TENDENCIAS

Regresa el Tie Dye

En decoración, pasarelas y hasta en el cabello se muestra el multicolor estilo hippie.

por CARMEN ISABEL MARACARA  |  DOMINGO 23 DE JUNIO DE 2013
Aunque se confunde con el batik, el nombre correcto de la técnica de atar y teñir es Tie Dye. Muy popular en las décadas de los 60 y 70, gracias al movimiento hippie, hoy se registra un revival importante del mismo.

En el caso de la decoración, esta tendencia también se hermana con el estilo étnico y la propuesta de DIY o "hágalo usted mismo", apto para personas que quieren un toque alegre y juvenil en sus estancias. En fundas para cojines o almohadas, cabeceros, agarradores de ollas, pañitos de cocina, delantales, juegos de sábanas y otros complementos se emplean hoy estos cromatismos divertidos.

En las propuestas de pasarelas para la temporada Primavera-Verano 2013 también se mostraron ejemplos de Tie Dye; así, en Argentina, marcas como Maria Cher y Las Pepas, lo aplicaron entre sus colecciones, y otras como Rapsodia lo tenía presente desde la temporada pasada, entre otras. En el catálogo de la firma neoyorkina  Proenza Schouler  y en el de Diane Von Furstenberg también se hizo sentir, entre otras.

Así, las mezclas de colores o degradados de un tono más oscuro que producen nudos y amarres se incluyen en los pantalones y shorts de jeans, así como en blazers, camisas, faldas, franelas y tops. Estas prendas deben ser combinadas con otras básicas y lisas, para no abrumar visualmente.

Y si usted es de las personas atrevidas con su peinado, sepa que el Tie Dye llegó a las cabelleras, dejando atrás la monocromía para aceptar la presencia de varios tonos, en forma de colores más atrevidos en las puntas, como el azul índigo, el rosa pastel, fucsia, verde azulado, morado... etc. Celebridades como Kate Bosworth, Lauren Conrad, Demi Lovato, Vanessa Hudgens... han empleado esta tendencia en sus melenas.

¿De qué se trata?
Esta antigua técnica consiste en  generar figuras de colores, atando ciertas áreas de textiles –hoy también pasó al papel-, para que la tintura no penetre de la misma manera en todas las partes, produciéndose bellos dibujos de tendencia geométrica.

Se diferencia substancialmente del batik –aunque ambos procedimientos pueden emplearse en conjunto- porque en el primero se reservan partes del dibujo mediante la aplicación de cera de abejas o parafina, para producir una coloración sucesiva que va del tono más claro al más oscuro, mientras que en el segundo solo los amarres con cuerdas impiden la llegada del tinte a ciertas zonas del tejido.

Aunque su origen se ubica en países asiáticos, lo cierto es que procedimientos similares de estampación se han empleado en culturas precolombinas americanas, Antiguo Egipto, Grecia, China, Mesopotamia, India, Persia, Japón.

¡Hágalo en casa!
Ya se acercan las vacaciones y los tintes con amarres son llamativos para niños y jóvenes, quienes gustarán de incorporar esta técnica en su vestuario, para lo que requieren ingredientes muy económicos: tinte para telas, sal y vinagre como fijadores y agua caliente. Como los niños no deben manipular agua caliente, acompáñelos en esta parte del proceso.

Moje la tela o prenda y sujétela por sectores; puede plegarla en forma de abanico, tomar diferentes secciones para realizar círculos concéntricos, torcer el textil, etc y atarlo con hilos de pabilo, con varias vueltas si quiere tapar más cantidad de tela o con menos para hacer líneas delgadas.

Prepare el tinte según las instrucciones –si quiere mejores resultados, agregue el doble del polvo para la cantidad de gramos de tela que se indica-, sumerja la tela en un recipiente con agua caliente y remueva por el tiempo indicado. Permita que el tejido absorba el producto y retire; deje enfriar y sin desatar los nudos, enjuague la prenda varias veces en agua con vinagre hasta que el líquido salga prácticamente sin color. Deje escurrir –no tuerza- en un sitio cuyo piso no se manche o coloque abajo un tobo donde se escurra el agua. Corte con cuidado el pabilo, despliegue la tela, permita que termine de secar –no al sol directo- y luego plánchela, ya está lista para ser usada.

Tenga en cuenta que los tintes se colocan del más claro al más oscuro; es decir, si quiere teñir una funda para cojín con amarillo y verde, deberá colocar primero el tinte amarillo, teñir y amarrar para reservar lo que quiere en este color y luego introducir la tela en tinte azul, con lo cual se producirá un tono verde. 

En la web, hay cientos de tutoriales con propuestas e instrucciones detalladas de esta técnica, ¡investigue y disfrútela!


Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Malbec (en plural) con Sebastián Zuccardi

El 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, uva que se asocia, (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Unicidad

"Una hoja de hierba es tan necesaria como la mayor de las estrellas. Sin esa (...)

Seguir sin ti...

Las pérdidas nos acompañarán en las distintas etapas de nuestra vida, eso es (...)




 
Cerrar
Expandir