Vivir Mejor |  SALUD

Tumor de Klatskin

Se trata de un tipo de cáncer extremadamente raro y agresivo de las vías biliares que se forma en poco más de tres meses y mata en la mitad de ese tiempo. Desgraciadamente, avanza mucho más rápido que la medicina

por CRISS MONTERREY  |  imagen: FOTO: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | DOMINGO 31 DE MARZO DE 2013
El tumor de Klatskin, también conocido como colangiocarcinomahilar, es muy poco frecuente: según las estadísticas lo padece uno de cada 100 mil habitantes. Se trata de un tipo de cáncer muy raro y de difícil diagnóstico, que es absolutamente asintomático hasta que ha avanzado a niveles prácticamente incurables. Cuando el paciente comienza a sentir dolor o presenta ictericia, ya es muy tarde para pensar en cirugía.

La masa se forma en el punto de unión de los ductos biliares hépaticos izquierdo y derecho. Su nombre se debe al médico estadounidense Gerald Klatskin y se manifiesta en forma tardía, cuando ya la persona se ha puesto amarilla. Esto ocurre porque las vías biliares han sido obstruidas en su totalidad por el tumor, entonces la bilis no llega a la vesícula y se distribuye en todos los órganos. De ahí en adelante el paciente tendrá piel y mucosas amarillentas, la bilirrubina aumentará hasta 40 veces su nivel normal y la falla renal aparecerá días o meses luego de detectarse el tumor.

Difícil diagnóstico
Cuando un paciente con ictericia y dolor abdominal va al médico, lo primero que se piensa es que se trata de un cálculo en las vías biliares o hepatitis, pero es necesario hacerle varios exámenes para descartar tumores. El doctor Alejandro Rojas, cirujano del Hospital Miguel Pérez Carreño, explica que la forma más clara de identificar el tumor de Klatskin es con un ecosonograma abdominal o a través de un ultrasonido endoscópico. Sin embargo todo depende de la experiencia de quien hace ambos estudios. "En la tomografía es muy difícil verlo, sobre todo cuando está en etapa inicial, siempre se deja ver cuando ha hecho metástasis hacia el hígado o hay carcinomatosis generalizada".

El tumor de Klatskin aparece después de los 65 años, y cuando se hace sentir es muy poco lo que se puede hacer por el paciente. Sin motivos aparentes puede formarse y crecer el doble en apenas tres meses, sin que la persona note molestia alguna o cambios en su cuerpo. Cuando aparecen los síntomas, ya se habla de un tumor muy avanzado, prácticamente incurable. Para Rojas, procede intervenir quirúrgicamente cuando al diagnosticarlo está solo en las vías biliares. "Una vez que el tumor compromete la vena porta, las arterias hepáticas y el páncreas, es muy difícil resecarlo. Klatskin es tan agresivo que hace metástasis a distancia, incluso a los pulmones". En ese nivel terminal solo pueden ofrecérsele al paciente cirugías paliativas, que buscan hacer tolerable el dolor y brindarle calidad de vida en los días o meses restantes.

Una de las opciones médicas es realizar una derivación hepático-yeyuno, que lleva la vía biliar hacia el intestino, siempre y cuando no haya obstrucción intestinal. En forma paliativa también puede drenarse la vía biliar para bajar la ictericia y la bilirrubina: esto se hace colocando un catéter en la luz de la vía biliar. A este procedimiento se le conoce como endoscopia digestiva superior CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica), en la que se coloca el catéter en la vía biliar para realizar el drenaje, que alivia parte del dolor y reduce la ictericia.

Cuando el tumor se forma dentro del hígado hay que hacer hepatectomía; es decir, resecar o quitar segmentos de hígado para atacar el tumor, lo cual hace más complicado el tratamiento. Pero Klatskin actúa tan rápido que en cuestión de días aparece ascitis, que es la acumulación de líquido peritoneal en el abdomen, que provoca distensión y dolor, además de dificultad para respirar. Como si fuera poco, también el paciente sufre derrame pleural que complica aún más el cuadro clínico y deteriora las funciones respiratorias. Cuando se juntan todas las características, no hay cirugía posible, apenas controlarle el dolor a quien lo padece. Adicionalmente el tumor va cerrando paulatinamente el duodeno, que es la parte del intestino delgado que conecta el estómago con el yeyuno: la persona pierde el apetito rápidamente por esta razón, y cuando se obstruye por completo, el paciente vomita cualquier alimento o líquido. Sin lugar a dudas, es muy poco lo que puede hacerse con un tumor de tal magnitud y agresividad, pues ataca innumerables órganos y somete a la persona a una desagradable agonía.

