Vivir | 

Melenas sensibles

Aunque deben cuidarse durante todo el año, durante la visita a la playa, la piscina o a lugares con temperaturas extremas debe mejorarse aún más su atención.

por CARMEN ISABEL MARACARA  |  SÁBADO 2 DE FEBRERO DE 2013
Se habla mucho de piel sensible y gran cantidad de personas de hecho la sufren y la atienden, pero lo que muchas desconocen es que la cabellera también puede tener este problema. A síntomas como picor, escozor, tirantez, dolor y sensación de quemazón se les debe prestar atención, ya que si siente de uno a tres de ellos, en forma continua, así sea algo soportable, debe acudir a un dermatólogo y prodigar al pelo cuidados especiales.

Y cuando de vacaciones se trata, la atención debe extremarse, pues el cabello se expone a condiciones inadecuadas, que van desde el exceso de sol, humedad, altas o bajas temperaturas, falta de productos hidratantes con mayor capacidad regeneradora, a lo que se suman otros aspectos como una alimentación inadecuada, menos descanso y disminución en la ingestión de líquidos. Si bien los cabellos normales sufren estas agresiones, los sensibles -que suelen ubicarse entre los muy secos o muy grasos- se alteran y dañan mucho más.

Al botiquín de vacaciones deben sumarse algunos productos básicos como champú especial para esta condición, con protección solar, además de protegerse de eludir el sol con sombrillas, gorras o gorros de natación y evitar la exposición al astro rey durante las horas de mayor luminosidad. Sume ampollas regeneradoras, acondicionadores y garantice a su melena el lavado con aguas no duras (con exceso de minerales) o con mucho cloro.

¿Qué se siente y por qué?
Tal como sucede en el resto del cuerpo, en el cuero cabelludo confluyen terminaciones nerviosas que se activan por estímulos externos e internos. Ya sea por hipersensibilidad a sustancias químicas, al calor, frío, contaminación o incluso al estrés físico o emocional, se liberan neuromediadores que transmiten mensajes a través del sistema nervioso central hasta el cerebro y que se traducen en la necesidad de rascarse ante el "picor" sentido.

Según especialistas de los Laboratorios Dermatológicos Ducray (Barcelona, España), "en el caso del picor (prurito), los receptores que se activan se denominan PAR-2 y se encuentran en las terminaciones nerviosas presentes en la epidermis y la dermis del cuero cabelludo". Podría decirse, en términos muy sencillos, que las melenas sensibles son cabelleras estresadas, lo que no resulta difícil de creer pues se habla de que se poseen en esta zona unas 600 terminaciones nerviosas por centímetro cuadrado de piel.

De cualquier manera, ante síntomas como prurito exacerbado, enrojecimientos u otro tipo de molestias, debe acudirse al dermatólogo para descartar alergias, psoriasis, hongos e incluso una enfermedad cutánea (tricodinia) que produce disconfort, dolor o parestesia (sensación de hormigueo o adormecimiento), entre otras.

Por otra parte, si cruza las cinco décadas, tenga en cuenta que una condición de hipersensibilidad capilar puede ser recurrente en estas edades, según reveló un estudio francés publicado en la revista Contact Dermatitis Vol. 58, nro. 4, 2008. A su vez, quienes tengan cabello muy seco o muy graso, revelaron, tendrían más esta sintomatología, lo que podría conducir a la caída del cabello en un porcentaje cercano al 20%.

Mimos especiales
Si no quiere que su melena desmerezca su imagen general, preste atención a los siguientes puntos:

•Emplee champús fisioprotectores, especiales para cuero cabelludo sensible, con sustancias antipruriginosas, hipoalergénicos, sin perfume ni alcohol. Algunos especialistas incluso recomiendan verificar que estén libres de sal o sulfatos, lo que en las etiquetas se deduce en componentes como "sodium lauryl sulfate", "amonium laureth", "sodium coco", "cocoyl", "myreth" o "lauryl sulfate". Solo las marcas cosméticas especializadas, con tendencia natural o productos de farmacia, pueden estar exentos de estos componentes.

•Cuide la capa protectora; los lavados diarios no son recomendados, el frotado excesivo ni los productos de acabado que contengan alcohol como geles o espumas. Distancie el uso de la plancha y el secador.

•Luego del lavado, aclare muy bien el cabello para que no queden residuos de productos químicos. Los cepillos de plástico y metal tampoco son adecuados.

•Acuda al médico si la hipersensibilidad le molesta mucho o es insoportable.

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Aviva tu esencia femenina

Hola, bendigo la luz en ti. Te pido algo: imagina una flor frente a ti.  (...)




 
Cerrar
Expandir