Importancia de la donación de órganos
Donar órganos es una forma de bondad hacia otros seres humanos y gracias a los avances tecnológicos hoy en día donar es más fácil

REDACCION ESTAMPAS

27/01/2021 08:00 am



El trasplante de órganos es un acto que puede ayudar a mejorar y prolongar la vida de otros. En la actualidad, las listas de personas que necesitan de un órgano para seguir viviendo son más que el número de donaciones. Por ello, se hace necesario estimular en la población el valor que tiene la donación para la salud de distintos pacientes.


Al fallecer, los órganos de alguien pueden ser de vitalidad para otras personas. Asimismo, un voluntario con vida también puede colaborar con otros. En el caso de las primeras, los familiares pueden tomar la decisión de donar órgano de un ser que partió recientemente o en su defecto, mientras esa persona estuvo con vida pudo manifestar su voluntad antes de morir. 

Para los segundos, uno de los requisitos es que el donante se encuentre en el pleno ejercicio de sus facultades físicas y psicológicas, además de gozar de buena salud.

Entre los órganos que se pueden donar de un paciente que presentó muerte cerebral se pueden dar riñones, corazón, hígado, pulmones, páncreas, corazón, intestinos, huesos, córneas, válvulas cardíacas, piel, además de otros tejidos. Asimismo, si la familia de un fallecido lo aprueba, se pueden tomar distintos órganos o tejidos que puedan ser de provecho para otras personas. Si no, la extracción para trasplante deberá limitarse.

Por su parte, para los donantes que aún se encuentran vivos las posibilidades de donación es más pequeña, solo estos podrían donar un riñón, un pulmón, el hígado, parte del intestino y el páncreas, solo si los estudios médicos concluyen que esto no alterará el funcionamiento del resto de su organismo.

Proceso de donación y trasplante de órganos

Donantes fallecidos:
Tras confirmar la ausencia de signos vitales, el médico dará alerta de un potencial donador. Posteriormente, se certifica la muerte y la posibilidad de trasplante.

Luego, los órganos se mantienen oxigenados y se realizan los estudios pertinentes para verificar que estén óptimos. De forma seguida, se consulta a los familiares si desean realizar la donación.

En caso de ser afirmativa la respuesta, se busca a un receptor, se le asigna el órgano y por último se realiza el trasplante.

Donantes vivos:
Al manifestar su voluntad de ser donante, se le realizarán evaluaciones médicas para constatar que esta acción no será adversa para su organismo, y que está en la capacidad de donar.

Posteriormente, será sometido a una intervención quirúrgica para extraer el órgano. Para esto hay dos formas:
• Cirugía abierta: en esta se corta la piel, los músculos y el tejido para poder extraer el órgano. De esta forma, el voluntario siente mayor dolencia.
• Cirugía laparoscópica: se realiza a través de pequeñas incisiones y utiliza endoscopios que permitan extraer el órgano.