Pan de jamón
Nacido en pleno cuadrilátero histórico de la ciudad capital se ha erigido en símbolo de las fiestas de fin de año

RUBÉN ROJAS

01/12/2019 05:00 am



Elaborado por primera vez en la Caracas de 1905 en la Panadería de Ramella, ubicada en la populosa esquina de Gradillas, al sur de la Plaza Bolívar, este enrollado relleno de jamón se popularizó rápidamente entre los habitantes de la capital

El avispado propietario del local donde se horneó por primera vez pensaba en una forma de aprovechar los recortes de jamón que permanecían adheridos al hueso una vez vendido el producto.

Las pequeñas piezas de carne de cerdo terminaron dentro de una masa y al salir a la venta, con el nombre de Pan con jamón, transformaron el local en uno de los más populares de la época. Poco a poco otros panaderos rivales, como los Montauban, añadieron pasas y aceitunas; y una década después –hacia 1915– cambió su nombre al que usamos en la actualidad, sustituyendo el “con” por “de”. Vale la pena aclarar que en terminología culinaria la expresión “con” infiere que el ingrediente es añadido y no parte fundamental de la preparación.

Ya la prensa del año 1906 anunciaba la existencia del Pan con jamón entre los platillos propuestos para la celebración de la Navidad. También existen registros que señalan la venta del producto en Maracaibo hacia los años 50, hecho notable en la historia de la gastronomía pues indica que poco más de cincuenta años bastaron para que el amasijo se hiciera popular en otras regiones del país.

El periodista e investigador Miro Popiç explica que “normalmente las grandes recetas han nacido en las cocinas hogareñas y de allí han pasado a la cocina pública, a los restaurantes. Con el pan de jamón ocurre lo contrario. Desde sus orígenes fue un producto industrial que se transformó en tradición navideña”.

Fundada en 2005, Pan Alemán C.A. propone su versión del pan de jamón que cuenta con suave masa con alveolos, buena resiliencia, sutil dulzura y la cantidad correcta de jamón, pasas y aceitunas, con todo el sabor de la tradición.