Azul y no tan rosa: puntos en contra y a favor

En un aparente homenaje al cine de Pedro Almodóvar, el primer actor Miguel Ferrari presenta su ópera prima, un canto a la tolerancia en torno a la diversidad sexual. Acá algunos comentarios a pocas semanas de su estreno.

por PABLO BLANCO  |  MARTES 18 DE DICIEMBRE DE 2012
En cine, "robar" es lícito. Al menos así lo ha dicho en varias entrevistas y cátedras el célebre Pedro Almodóvar, quien explica que él ha hecho lo propio en muchas de sus películas en las que audiovisualmente "cita" a otros célebres como Alfred Hitchcock o Billy Wilder, entre muchos a los que ha "desvalijado". Este acto delictivo consiste, según el autor, en "tomar de otros directores lo que te funcione para contar tu propia historia".

Recientemente, Miguel Ferrari, respetado actor venezolano de tablas, cine y televisión, estrenó en cartelera Azul y no tan rosa, su primer largometraje detrás de la cámara. A primera vista, para los seguidores de Almodóvar, el asunto puede ser leído como un homenaje o bien parecer un "robo", en el sentido estricto en el que viene explicándose el término.

La historia
El protagonista de esta producción es Guillermo García como Diego, exitoso fotógrafo de moda emparejado con Fabricio (Sócrates Serrano), respetado médico pediatra. Su círculo social está conformado, esencialmente, por Delirio del Río, transexual interpretado por Hilda Abrahamz y Perla Marina, su disparatada asistente en el estudio, asumida por Carolina Torres. Dos hechos cambian de manera contundente la vida de Diego: Fabricio, su pareja,  queda en coma, víctima de los maltratos de un grupo de pandilleros homofóbicos y Armando, su hijo adolescente, llega de España, enviado por su madre, a pasar un tiempo con él. Presentada la sinopsis y descrito el contexto le invitamos a revisar lo que, para quien escribe estas líneas, son puntos en contra y a favor de esta película.  

Puntos en contra 
Es probable que para determinados seguidores del trabajo de Pedro Almodóvar, las referencias al autor en Azul y no tan rosa sean demasiadas. En Todo sobre mi madre, "La Agrado" es una hilarante transexual que no cesa de contar la historia de su vida a quien conoce. En Azul y no tan rosa, Delirio del Río, el personaje de Hilda Abrahamz hace lo propio con momentos estelares pero con menos gracia que la primera.

En Kika, cinta de Almodóvar estrenada en 1993, Victoria Abril hace las veces de Andrea Caracortada, presentadora de un talkshow amarillista. En Azul y no tan rosa, Beatriz Valdés es Estrellita, la presentadora de un espacio del mismo corte. Esta última hace gala de sus dotes histriónicas, pero la parodia a este tipo de programas está más que repetida.

En Hable con ella, de Almodóvar, Javier Cámara es Benigno Martín, un enfermero que se encarga de sostener diálogos con Alicia, una paciente en coma de la que termina enamorado. En Azul y no tan rosa, Diego sostiene diálogos con Fabricio, su amado en estado de coma.

Hay escenas que rayan en el cliché (no queda claro si es de manera intencional o en todo caso, irónica). Ejemplo: el protagonista triste corriendo bajo la lluvia.

Las tomas de extras en la discoteca "de ambiente" muestran a un público que está "jugando" a estarla pasando bien, en un contexto más cercano a una dramatización de unitario televisivo que a una verdadera fauna nocturna.

Algunas de las transiciones entre los dos conflictos principales de la historia se hacen demasiado largas y diluyen la tensión dramática. 

Puntos a favor 
Es probablemente la primera película venezolana que aborda el tema de la homosexualidad y la homofobia de manera tan explícita y coherente (esto sin restarle méritos a Cheila: una casa pa' maíta, de Eduardo Barberena). Su mensaje es contundente en torno a la necesidad de concebir una sociedad tolerante frente a la diversidad sexual y, más específicamente, frente al que piensa diferente (discurso oportuno en estos momentos en los que el país vive una profunda división social).

La dirección de arte está muy bien cuidada; el comienzo de la película atrapa al más despistado, y también la presentación de diversos planos, que  evidencian una preocupación estética que deleita y entretiene. 

Hay actuaciones que le roban el show a los protagonistas: el niño Ignacio Montes, aún sin pronunciar palabra, tiene una fuerza expresiva que supera a muchos de sus compañeros, lo mismo que Carolina Torres, quien como Perla Marina, tiene una increíble facilidad para convertir una intención dramática en cómica y viceversa.

A los chistes de humor fácil (presentes en algunas escenas) los superan los de humor inteligente.

La resolución de la historia está muy bien concebida y el final (incluyendo los créditos) es profundamente emotivo y romántico sin caer en lo "rosa".

Pequeños papeles son repartidos a grandes actores, quienes hacen la tarea y sacan 20, como Daniela Alvarado, Elba Escobar y Rolando Padilla.

No le sorprenda que haya aplausos al final de determinada función. La respuesta del público ha sido de satisfacción y en muchos casos, de devoción por este trabajo de Ferrari. 


Vea el trailer de la cinta haciendo clic en

http://www.youtube.com/watch?v=64bOdjs8VTM


pblanco@eluniversal.com    
Twitter: @pabloblanco3

Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (3)

ANGEL MAZPARROTE
23.03.2014
2:21 PM

Comentario 6303264

Excelente película, pésimo artículo.

Carolina Rangel
20.01.2013
3:29 PM

Comentario 5027181

Gracias por hacer un análisis objetivo. Hay gente que piensa que apoyar el cine nacional es alabar todas las películas y eso no debe ser, en mi opinión. La película es muy buena, no hay duda pero las "referencias" a Almodovar le restan, sobretodo en festivales internacionales. Si se trata de un homenaje con una sola pincelada bastaba. Estoy de acuerdo con el Sr. Bort en lo del final, demasiado explícito. Con todo es una muy buena película, logra conmover, excelente fotografía, nos enseña una Caracas bonita, lo cual se agradece...

Daniel Bort
21.12.2012
8:43 AM

Comentario 4907591

Excelente análisis, Pablo. Yo pondría el desenlace en los contra en vez de los pro, ya que la peli termina como cinco veces y redunda en sus contenidos. En el cine no hay necesidad de explicarlo todo, el público siempre puede llenar los espacios vacíos. Pero esta es tan solo una opinión, por supuesto.

1

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Aviva tu esencia femenina

Hola, bendigo la luz en ti. Te pido algo: imagina una flor frente a ti.  (...)




 
Cerrar
Abrir