La calima y las mascotas
Este fenómeno metereológico afecta a nuestros peludos tanto como a nosotros. Vea nuestras recomendaciones

ESPECIAL PARA ESTAMPAS

07/06/2020 05:00 am



Dr. Otto Alvarado

Seguramente han escuchado alguna vez un término ambiental cada vez más popular en las ciudades llamado calima o calina. ¿Saben de qué se trata y cómo mitigar su efecto en las mascotas? Pongan atención.


El término calima o calina se refiere a un fenómeno meteorológico durante el cual se suspenden en la atmósfera abundantes micropartículas que pueden ser de arena, polvo, cenizas o arcilla, dando el aspecto de una nube rojiza o gris densa y seca en el cielo bajo que, de acuerdo con las partículas que se encuentren presentes en ella, se puede llamar Calima tipo A, aquella formada por polvo consecuencia de efectos ambientales, y Calima tipo B, que contiene micropartículas que son residuos de incendios forestales, desperdicios u otros agentes contaminantes como los expulsados por las industrias.

El fenómeno es mundial así que da igual si vivimos en Abu Dabi donde nos afectarán las tormentas de arena; en República Dominicana sentiremos el humo proveniente del vertedero La Duquesa cuando se incendia; en Puerto Rico o Islas Canarias donde gracias al viento Siroco seremos afectados por la Tormenta del Sahara, también llamado Aire Sahariano; si estamos en Gales, Reino Unido, en ciertas épocas del año se hace notar el residuo de muchas chimeneas presentes en avenidas principales, y si se trata de la cuidad de Caracas, los incendios forestales que afectan el Ávila también dirán presente.

Todos estamos propensos por diferentes causas a convivir en algún momento con este fenómeno ambiental por demás desagradable y que sin duda afecta nuestro confort y nuestra salud.

Este fenómeno genera en los humanos irritación en ojos (conjuntivitis), nariz (rinitis o rinorrea) y garganta; disminución de la visibilidad; estrés respiratorio por bronquitis o neumonía; insomnio, y en casos de exposición prolongada, se han reportado broncoespasmos e inclusive asma. Nuestras mascotas no escapan a esta realidad. ¿Qué hacer?

El cuidado de las mascotas

Cada hogar tendrá una realidad diferente pero en líneas generales, de ser posible, tratemos de mantener ventanas y puertas cerradas y a estas puede resultar útil colocarles toallas húmedas en las rendijas. Se recomienda que las mascotas estén alejadas de ventanas o balcones y evitar los paseos al aire libre durante los momentos críticos. 

Si los vemos afectados se aconseja lavarles la cara tantas veces como sea necesario y administrar lágrimas artificiales será de gran ayuda. También se deben mantener hidratados. Para ello conservaremos el envase de agua limpio y con hielo, en el hogar limpiaremos pisos y objetos utilizando un trapeador mojado (no barrer), y finalmente, solo si es necesario, utilizaremos los antialérgicos o broncodilatadores que indique el médico veterinario. Por favor no automediquen al animal.

Si desean más información síganme en todas mis redes sociales como @DrOttoTv.