- La Era del Hielo 3. Se asoma a otra dimensión
-

Luis Enrique
en Latinoamérica

- George Akram.
En las marquesinas de Broadway
- Los amores de... Ofelia del Rosal
- Viaje (con)
seis estrellas
- Croacia.
La nueva Riviera
- ¿Vacaciones
en crisis?
¡Sí hay salida!
-

Camiseros contra
el calor

TENDENCIAS
PROTAGONISTAS
-

Shakira nuevamente
en inglés

- Padres después
de los 50
- Los cinco imprescindibles de...
LA CARACAS DE...
- Prisca Dávila
MODA
-

Termómetro
de estilo

-

Trajes de baño

GASTRONOMÍA
- Desgustación sentida y razonada
VIVIR MEJOR
TENDENCIAS
- Préstame tu casa para viajar yo
SALUD
- Alimentos Pro-sol
BELLEZA
- Autobronceadores
COCINA
- Recetas tropicales con piña
MASCOTAS
-

Travesuras felinas

PUNTO Y APARTE
CRIMENES
HORÓSCOPO
CRUCIGRAMA
crucigrama.shtml
ARCHIVO
CONTACTENOS

Foto: Rafael Serrano

LOS AMORES DE...
Ofelia del Rosal

A la larga lista de idilios musicales de esta enamorada de la bossa nova se suma Billo Frómeta, a quien la cantante rinde homenaje con el disco Bill' Jazz, junto a Gilberto Santa Rosa y Rafa Galindo
Por Pablo Ernesto Blanco

Inevitablemente, al entrar a su casa, la mirada se va al "antro". Así llama ella, en son de broma, al pequeño espacio donde ofrece consultas astrológicas y planea sus próximos álbumes de estudio. Estos últimos tienen un común denominador: la reinterpretación -en clave de jazz y bossa nova- de la obra de algún gran maestro de la música venezolana. Bajo ese concepto trabaja la cantante Ofelia del Rosal, aplaudida, especialmente, por melómanos empedernidos, apoyada por grandes músicos locales contemporáneos, y más conocida entre sus colegas publicistas. Divertida y elocuente, del Rosal ha concebido, hasta la fecha, Aldemareando, de 2001, inspirada en Aldemaro Romero; Vino Tinto, de 2004, en honor a Henry Martínez; Simón Díaz Universal, de 2006, para el tío Simón; y Flor de Mayo, de 2007, dedicado a Otilio Galíndez. Este año, Ofelia repitió el experimento anterior con el entrañable Billo Frómeta, dominicano por nacimiento, "venezolano de corazón". Bill' Jazz es el nombre de la producción en donde se versionan en latin-jazz, world music y bolero-fusión los temas originales de la Billo's Caracas Boys. Vocalmente, la acompañan otros célebres: el eterno "trovador de la radio", Rafa Galindo, y el "caballero de la salsa", Gilberto Santa Rosa. El lanzamiento del álbum en cuestión permite un recorrido por los que han sido -musicalmente hablando- los hombres de su vida.

A frasear con Billo
"Para el pópulo, Billo es fiesta, merengue, pasodoble y rumba. Pero yo, particularmente, me enfoqué en el Billo bolerista, que es increíble y se conecta directamente con mi trabajo discográfico. Esa empatía que tengo con el artista la descubrí gracias al excelente productor Federico Pacanins, quien siempre ha sido mi incondicional asesor. Para Bill' Jazz conté también con otro grande que es Gustavo Carucí, mi verdadero 'marido' en la música, ya que es la única persona que ha sabido interpretar lo que a mí me estremece. Ahora bien, las dos bendiciones vocales de este disco son Rafa Galindo y Gilberto Santa Rosa. Al primero lo contacté a través de Federico, quien lo invitó a participar en esta aventura. Y el segundo estaba en la lista de correos electrónicos de Germán Landaeta, que es uno de los ingenieros de audio más extraordinarios de este país (masterizó este álbum). Gracias a él, le escribí a Gilberto, me le presenté, lo invité a visitar mi sitio www.ofeliadelrosal.com y rápidamente me respondió. Luego hablamos por teléfono y le expliqué el proyecto. Me dijo: 'Yo recibí tu disco Aldemareando de las propias manos del maestro Romero, quien ya me había sugerido trabajar contigo'. La conclusión es que Gilberto fue otro de los tantos regalos que recibí de Aldemaro".

