ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Segunda entrega de la serie #CocinerasEnRed

4 recetas de @simplebeautifulfood

por ADRIANA GIBBS | MIÉRCOLES 29 DE JUNIO DE 2016

Ver también

A María Carolina Izquiel la conocí en Instagram gracias al chef Franz Conde (@fraanzconde), quien hizo meses atrás una mención de ella en su cuenta. Empecé a seguirla (su cuenta es @simplebeatifulfood) y me cautivó de inmediato. Supe después que es caraqueña, hija de padres guariqueños, psicóloga clínica e investigadora de la UCAB; autora del libro Resiliencia y adolescencia en contextos de pobreza.
"La cuenta la abrí hace 10 meses, dos semanas después de habernos ido del país por los estudios de mi esposo. Diría que me ha servido para ‘cocinar el guayabo' de estar lejos de Venezuela. La mayoría de las recetas están asociadas a mis afectos y recuerdos, integro nuevos ingredientes en la medida que voy integrando el nuevo idioma y la nueva cultura, pero sin olvidar quién soy y dónde están mis raíces", relata.
Ella, afirma, ha estado curioseando en la cocina desde que tiene memoria. "Lo que preparo lo hago desde una minúscula cocina de Harvard University Housing. Dentro de un ambiente altamente multicultural les muestro a todos los que vamos conociendo: la maravilla y versatilidad de la arepa o lo delicioso de la sazón dulce-salada que encuentras en un asado negro o en unas mandocas".
Añade: "comparto recetas que aprendí en mi casa, mi mamá fue una gran cocinera y pasé muchas tardes con ella en la cocina, en el mercado de Quinta Crespo o en el de San Martín.  Como buena caraqueña cocino también con referencias italianas y españolas. A pesar de nunca haber vivido fuera de Venezuela, a mi mamá le encantaba compartir recetas con vecinas y amigas de otros países y aprender de ellas".
Le pedí que seleccionara algunas de sus recetas y estas son:

Benedictinos
"Como casi todas las recetas famosas, los huevos benedictinos tienen muchas versiones. Les cuento cómo los preparé: pongo a tostar el pan ligeramente en el horno. Preparo la salsa holandesa que es una emulsión de mantequilla clarificada y yema de huevo. En baño de María se pone a derretir lentamente (sin que el agua hierva) y sin remover la mantequilla, una vez que está derretida se le quita la espuma blanca que se forma arriba. Aparte y también en baño de María se mezclan vigorosamente dos yemas de huevo mientras se le agrega poco a poco la mantequilla clarificada, hasta obtener una textura parecida a la mayonesa, al final se agrega sal y un chorrito de limón, al gusto. Se reserva a temperatura ambiente y pasamos al huevo poché: solía hacerlos como mi mamá, con la técnica clásica y súper delicada de introducirlos suavemente en agua con vinagre, pero ahora utilizo una técnica mucho más práctica: en una taza hago una cestita con papel film (envoplast), lo embadurno con un poco de aceite, agrego suavemente el huevo y un poco de sal, lo cierro como un paquetico dándole vueltas al papel y lo cocino 4 minutos en agua hirviendo suavemente, es todo muy delicado pero vale la pena. El chip de queso es sencillamente un poco de parmesano sobre un sartén antiadherente hasta que quede como una galleta dorada, al enfriarse se pondrá crocante.
Para emplatar: sobre el pan tostado se coloca el jamón de pavo, los vegetales ligeramente salteados, el huevo poché y por último la salsa y el chip de queso. Puedes sustituir el jamón por salmón ahumado, los vegetales que gustes y las especies que prefieras. Lo puedes simplificar y adaptar a tu gusto. Es un desayuno mágico".

Crema de auyama con puré de plátano maduro
"Por donde voltees salta una auyama, aquí las llaman calabazas y hay de todo tipo, tamaño y colores, como decoración, en postres, aderezos y una gran variedad de preparaciones. Aquí les dejo una versión de crema de calabaza con puré de platano maduro y piel de naranja confitada, combinación celestial. Sofrío en matequilla un poco de cebolla en cubitos hasta que dore, agrego la calabaza sin piel y en cubos grandes, agua, sal, una ramitas de cilantro y toque de pimienta, cuando la calabaza está  tierna licúo (si gustas puedes agregar un poco de crema de leche al licuar, yo no le puse). Aparte majas plátano maduro horneado y queso parmesano y haces pequeñas bolitas. Le quitas la cáscara a una naranja (sin la parte blanca) la pones a cocinar con un poco de agua, al hervir botas el agua y de nuevo agregas un poco de agua, que apenas cubra la cantidad de cáscara que tienes, agregas azúcar, una dos cucharadas y dejas que reduzca hasta que se haga un almíbar grueso que al enfriarse se convertirá en caramelo. Sirve caliente ¡y a disfrutar!". 

Pasta Graciela
"Una maravillosa combinación de cebolla salteada en aceite de oliva, tomate, alcaparras y queso brie, es simplemente deliciosa. Frente a donde vivía en Caracas, en la San Juan Bosco con 1ra transversal de Altamira recuerdo un pequeño restaurante llamado Capresa, los miércoles Graciela ofrece la ‘Pasta Graciela, y era lo que siempre pedía, no me cansaba de disfrutarla y sabía que pronto la iba a extrañar. Un día, un cliente preguntó qué llevaba esa pasta, Graciela le explicó y luego el hombre dijo: "tráigamela pero sin alcaparras" Graciela y yo cruzamos miradas disimuladamente, ese día supe que yo jamás podría tener un restaurante, yo ¡lo hubiera botado! (risas). No dejen de probarla, además, todo lo que cocinan allí es buenísimo. Para prepararla: corta chiquitica la cebolla y saltéala en aceite de oliva, cuando esté transparente agrega tomate en cuadritos y alcaparras. En el mismo sartén agrega la pasta cocida al dente e integra bien agregando pimienta negra recién molida. Al momento de servir agrega queso brie en cuadritos (o algún queso cremoso madurado) y sirve sobre rúgula fresca. ¿las cantidades? ¡Al ojo y al gusto!"

Participa (envíanos tu comentario).

 
VÍA RÁPIDA A:  

Adriana Gibbs

Desde 1999 trabajo en el diario El Universal, donde escribo sobre Gastronomía, Vinos y Spirits para la revista Estampas. Allí organizo catas para las secciones “El descorche del mes” y “Degustación Sentida”; evalúo en compañía restaurantes en la sección “Mesa para 5”; y comparto hallazgos de buen sabor. Como bien pueden advertir lo que hago en Estampas ha sido (y es) un doble gusto: el de vivenciar y escribir el placer gastronómico. El blog Punto Paladar es una continuidad de mis afanes: mesa, palabra, copa y mantel.

ANTERIORES

Punto Paladar - ADRIANA GIBBS

2017
[-]

2016
[+]

2015
[+]

2014
[+]

2013
[+]

2012
[+]

2011
[+]

2010
[+]

2009
[+]

 
Cerrar
Abrir