ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Almodóvar se viste de Julieta

por PABLO BLANCO | imagen: ARCHIVO | LUNES 21 DE MARZO DE 2016

Hace ya nueve años, tras lecturas de bibliografía que hice eternas, intentos fallidos de sentarme a escribir en la computadora e inscripciones y retiradas de créditos en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela, logré entregar –gracias a la ayuda de mi hermana Carolina- mi tesis de grado: Almodóvar, la madre que lo parió, un ensayo sobre la figura maternal en las películas de Pedro Almodóvar.

Era absurdo que no completase una investigación sobre un director que me ha fascinado desde mi adolescencia, cuando vi por primera vez Mujeres al borde de un ataque de nervios. El Mambo Taxi, las groserías desde las entrañas con el respectivo acento castizo, el exceso de color rojo en los decorados y el tomarse los chistes tan en serio como en un melodrama fue lo que me atrapó en un momento en el que no sabía muy bien quién era Almodóvar (ni quién era yo).

Fue el punto de partida para convertirme en un seguidor de sus películas, las de su pasado en La Movida Madrileña, y las que estuvieran por estrenarse. Con su fama –Oscar incluido- vino ese apellido que se le colocó en diversos medios: "conocedor del universo femenino". Ciertamente, ni en sus numerosas comedias negras ni en su coqueteo con el thriller ni en sus filmes protagonizados por hombres (La ley del deseo, La mala educación, Hable con ella), Almodóvar ha dejado de pensar en la mujer o, más bien, como mujer.

No vuelvas sin razón
Por estos días, se promociona Julieta, su nueva película –a estrenarse el 8 de abril en España- presentada, justamente, como "su regreso al cine de mujeres", tras un poco aplaudido "regreso a la comedia": Los amantes pasajeros, de 2013. "Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver", dice Joaquín Sabina en su canción Peces de ciudad. Almodóvar no ha sido precisamente "feliz" cuando se convierte en mujer para contar sus historias, y a mí la voz de Sabina me desagrada. Pero tiene razón en que eso de plantear un "regreso a algo" pudiera tener sus consecuencias negativas. En este caso puede resultar poco atractivo a los seguidores de un creador que, a pesar conservar su estilo, siempre presenta alguna novedad.

Participa (envíanos tu comentario).

 
VÍA RÁPIDA A:  

Pablo Blanco

Dice Pedro Almodóvar que todo realizador tiene la licencia de “robar” de otro lo que le sirva para su obra. Partiendo de ello, le robo la palabra a Woody Allen cuando dice -en relación al Oscar- que no puede existir “la mejor película”,  cuando cada quien debe tener su favorita.  

Soy comunicador social egresado de la Universidad Central de Venezuela y parte de mi gusto por el cine lo encuentro en escribir sobre películas. En Estampas y El Universal he encontrado el espacio idóneo para hacerlo. Con este blog –Pura Pantalla- mi idea es comentar filmes valiéndome de lo que considero “lo mejor”, basado en referencias que me han dado algunos académicos, pero también apelando a mi propio gusto cinematográfico, que me atrevo a compartir con ustedes.

En Twitter e Instagram mi cuenta es @pabloblanco3

 
Cerrar
Abrir