Medicina estancada
Provenir de una familia sin antecedentes de cáncer no salva a alguien de tener esta condición: una persona aparentemente sana puede ser diagnosticada con tumor de Klatskin y fallecer en menos de tres meses. La medicina avanza, pero este extraño colangiocarcinoma parece ir más rápido que la ciencia.

"Hay muchos factores que pueden provocarlo, entre ellos infección o quistes en vías biliares y colangitisesclerosante. Sin embargo, ninguno de los factores anteriores es determinante para que se produzca: el tumor de Klatskin se forma de la nada, cualquier cosa puede provocarlo", explica Rojas. La alimentación tampoco está relacionada. En contados casos una dieta alta en ácidos, grasas y frituras condicionan a un paciente a que forme cálculos en las vías biliares, y si no se atienden a tiempo, podría derivar en cáncer.

La evolución del tumor de Klatskin siempre dependerá de si se pueden drenar los conductos biliares o no. La cirugía de Whipple o duodenopancreatectomía, que se realiza para tratar cáncer en la cabeza del páncreas y tumores malignos que afecten al conducto biliar o al duodeno junto al páncreas, tiene alta mortalidad. Pocas veces el paciente sale exitoso de la cirugía, y según las estadísticas, entre 10 y 15 % de quienes superan esta intervención sobreviven cinco años.

En caso de que el tumor invada otros órganos como hígado y páncreas, se ofrece cirugía paliativa para brindar "calidad de vida". Dependiendo del estado físico es posible hacer una anastomosis (conexión quirúrgica) de los intestinos para que no pase la comida ni la bilis por donde está el tumor. Esto ayudará a que la persona se alimente mejor, pero no aliviará el dolor ni desaparecerá la ictericia. No es recomendable hacerla, pues de todos modos el paciente no podrá digerir los alimentos. "El tiempo de vida va a depender de la edad, de las condiciones del paciente, de la inmunosupresión, pero normalmente pasan semanas o meses, a veces es cuestión de días. Un médico ve muy pocos casos de Klatskin a lo largo de su carrera, y lo poco que se ha escrito sobre el tema habla de menos de un año de evolución del tumor", aclara Rojas.

El simple diagnóstico habla de algo incurable. Quimio y radioterapia no están descartadas del todo en estos pacientes, pero eso lo decide la familia, pues no hay manera de hacer que el tumor se reduzca o entre en remisión, y someter a una persona debilitada a terapias que no van a amainar el dolor en su totalidad, resulta cruel.

Según el doctor Alejandro Rojas, en Venezuela existen buenos centros médicos para pacientes con cáncer, como el Oncológico Padre Machado, Hospital Luis Razetti y el Domingo Luciani, donde se le brindan varias alternativas a los pacientes. Pero el tiempo de espera es mortal cuando se trata de esta enfermedad. Hace pocas semanas una paciente con tumor de Klatskin llegó al Hospital Pérez Carreño. Al ingresar solo tenía dolor abdominal e ictericia, y en tres semanas ya presentaba ascitis, derrame pleural y niveles muy peligrosos de bilirrubina. Se le pudo haber drenado el líquido biliar cuando llegó al hospital, pero no había el material necesario, pues se consigue fuera del país y el recinto carece de dólares para ello. Está condenada a morir por falla renal, con apenas 73 años, y se convirtió en la primera persona con cáncer en su familia.

En Venezuela se hacen despistajes de cáncer de mama, cuello uterino y próstata. Rojas recomienda hacerse chequeos anuales para tratar de diagnosticar a tiempo y poder atacar el cáncer en una fase curativa. "No hay una herramienta para detectar Klatskin cuando se está iniciando. A veces los quistes de vías biliares comienzan a dar síntomas 20 años antes de volverse cáncer. Sobre este tumor falta mucho por investigar, no hay nada exacto".

Coordenadas
Alejandro Rojas
Hospital Miguel Pérez Carreño
Telf.: 0426-938.9758


Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Haz tu trabajo para sanar

Hola, hay personas que se quejan de que sus oraciones no son escuchadas, otras (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

Otras alternativas para tu torta de boda

Sabemos lo importante que es la torta de bodas para la novia, cada una quiere (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El casabe en palabras de Ocarina Castillo

Del 17 al 19 de julio se realizará en Quito el Segundo Congreso Continental de (...)




 
Cerrar
Expandir