Elección correcta del vino
Durante las últimas décadas el vino ha adquirido una gran relevancia gracias al interés cada vez mayor, demostrado por diferentes grupos de personas alrededor de todo el mundo

ESPECIAL PARA ESTAMPAS

19/03/2021 06:00 pm



Osvil Ocando

¡Sugerencias que te harán más sencillo este proceso!

Desde los jóvenes consumidores “amateurs “que se inician en el fascinante mundo del vino, hasta aquellos adultos contemporáneos con vasta experiencia en la cata y degustación de esta exquisita bebida de culto.


Y es que el simple hecho de sentarse con un grupo de familiares o amigos alrededor de una botella de vino, crea una particular atmósfera de camaradería y naturalidad. De esta manera el vino se convierte en el propulsor de nuevas amistades y experiencias.

Aquellos tiempos en que el acceso a un buen vino era exclusivo de las altas clases sociales quedó atrás. Actualmente cada vez más personas pueden permitirse el lujo de adquirir un exquisito vino y profundizar en su carácter y personalidad, bien sea a través de los ya muy comunes eventos de degustación (Catas) organizados por las bodegas productoras de vinos, o simplemente en una reunión íntima de amigos interesados en la enología.


No tengas miedo de probar nuevos sabores y variedades

Existen además una enorme variedad de vinos en el mercado con diferentes rangos de categorías y precios, lo cual brinda una oportunidad a los consumidores de poder comprar, degustar y comparar entre un vino y otro.

Sin embargo, a menudo la mayoría de las personas tienen infinidad de preguntas y dudas al momento de seleccionar un vino para una determinada ocasión. Esto va desde aquellos que confían en su propio olfato hasta los que requieren la opinión de un experto y es que…saber lo que se bebe aumenta el placer.
 
Ahora bien, como reza el dicho: “Sobre gustos y colores no han escrito los autores” pero sí sobre la calidad del vino, ya que este es uno de los productos de alimentación con mayor variedad e innovación del mundo.



Una sencilla manera de seleccionar un vino, sin ser un experto, es teniendo claro cuáles son tus gustos. Identificar si tienes preferencia por vinos blancos, tintos, rosados o espumosos será tu principal guía. Dedica tiempo a probar y conocer lo que te gusta. Comprueba si te gustan afrutados, secos, con mucho cuerpo y estructura, jóvenes o reservas. Existen miles de vinos de extraordinaria calidad, pero si no hacen click con tu estilo y personalidad pues no los disfrutarás.

Otro punto clave es la ocasión en que vamos a degustarlos. Ya sea para maridar comidas o en algún tipo de celebración específica. Si vas a consumir carnes rojas o de caza pues el protocolo indica que debes seleccionar un vino tinto. En caso de carnes blancas, pescados y mariscos los vinos blancos y rosados son las armonías sugeridas. Para cócteles y como aperitivos, los vinos espumosos como el Cava, Prosecco y la Champaña serán los indicados.
Con respecto al precio, no debes usar esto como factor decisivo. No necesariamente son los vinos más caros los de mejor calidad, ni los vinos más accesibles tu última opción. Recuerda que el mercado está repleto de opciones con excelente relación precio-valor.

Leer la etiqueta es otro paso obligatorio que debes cumplir. En ella se incluye información de mucho valor como el tipo y variedad de cepa, la región de origen y cosecha, así como el grado alcohólico del vino. Usualmente en la etiqueta posterior de la botella la bodega suele dar una breve descripción sobre las características organolépticas del vino (color, aroma, sabor y gusto en boca. También indican cuales son los platos ideales para hacer maridaje y señalan un punto importantísimo el cual es la temperatura a la cual debes servir el vino.



Examinar el color y los tonos del vino a través de la botella nos puede dar indicios sobre su estado. En el caso de los vinos blancos, dependiendo de su variedad e intensidad, unos tonos dorados con notoria transparencia nos indican un buen estado. Descarta de inmediato un vino blanco que se vea marrón u oscuro ya que es casi seguro que se encuentre oxidado. En el caso de los tintos, si es un vino con mucho cuerpo y estructura su color debe ser profundo, si es más joven tendrá más brillo. Tonos rojizos y brillantes por lo general indican un excelente estado. Si percibes colores ladrillo o café nos indican un vino deteriorado.

La sabiduría se adquiere a través de la experiencia y esto aplica de forma literal en el mundo del vino. No tengas miedo de probar nuevos sabores y variedades. Limitarse a un determinado número de cepas o regiones es un error. Recuerda que existen infinidad de opciones. Al momento de visitar tiendas especializadas conversa siempre con los asesores de ventas ya que te pueden aportar información valiosa sobre los vinos ofrecidos y hacer más fácil tu selección.

Y como dicen por allí, el mejor vino es el que te gusta a ti. ¡Salud!

Osvil Ocando en Redes Sociales: Instagram: @bonvivant212