Beta
Como dejar de culpar a otros de lo que nos pasa.

MAYTTE

20/05/2018 12:00 am



A muchas personas, les resulta difícil, reconocer sus errores, su responsabilidad en las cosas que les pasan, y más aún, aceptar las cosas inesperadas que les suceden en la vida. Durante ese proceso, se resisten, reniegan, se lamentan e inmediatamente se abocan a buscar y señalar, el culpable de lo que les paso, como si de esta manera, pudieran suavizar, cambiar o solucionar su situación, sin la necesidad de hacer algo por sí mismos, para que así sea. Es así, como terminan convirtiéndose en victimas de lo sucedido, por un tiempo más largo de lo necesario para superarlo.


Somos responsables de lo que nos pasa, de cómo nos sentimos, de lo que elegimos y vivimos, aunque no nos guste y solo asumiendo la responsabilidad de reconocerlo y disponernos a cambiar alguna creencia, a tener una actitud diferente, a hacer elecciones más conscientes y a tener otro tipo de comportamiento más responsable, maduro y consiente, será como podremos realmente actuar de una mejor manera para comenzar a vivir como queremos.

Todos cometemos errores, pero tenemos la oportunidad y el derecho de corregirlos, lo importante es no volver a repetirlos. Asume tu responsabilidad y el compromiso de hacer cuanto sea necesario para corregirlos, perdónate y date otra oportunidad. 

Claves para asumir nuestra responsabilidad

Evita justificarte: Asumir la responsabilidad de nuestros actos, elecciones y las consecuencias de estas, nos llevara a conseguir la madurez y la experiencia que necesitamos para tener una vida más plena. Lo más fácil, es repetirnos, encontrando las excusas perfectas para no tener que asumir nuestra responsabilidad en el asunto. Llevándonos de esta manera, a seguir cometiendo los mismos errores, haciendo culpables a otras personas de nuestro malestar e infelicidad.

Asumir la responsabilidad: Cuando te sientas fortalecido y seguro de tomar las riendas de tu nueva vida, tomate el tiempo para reflexionar acerca de las posibles causas de lo sucedido. Recuerda hacerlo sin emitir juicios, sin críticas y sin buscar el culpable de lo ocurrido. Hazlo, con el ánimo de aprender esa experiencia y dispuesto a corregir aquello que en ti, pudiera haber contribuido con lo que paso.

Reconocer los errores y aprender de ellos: Recuerda que quien pasa la página, para dejar atrás definitivamente algún evento desagradable, es la vida, cuando sabe que ya aprendiste lo necesario y estás en capacidad de actuar frente a una situación similar, de otra manera.

Transformar el sentimiento de víctima: No te quedes ahí, parado, sufriendo y recordándote una y otra vez lo sucedido, sintiéndote culpable o tratando de hacer responsables a otros, como si de esta manera pudieses mejorar la situación. Aprende de esa experiencia y retoma la vida con una gran dosis de sentido común, discernimiento, madurez y valor, para que salgas fortalecido de esta experiencia.

Superar la culpa: Una persona fracasada es la que comete un error y no se siente capaz de corregirlo y aprender de esa experiencia. Muchas veces aprendemos más de las dificultades, y cuando estamos abiertos, estas nos enriquecen y nos fortalecen, cuando atravesamos por el proceso de afrontarlas y resolverlas asumiendo nuestra responsabilidad.