PREVENCIÓN

Fuegos artificiales: Cuidado con los niños

Las quemaduras de los infantes a consecuencia de los juegos pirotécnicos son preocupación constante de los médicos en esta época del año. No es tan difícil prevenir accidentes.

por EFRAÍN CASTILLO  |  SÁBADO 24 DE DICIEMBRE DE 2011
Quemaduras, amputaciones y muerte son algunos de los riesgos que corren los niños por el manejo inadecuado de los fuegos artificiales
En Navidad y Año Nuevo se escuchan en todas las ciudades del país los populares "cañonazos"  de los fuegos artificiales y se observan en el cielo numerosos flashes coloridos que deslumbran y atraen particularmente a los niños. Sin embargo, la manipulación inadecuada de estos artefactos de pólvora puede convertirse en una pesadilla inesperada para los pequeños y sus padres.

Según refiere el doctor Huniades Urbina, pediatra especialista en quemaduras de la Universidad de Tokio  y jefe del servicio de urgencias del Hospital J.M. De Los Ríos de Caracas, en temporada decembrina ingresan nada más a ese centro asistencial público unos 18 pacientes  con daños ocasionados por el mal manejo de los juegos pirotécnicos. De ellos, por lo menos tres son casos graves. Aunque la cifra ha ido disminuyendo en los últimos años, el doctor acusa un subregistro  "porque las lesiones menores no son reportadas por los padres", a la vez que advierte que las consecuencias para los infantes pueden ser variadas, pero todas con potencial para dejar secuelas importantes en su vida.

"En situaciones no complicadas, los daños mas comunes van desde quemaduras leves o  trauma acústico por el estallido del artefacto, lo que genera sordera temporal o permanente por daño en el nervio auditivo. Las consecuencias moderadas incluyen quemaduras de segundo grado, ignición de la ropa o heridas producidas por esquirlas de metal o vidrio al estallar los artefactos dentro de recipientes de esta naturaleza. En los casos más graves hay que mencionar quemaduras de tercer grado, amputación de dedos o ruptura del tímpano",  menciona el especialista.

Para evitar esta situación,  no está de más tomar en consideración algunas pautas. Una guía publicada en internet por el Children´s Texas Hospital ofrece recomendaciones sencillas que cualquiera puede tomar en cuenta.

1.- No permita que los niños manipulen solos los fuegos artificiales. Es imprescindible que sean los mayores los que manejen el proceso de encendido de estos artificios, incluso de los que parecen más inofensivos como las luces de bengala."Ni siquiera las estrellitas son seguras para los niños pequeños -se lee en www.texaschildren.org-  Arden a la misma temperatura que un fósforo casero y pueden ocasionar que el pelo y la ropa se prendan en fuego. Dígales a sus hijos que deben abandonar el área inmediatamente si sus amigos están utilizando fuegos artificiales y que deben mantener un balde de agua a mano", agrega la guía del website.   "Los niños no deben manipular ningún tipo de fuegos articiales.  Los llamados 'saltapericos' por ejemplo, son muy peligrosos no sólo por la explosión sino por los daños que ocasionan si son ingeridos por los muchachos. Por tratarse de fosforo blanco, pueden causar inuficiencia hepática mortal", advierte el doctor Huniades Urbina.

2.-  Hable con sus hijos sobre qué hacer en caso de accidente. La mejor arma es la prevención y los niños aprenden por imitación y repetición. Lo mejor que puede hacer por ellos entonces es enseñarles algunos procedimientos de seguridad si llegara a ocurrir un imprevisto. "Enseñe a sus hijos que deben detenerse, tirarse al suelo y rodar sobre sí mismos si su ropa se prende en  fuego. Asegúrese de que saben cómo llamar  a los bomberos en caso de emergencia y muéstreles cómo apagar los fuegos artificiales usando agua o un extintor", apunta la guía de www.texaschildren.org.

3.- Lea las instrucciones. Es imprescindible saber cómo funciona un cohetón o una bomba de colores para conocer cómo manipularlo, hacia dónde dirigirlo y verificar las condiciones en que se encuentra. "Revise los petardos para comprobar si se derrama pólvora, si existen mechas sueltas o bases mal adheridas. Evite el uso de dichos petardos así como también de aquellos que parecen que han estado húmedos y ahora están secos", advierte el mencionado material informativo. "Nunca trate de volver a encender fuegos artificiales que funcionan mal", insiste el portal web. Podría indicar que algo no está bien en su mecanismo y explotar de manera imprevista.

4.- Cuidado con el almacenamiento. Por ser altamente inflamable, debe estar muy atento al lugar donde guarda estos artificios. Evite bajo cualquier concepto tener grandes cantidades, revise muy bien que ninguno tenga alguna fuga de pólvora y sobre todo, manténgalos en un lugar seco y fresco, no expuestos a altas temperaturas que puedan desencadenar explosiones. "Nunca lleve uno en sus bolsillos", advierte la guía informativa. Recuerde que un chispazo puede convertirlo a usted o a su niño en una llama viviente.  "Compre estos artículos en lugares que cumplan la normaiva del cuerpo de bomberos y protección civil -comenta el médico Huniades Urbina- Es responsabilidad de los adultos verificar que el producto que adquieran esté en buen estado y no presente defectos".

5.- Nunca exponga su cara o cuerpo sobre el artificio.  Los especialistas aseguran que mayormente las zonas afectadas por los fuegos artificiales  son el rostro y las manos, donde se producen no sólo quemaduras de segundo o tercer grado sino mutilaciones de miembros o pérdida de ojos por explosiones imprevistas o no controladas.

6.- Nunca los detone en espacios cerrados. En lugares confinado, los incendios pueden ocurrir más fácilmente, incluso con una chispa. Recuerde en casas y oficinas hay muebles de madera, cortinas, ropa y artefactos que usan gas y son altamente inflamables. De hecho, según apuntan los Bomberos de Caracas en su portal www.bomberoscaracas.gov.ve, la mayoría de los accidentes reportados por esta causa ocurre en balcones y ventanas, cabinas de ascensores, interiores de locales y parte baja de los vehículos.  "Sólo encienda los fuegos artificiales sobre una superficie lisa y plana lejos de la casa, de hojas secas y de materiales inflamables. Nunca los lance utilizando contenedores de metal o vidrio", agrega el portal del Texas Children´s Hospital. 
 
Sentido común y responsabilidad parece ser la consigna para los padres.  "No expongan a sus hijos al peligro de los fuegos artificiales. Los daños potenciales son muchos. Y la diversión puede terminar en tragedia", aconseja el doctor Huniades Urbina.

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Malbec (en plural) con Sebastián Zuccardi

El 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, uva que se asocia, (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Unicidad

"Una hoja de hierba es tan necesaria como la mayor de las estrellas. Sin esa (...)

Seguir sin ti...

Las pérdidas nos acompañarán en las distintas etapas de nuestra vida, eso es (...)




 
Cerrar
Expandir