Vivir |  MATERIALES

Vitrales en clave contemporánea

Aunque muchos los asocian a decoraciones de iglesias o muy abigarradas, lo cierto es que hoy esta técnica también se asimila a espacios minimalistas

por CARMEN ISABEL MARACARA  |  SÁBADO 20 DE JULIO DE 2013

Foto cortesía: Carolina Scharffenorth
Para la vitralista  venezolana Carolina Scharffenorth Machado, más allá del arte del vitral, actualmente puede hablarse de "soluciones con vidrio", un concepto que permite aprovechar la transparencia, luminosidad y belleza de este material en variados rincones del hogar, incluyendo complementos decorativos.

"Ahí es cuando la imaginación se desprende a crear un sinfín de propuestas con este magnífico y cambiante material. Se pueden realizar múltiples elementos como piezas tridimensionales decorativas, separadores de ambiente, mesas, clósets claraboyas, cajas de luz artificial, colgantes y por supuesto, piezas utilitarias de todo tipo", explica la artista, formada inicialmente en el diseño gráfico para luego incursionar en la creación de proyectos en Arcam Art Glass, Caracas (empresa que importa materiales para esta materia) y hoy dedicada al área de decoración y remodelación de espacios donde siempre están presentes las soluciones con vidrio.

La condición flexible y actualizada del vitralismo es también compartida por María Virginia Altuve, diseñadora industrial, docente de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad de Los Andes, para quien "la magia que tiene el vitral es el efecto lumínico que realiza sobre el espacio. He visto distintas aplicaciones artísticas de esta técnica en techos, específicamente en claraboyas y cúpulas, en espacios para la separación de habitaciones, biombos y parabanes fabricados con madera o hierro forjado, lámparas, faroles y candelabros, puertas para baños, espejos, mesas de vidrios y elementos decorativos como nombres para casas, cuadros, floreros, obras de arte, entre otros".

"A pesar de lo artístico que pudieran ser todos estos elementos decorativos, para mí lo maravilloso del vitral es que tiene un efecto que luce a la mañana, otro a la tarde y otro a la noche, a medida que va cambiando la posición del sol, y recomendaría, para que tenga este efecto, que sea utilizado en espacios u objetos donde pueda ser visto a contraluz y no a luz reflejada, tal como sucede con un cuadro. De esta manera podremos hacer de nuestro espacio un ambiente único y llamativo", añade la experta.

Bienvenido el minimalismo
Si bien el vitral enriquece con sus colores espacios tradicionales como iglesias, en las que el elemento puede aparecer como recargado por la riqueza del conjunto -tendencia que puede repetirse en ambientes domésticos-, tanto para Scharffenorth Machado como para Altuve hoy el vitral no es sinónimo de abigarramiento y su transparencia y ligereza puede "casar" perfectamente en una propuesta zen o minimalista.

Desde la óptica de Carolina Scharffenorth Machado, este recurso plástico puede adaptarse a todo tipo de ambientes (eclécticos, clásicos modernos o minimalistas), y en el caso de estos últimos, en su taller se realizan propuestas específicas "utilizando solo vidrios traslúcidos sin color, colores neutros o solo vidrios texturizados, los cuales pueden ofrecer diferentes tipos e intensidades de luz y enriquecer sutilmente el espacio".

Igualmente, para María Virginia Altuve, aunque todavía existen en el mercado propuestas muy ornamentadas, figurativas, llegando incluso al kitsch, "lo que convierte al vitral en un objeto pasado de moda e incluso considerado de mal gusto para aquellos que amamos el minimalismo", también se presentan otras con diseños abstractos, que tienden a un estilo de diseño simple y conservador, con un concepto más artístico que ornamental, que pueden armonizar con cualquiera de los estilos que tenga la persona en su decoración.

"El secreto se encuentra en la combinación de colores e incluso el uso de texturas, materiales de soporte, marcos, etcétera; pues estos pueden llegar a originar un juego de proyecciones de luces y colores tan interesantes que puede hacer de este elemento decorativo el toque final y más representativo de un espacio. Por ello, un vitral debe ser netamente contextual; es decir, debe estar diseñado y construido para un lugar específico, en un ambiente específico y para el cliente específico", indica la experta en diseño industrial.

Luminosidad colorida
La dulce transparencia del vidrio puede aportar luz a un espacio, pero si éste es más bien oscuro, la opción es dejar que la luz natural penetre sin ningún bloqueo a la estancia, explica María Virginia Altuve.

Para la docente, "la iluminación de espacios reducidos es un reto para los diseñadores; en la mayoría de los casos tratamos de compensar lo que nos falta de luz natural con luz artificial. Usamos con mucho cuidado los colores primarios y dejamos que los grandes blancos brillen por sí solos; por eso personalmente dejo que la luz natural en espacios reducidos entre solita, sin que nadie la detenga".

Por otra parte, tal como explicó Scharffenorth Machado, pueden emplearse materiales traslúcidos combinando texturas, por ejemplo; por lo que si tiene pasión por esta técnica, siempre encontrará un vitral para su hogar y sus necesidades. 


Coordenadas:
vitrales.vidrio.fusion@ hotmail.com

mvaltuve@gmail.com

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Aviva tu esencia femenina

Hola, bendigo la luz en ti. Te pido algo: imagina una flor frente a ti.  (...)




 
Cerrar
Expandir