ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Decoración saludable

Tu hogar no solo refleja parte de tu personalidad, también puede ser un indicador del estado de la salud familiar. Entérate de los aspectos que debes cuidar.

por BEATRIZ GARCÍA CARDONA  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | MARTES 13 DE DICIEMBRE DE 2016
Vives rodeada de contaminación, estrés, ruido y otros muchos factores que afectan tu salud y la de los tuyos más de lo que piensas. Por eso es necesario que procures que tus espacios más íntimos estén adecuadamente decorados, para hacerte la vida más grata. Si quieres una casa más sana, no te pierdas las claves que aquí te ofrecemos para lograrlo:

1. El verde, infaltable. Convivir con plantas, ya sea de interior y de jardín, es crucial para sentirse bien. A los ambientes con vegetación se les suele llamar lugares restauradores; es bueno que recuerdes que mientras tú, al respirar, inhalas oxígeno y exhalas dióxido de carbono, ellas hacen el proceso opuesto, devolviendo oxígeno al ambiente. Así que: "Cultiva tantas plantas sanas como te sea posible tener en la casa. Trata de que sean variadas y coloca matas diferentes dentro de una misma maceta, para obtener un pequeño jardín. Recuerda que para aprovechar el espacio al máximo puedes usar vasijas, enredaderas y plantas colgantes", explica Simon Brown, en su obra La biblia del feng shui (Vergara, 2005). Eso sí: ¡Bien cuidadas!

2. Efectos relajantes. En cuanto a mobiliario, tapizados, cortinas y acabados opta por lo natural; es decir, materiales como madera, algodón, yute, cristal, mimbre y otras muchas piezas elaboradas con fibras naturales, del tipo que se utiliza en casas de descanso y spas, pues te transportan a un ambiente de calma y tienen un efecto relajante. También estimula tus sentidos con alguna fuente pequeña, móviles y otros artefactos que evoquen los movimientos y sonidos de la naturaleza, que te brindan un sosiego similar al que puedes obtener en el campo o la playa.

3. ¿Alfombras? De área. Es un tema muy discutido entre los diseñadores: algunos las adoran y otros resaltan sus riesgos para la salud. Sin embargo, todos coinciden en que se trata de un buen recurso para decorar, cuando lo utilizas adecuadamente.

Si tienes mascotas y vives en un apartamento sin mucho espacio, es preferible descartarlas o inclinarte por pequeños tapetes en zonas estratégicas: al pie de la cama, salida de la ducha, entrada, etcétera.

Si cuentas con una casa, tienes más juego y el tamaño es importante. Por ejemplo: si quieres colocar una alfombra en la zona del comedor, es recomendable que esta tenga entre 50 y 80 centímetros más que la medida de la mesa por todos sus lados, de manera que si separas las sillas de la misma, estas queden siempre dentro del área de comedor distinguida por la alfombra.

En las habitaciones pueden ser útiles para delimitar zonas y crear visualmente distintas áreas, estudiar, trabajar, jugar, leer, etcétera.
Importante: sea cual sea el diseño elegido, la recomendación de los especialistas es que debes mantenerlas siempre limpias y colocar una base antideslizante para evitar caídas por resbalones.

4. Colores, con prudencia. Este elemento resulta fundamental en la decoración de una casa, pues brinda la primera impresión del espacio cuando ingresas en él. También logra influir sobre tu ánimo y sobre la comodidad que puedas llegar a sentir en un ambiente en particular. Por ejemplo, antes se creía que los colores cálidos como rojo, amarillo y naranja alteraban los nervios. Ahora se sabe que no importa tanto el color sino el brillo y la saturación que tenga. Además, los expertos recomiendan tratar de crear un juego entre color y texturas, ya sea que le des prioridad a la variedad de estas últimas en la estancia a decorar, o te decantes por colores más vivos y variados, empleando una única textura.

Así que, aunque parezca complejo, saber utilizar los colores para decorar es bastante sencillo: juega un poco con los de tu preferencia, pero sin sobrecargar y sin utilizar combinaciones osadas.

5. Evita los ángulos. Las formas poco o nada angulosas son menos peligrosas para los golpes, sobre todo si en tu casa viven niños y ancianos. Es por ello que el experto recomienda: "Incluir curvas sutiles en el diseño de los muebles y accesorios, esquinas redondeadas, sillones y mesas circulares, que favorecen la comunicación e impiden accidentes".

6. Un tema para cada habitación. ¿Trabajas en la misma habitación donde duermes? Cámbiate de lugar o redistribuye el espacio, de manera de crear visualmente áreas separadas, ya sea con alfombras, biombos, cortinajes ligeros, entre otros elementos, e intenta mantener muy ordenado el lugar.

Dar muchos usos a un espacio está relacionado con el incremento de enfermedades por estrés, sobre todo si vives con otra persona. Entre más especializadas sean las funciones de cada cuarto, hay menos interferencia y se favorece la buena interacción de los habitantes.

7. Luz, en su justa medida. El sistema nervioso se encuentra programado para necesitar luz porque esta implica conocimiento sobre el entorno, por lo que los lugares muy oscuros resultan desagradables y deprimentes. Con excepción de la habitación para dormir, los especialistas no recomiendan utilizar muchas cortinas. Si lo haces escoge unas ligeras y que no sean de material poroso porque atrapan el polvo. Tampoco te excedas en la iluminación, porque el sistema nervioso se satura y esto puede generar una sensación de incomodidad. Por esa razón, los focos de luz blanca se descartan cuando se quieren ambientes acogedores.

8. El orden como máxima. Contar con espacios despejados ofrece armonía y fomenta la paz interior. Para conseguirlo, debes tomar decisiones a las que muchas veces te resistes: deshacerte de las cosas que no usas, no son útiles o que guardas solamente porque alguien te las regaló. Ese es el primer paso.

Luego, debes contar con clósets y estanterías. Estas últimas constituyen uno de los elementos básicos para combatir el desorden en cualquier habitación y puedes hacerlas tú misma. Como recomendación utiliza el color blanco para los tramos y los soportes, preferiblemente sobre una pared del mismo tono, pues hace más ligeras dichas estructuras.

9. Multiplica tus gustos. Utiliza espejos, sin abusar, pues tienen tres funciones para incrementar el bienestar: amplían visualmente el espacio, permiten que la gente se vea, lo que reafirma su seguridad, y aumenta la luz, porque la proyecta. Eso sí, utilízalos para que reproduzcan aspectos agradables de tu entorno, por ejemplo: "En el comedor producen el efecto de doblar la comida, lo que crea sensación de riqueza y profundidad".

En fin, no hay nada como estar a gusto en una casa confortable, limpia y ordenada para sentirte más feliz y relajada.


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Atender el cuerpo no es una moda, es calidad de vida

Cuando se habla de un estilo de vida saludable, (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir