Beta
Cambia las creencias que te impiden ser feliz

MAYTTE

30/09/2018 12:00 am



La felicidad depende en gran parte de la calidad de nuestros pensamientos y sentimientos, esto hace que nuestras creencias influyan de forma negativa o positiva en el proceso de sentirla. Es lo que creemos y pensamos con respecto a las situaciones que vivimos, las circunstancias que nos rodean y las personas con quienes las compartimos, lo que nos hace más o menos felices. Algunas de las creencias negativas que nos impiden ser felices son:


Preguntarnos: ¿Porque a mí? Este pensamiento nos lleva con frecuencia, a sentirnos víctima de la situación, de las circunstancias o de los demás, disminuyendo la confianza y la capacidad de afrontar lo sucedido para resolverlo o manejarlo asertivamente. Además, cuando se vuelve un hábito, exageramos y dramatizamos lo que nos pasa, forzando a sufrir por más tiempo del debido.

Pensar y decir: No puedo. Cuando repetimos esta frase con frecuencia y sin conciencia del efecto negativo que causa en nosotros, en lugar de estimularnos a la acción para la resolución de los conflictos, para asumir nuevos retos que nos lleven a conseguir nuestras metas, propósitos o sueños, nos paraliza y nos impide salir de donde estamos temporalmente atrapados. Nos convencemos a nosotros mismos de no poder afrontarlo.

Creer que nadie nos entiende: Cuantas veces, haz terminado pensando que nadie te entiende y por ende, nadie te quiere, a causa de un malentendido en la comunicación. Te has preguntados alguna vez, si en realidad lo que hace falta es que aprendas a expresar tus ideas y sentimientos de una mejor manera, para que la comunicación sea directa y asertiva. Deja de sentirte una vez más víctima de otros y busca mejorar tu comunicación con ellos.

Considerar que no valemos lo suficiente: Si crecimos escuchando frases descalificadoras como: “No eres capaz”, “No sirves para nada”, “siempre vas a ser un fracasado”, “Siempre estas metiendo la pata”, “Nadie te va a querer". Seguramente tendrás una autoestima debilitada, que te impedirá, tener confianza, expresar lo que piensas y sientes, pedir ayuda y te colocara en la situación de aguantar y resistir situaciones, difíciles e injustas, creyendo que no serás capaz de superarlas.


Pautas para potenciar tu felicidad:

Asumir la responsabilidad de tu felicidad: La felicidad es exclusivamente tu responsabilidad, eres tu quien decide si vives amargado, haciendo mala cara o si por el contrario vives feliz y sonriente, comienza a cambiar tu actitud y la interpretación que le das a cada evento que aparece en tu vida.

Aprender de las experiencias: ¡Cada día sale el sol! recordándonos que todo pasa, que siempre podemos volver a comenzar, que necesitamos aprender de las experiencias fallidas para ganar madurez, fortaleza y sabiduría. Tú estas a cargo y más preparado con toda la experiencia que has ganado, así lo enfrentaras de una mejor manera.

Mantener una comunicación asertiva: Nos puede ocurrir que tengamos las ideas muy claras en la mente, pero, que al momento de expresarlas nos falten las palabras más adecuadas para hacerlo. Por esto, es muy importante aclarar tus ideas acerca del tema o el asunto sobre el cual vas a conversar, unos minutos antes de hacerlo, de manera que tengas la claridad que necesitas para expresarte adecuadamente.

Fortalecer la estima: Tratarse bien a uno mismo, es la clave para el bienestar, la felicidad y la posibilidad de experimentar relaciones más equilibradas y satisfactorias, donde la valoración, la reciprocidad, el respeto y el cariño mutuo, nos acerquen y fortalezcan el vínculo que mantenemos a través de la gratitud y el amor.