceptarlos para aprender a vivir con ellos. Recuerda que aquello que aceptamos se transforma y que mientras más nos resistimos más rechazo y malestar experimentamos, convirtiéndonos con nuestra actitud y comportamiento en parte del problema y no de la solución.

-Aprender a ser flexibles. Para ganar flexibilidad debemos tener más confianza en nosotros mismos, en nuestras fortalezas y en que tendremos la capacidad de afrontar las situaciones de forma positiva. De la misma manera como un junco bien enraizado se dobla casi hasta el piso movido por el viento y luego vuelve a levantarse erguido, nosotros podemos aprender a comportarnos de la misma manera si ganamos flexibilidad y confianza.


Te invito para que conversemos en vivo, el próximo y todos los jueves a las 9:00pm a través de mi facebook/mayttesepulveda en vivo, sobre “Como Mejorar y Disfrutar Nuestra Vida”.