EJERCICIOS

Hice ejercicios y... ¡Me duele todo!

Las prácticas deportivas pueden provocar dolores musculares que no deberían ser la limitante para avanzar en los entrenamientos.

por VERÓNICA PÉREZ  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | DOMINGO 27 DE ENERO DE 2013

Finalmente: llega el momento del año para hacer ejercicios. Te decides y comienzas una rutina de ejercicios.

Caminas 20 minutos, luego trotas por una media hora, vas a casa y tomas tus viejas pesas y haces rutinas para hombros, espalda, piernas y para terminar, al menos, 100 abdominales porque tu sueño es tener los ansiados "cuadritos"... Resultado: No te levantas al día siguiente por los intensos dolores del cuerpo. Estás tan cansado que ni te provoca comer.

Los dolores físicos posteriores a rutinas de entrenamientos son la norma, y más cuando no se ha expuesto el cuerpo a actividades físicas por largo tiempo. Esto se debe a que al exponer al cuerpo a ejercicios intensos el cuerpo reacciona generando volúmenes importantes de ácido láctico que es la sustancia que se produce cuando el cuerpo hace uso de los carbohidratos que hay en él para transformarlos en energía, generándose ciertas molestias cuando las personas se movilizan.

En muchas ocasiones este tipo de dolores no son soportados por las personas al punto que son una de las principales fuentes de abandono temprano de las actividades físicas y hasta de esos kilos de más.

Para no dejarse invadir por los dolores provocados por el ejercicio lo mejor es:

Evitar excederse en los ejercicios:
Los verdaderos triunfos se logran con paso firme pero con lentitud. Esto también aplica al ejercicio. Para alcanzar objetivos a largo plazo lo más indicado es comenzar poco a poco. Durante una semana, camina a ritmo moderado durante 20 minutos. Aumenta progresivamente (por ejemplo, la semana siguiente camina durante 25 minutos) hasta que alcances al menos 40 minutos de caminata a paso fuerte. En este momento sí podrás incorporar otros ejercicios como los realizados con pesas y abdominales. Igualmente, empieza por rutinas cortas (hasta 10 repeticiones por ejercicio y solo una tanda de los mismos).

Busca asesoría:
Gracias a la tecnología puedes encontrar entrenadores hasta en aplicaciones para tu teléfono inteligente, que ayudan a indicar qué ejercicio hacer y por cuánto tiempo. Si quieres evitar lesiones, lo mejor es que consigas a un entrenador físico de carne y hueso que te acompañe durante el proceso.

Hidrátate:
Agua, jugos, infusiones y frutas deben ser consumidas durante el día para evitar calambres. Asimismo, no olvides consumir carbohidratos. Esas dietas que eliminan por completo éste tipo de alimentos generan mucho desgaste en el cuerpo.

Descansa:
Dormir y tener al menos un día de descanso para el cuerpo es fundamental para evitar lesiones y dar al cuerpo un espacio para recuperarse. Además, las actividades pueden combinarse: si durante dos días seguidos expusiste al cuerpo a un gran esfuerzo, durante el tercer día solo dedícate a caminar, a bailar o a hacer yoga o estiramientos. El cuerpo lo agradecerá respondiendo, inclusive mejor, ante la balanza.

¡Estírate!:
Antes de iniciar cualquier actividad física y al finalizarla, hay que someterse a ejercicios de estiramientos de todas las articulaciones. Igualmente, cuando finalizas tu actividad, no acabes de golpe. Camina a paso moderado a lento durante unos cinco a diez minutos hasta que te retires. Esto permitirá al cuerpo enfriarse.

Medicinas:
Si el dolor es mucho, entrenadores como Orestes Mavarez recomiendan productos como el diclofenac sódico de 150 mg. dos veces al día durante tres días. Como es una medicina su ingesta es delicada. Hay personas (como los hipertensos severos) que no deberían tomar con frecuencia ésta sustancia porque podrían complicar su estado de salud al igual que las personas con problemas de úlceras por lo que es mejor aplicarlo en forma de gel y cremas que hay en el mercado, aunque lo mejor es metalizarse que el dolor aparecerá siempre que la actividad física se realice, hasta en atletas de alta competencia. Piensa que este dolor muscular es pasajero y se traduce como que moviste tu cuerpo en pro de una mejoría de salud.

Si los dolores persisten, es apropiado ir al médico porque en lugar de un malestar común post ejercicio podría tratarse de una lesión.

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

España en 53 restaurantes de Caracas

A las publicaciones gastronómicas Guía Gastronómica , de Miro Popic, Climax , (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Te agradezco, Señor

Gracias a Dios que hay internet, computadoras, luz eléctrica y todo lo que hace (...)

Aprende a preparar lasaña

Esta entrega nació por una conversación de Facebook y un reclamo de mamá. La (...)




 
Cerrar
Expandir