Aldemaro, siempre Aldemaro
"Aldemaro Romero es de los poquísimos compositores que han permeado las nuevas generaciones. Fue un genio, de esos extraterrestres tipo Gaudí, que nacieron para hacer una cosa, murieron y ya. Extraterrestre por su condición de prolífico autodidacta. Quizás muchos desconocen que tiene más de 101 obras sinfónicas compuestas, de las cuales, por lo menos, la mitad está sin estrenar. Lo conocí cuando yo tenía 16 años y era jefa de cuerdas del colegio San Ignacio de Loyola, cuya coral formaba parte, a su vez, del Coro de Cámara de la Orquesta Filarmónica de Caracas. Desde entonces, marcó mi carrera. Más adelante, se proclamó 'abuelo' de mis hijas, así que, desde ese momento, todos los días del Padre eran en su casa. Para Aldemareando conté con una modesta grabación de casete -que aún conservo- donde lo registré a él tocando el piano y echándome los cuentos alrededor de sus composiciones. Entre otras que nadie había grabado se encuentra Noche Buena, un tema bailable que convertí en una canción de cuna. Actualmente, formo parte de la fundación que lleva su nombre, apoyando logísticamente el trabajo de hormiguita que hace su viuda Elizabeth de Romero, para preservar su obra".

La tonada de tío Simón
"A mi juicio, Simón Díaz es el más universal de todos los autores con los que he trabajado. Siento que la similitud que guarda con Aldemaro radica en lo prolífico de su obra. Y así como Aldemaro aportó lo que se conoce como la Onda Nueva, a Simón -que es mucho más intuitivo y no por ello menos formado- le debemos, nada menos, que el rescate de la tonada llanera, por nombrar tan sólo un aspecto de su legado para las nuevas generaciones. Además de ser seguidora de su trabajo, siempre he estado relacionada con su familia. Estudié primaria con su hija Bettsimar Díaz (la poetisa y compositora) y luego en el Instituto de Nuevas Profesiones con su hijo Simón. Nada es casual".

Henry sinfónico

"Henry Martínez es el creador de temas como A tu regreso, entre otras grandes piezas venezolanas. Es muy prolífico, sobre todo, en materia de música criolla, y sus canciones han sido grabadas, especialmente, por artistas como Cecilia Todd. La lírica romántica de Henry es para cortarse las venas, posee una poesía inigualable, además de ser tremendamente intelectual y profunda. Para el disco versioné A tu regreso, pero incluí temas menos conocidos con el fin de que se supiera que él puede ser aún más extraordinario. Tuve el privilegio de que me escribiera un par de composiciones nuevas para el álbum. Aparte de eso, tengo la suerte de que ahora somos buenos amigos".

Caramba, Otilio
"Otilio Galíndez forma parte de mi niñez, gracias a mi profesora de música, la gran Luisa Elena Paesano, quien, basada en la normativa del colegio San José de Tarbes de La Florida, nos recordaba que sólo podíamos presentar espectáculos de música venezolana. Así conocí la obra de Otilio, llena de líricas sublimes. Eso tiene en común con Henry Martínez, esa poesía tomada de la cotidianidad. Salvando las distancias es, un poco, lo que hacen los grandes compositores de Brasil, como Chico Buarque o Antonio Carlos Jobim, que, a partir de lo cotidiano, crean piezas de otro mundo".

Fotos: cortesía ofelia del rosal

pblanco@universal.com


Foto: Rafael Serrano

LO QUE HE HECHO ES RECREAR EL TRABAJO DE ESTOS GENIOS Y MARAVILLARME CON LA INCREÍBLE VERSATILIDAD DE SUS COMPOSICIONES

 

¿Cantante y astróloga?
"Pero astróloga seria. Aldemaro me lo criticaba mucho, me decía: '¿Cómo vas a creer tú en esa pendejada?'. Pero mi camino espiritual y mi vida profesional siempre se mezclan".

¿De tus consultas astrológicas salen los fondos para tus discos?
"Ciertamente. También de la venta de mis álbumes anteriores y de mi espíritu multifacético. Porque, además de ser la productora ejecutiva, diseño las portadas y promociono mi trabajo en los medios. Pero no todo lo hago sola, aparte de mi mamá, me han apoyado un montón de músicos, como Luis Julio Toro, Alfredo Naranjo y Aquiles Báez, entre muchos otros".

¿Te han comparado con María Rivas?
"Sí. Lo que pasa es que María tiene más botiquín que yo. Y el botiquín -no lo digo de manera despectiva- es una escuela importante para cualquier intérprete".

¿Y por qué tú no tienes botiquín?
"Porque mi entrenamiento siempre ha sido dentro de un estudio de grabación. Para mí, el ambiente de un local nocturno y el trabajo de un cantante están reñidos, es un ejercicio ingrato. Además, tengo dos hijas adolescentes, no podría trasnocharme constantemente".

¿Te interesa la fama?
"Me interesa llegar a la mayor cantidad de gente posible y trabajar en el prestigio. Porque la fama puede durar media hora, pero el prestigio, una vez que lo consigues, no te lo quita nadie".

 

 

 

Ver también:
- La Era del Hielo 3. Se asoma a otra dimensión
- Luis Enrique en Latinoamérica
- George Akram. En las marquesinas de Broadway
- Viaje con (seis) estrellas
- Croacia: La nueva Riviera
- ¿Vacaciones en crisis? ¡Sí hay salida!
- Camiseros contra el calor

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso