- Presentación
- Latidos
- Pobre corazón
que no alcanza su cordura
- Flechazo de serenata, flechazo de reggaetón
- La gran invicta:
La telenovela
- Descorazonadas:
Prensa rosa
- Gente de buen corazón
- Inspirados
- En vos confío
- A lo físico
- Ganando la carrera
- ¡A subir el colesterol!
- Después del susto...
- Dieta cardiosaludable
- Moda
- Bazar
- Belleza
Gestos de amor
COCINA
- La alquimia del amor
MASCOTAS
- Mal de orejas
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
E-viajes
 
 

Es considerado como una eminencia de la cirugía cardiovascular. No obstante, el calificativo es antipático para su don de humildad. Aparte de leer a James Watson y querer a sus cinco nietos, el doctor Alexis Bello, trota. Tanto, que este año irá por segunda vez al Maratón de Nueva York. Pablo Blanco

Suena el timbre del despertador y son las 4:45 am. El doctor Alexis Bello ya está espabilado para tomar una ducha y, posteriormente, un buen desayuno compuesto de cereales y frutas. A las 5:15 am, y, según el día, recorre una distancia determinada: los miércoles y sábados son 10 kilómetros, los domingos, 21. Como si fuera poco, dos días a la semana visita el gimnasio y ejercita piernas, aductores, brazos y abdomen.
“Ya va, pero no me pongas como que yo soy un veterano del fitness, que después la gente lee esto y se lo cree. Te lo vuelvo a recalcar: yo soy un simple aficionado. Lo hago porque mi rutina de cirujano cardiovascular, prácticamente, me lo exige. Llevo un ritmo de vida con unos horarios muy desordenados; entro a un quirófano y, a veces, son cinco horas de operación y tenemos que mover el almuerzo a la cena o viceversa. Te lo pongo más claro con una metáfora: mi profesión me obliga a ganarle la carrera a la muerte”.

Y vaya que se la ha ganado. El doctor Bello es reconocido como una gran autoridad en materia de cirugía cardiovascular. No en vano preside la Junta Directiva del Hospital de Clínicas Caracas desde 1986, ha ganado ocho veces el Premio Nacional de Cirugía y obtuvo el Premio de Divulgación Científica Manuel Isidro Molina en 2001. Eso sin mencionar que es un apasionado conferencista del Proyecto del Genoma Humano, un tema sobre el que ha ahondado en materia ética, legal y científica. ¿Su personaje favorito? El bioquímico y genetista norteamericano James Dewey Watson, “porque abrió el camino al conocimiento del lenguaje con el que Dios creó la vida”.

New York, New York
Pero no es de genética que vamos a conversar con el doctor Bello, tampoco de procedimientos quirúrgicos y mucho menos de hallazgos científicos. Lo que en esta oportunidad vamos a tratar con él, parte de un hecho simple y significativo: este año correrá por segunda vez en el conocido Maratón de Nueva York, que se llevará a cabo el próximo seis de noviembre. Durante toda la entrevista insiste en que no se le compare con un atleta. No obstante, Alejandra, Luisa, Sofía y “los morochos”, deben estar orgullosos de tener un abuelo que ha practicado más de cinco modalidades deportivas y que a sus 65 años aún se mantiene activo. La solemnidad de la sala de reuniones de la Junta Directiva del Hospital de Clínicas Caracas contrasta con la humildad de un hombre de sonrisa amable.

E. ¿De quién heredó su interés por el deporte?
A.B. “Imagino que de mi papá, Juan Vicente Bello; en vida fue uno de los primeros periodistas venezolanos especializados en la fuente deportiva. Trabajó en medios impresos como La Esfera, El Nacional y, por último, en El Universal. Además, jugó con el equipo de beisbol Royal Criollo y formó comentaristas como Juan Vené, entre otros”.

E. ¿Cuántos deportes ha practicado usted?
A.B. “Como estudié en La Salle, el fútbol siempre fue obligatorio, al igual que la natación. Durante mi época de estudiante de la UCV practiqué softball y beisbol. Pero lo que siempre me llamó la atención fue el tenis y no pude practicarlo sino después de viejo”.

E. ¿Continúa practicándolo?
A.B. “Tuve que dejarlo por una lesión en la rodilla, hace un par de años. Por eso decidí dedicarme a trotar”.

E. ¿Después de una lesión en la rodilla?
A.B. “Es gracioso que todo el mundo me hace la misma pregunta. Siempre aclaro que la lesión se debió a un movimiento de rotación propio del tenis, el cual no tengo que ejecutar mientras corro”.

E. Hay quienes opinan que los ejercicios de alto impacto siempre dejan lesiones...
A.B. “Las lesiones son propias de absolutamente todas las disciplinas deportivas. Eso sin mencionar las propias de las llamadas ‘enfermedades profesionales’; los trompetistas tienen lesiones en los labios, y los periodistas en la muñeca por el constante uso del mouse del computador. Son cosas que se pueden minimizar, más no evitar. Es un desgaste lógico de músculos y articulaciones”.

E. Cuéntenos sobre su experiencia y próxima participación en el Maratón de Nueva York...
A.B. “El año pasado participé por primera vez, junto a mi hijo que vive en Estados Unidos y un grupo de médicos del Hospital de Clínicas Caracas. Llegamos a la meta en cinco horas. Este año, nuevamente, voy con una importante representación de la clínica”.

E. ¿Cuáles son los requisitos y condiciones físicas para participar?
A.B. “Se requiere de un entrenamiento previo mínimo de seis meses. En mi caso trato de correr entre 40 y 50 kilómetros semanales, pero, obviamente, cada quien tiene condiciones físicas distintas y debe adecuarse a un entrenamiento indicado por algún profesional. El maratón tiene varias categorías: están los atletas, los discapacitados y el común de la gente que se anima a participar. En esa última estamos nosotros. Lo ideal es cumplir con tres requisitos básicos: dieta balanceada, ejercicios y suficientes horas de sueño”.

E. ¿Cómo se inscribió?
A.B. “En Venezuela existen sólo dos agencias de viaje autorizadas para tramitar un total de 240 cupos: Oiota y Caurimare. Algunos se sacan el cupo por una lotería que existe gracias a la competencia. Todo esto se puede ampliar en la dirección www.nyrrc.org/ nyrrc/marathon. Ahí, por cierto, aparece registrado mi nombre, por mi participación el año pasado” (risas).

¡Ring! El tono del celular cortó la entrevista, el doctor tendría una operación en pocos minutos. No obstante, el encuentro fue ameno y valioso. Lamentablemente, ese día apenas pudo entrenar: “Hoy corrí nada más tres kilómetros porque teníamos este encuentro”.


Factores de riesgo
Era inevitable preguntarle
a un cirujano especialista
en la materia, sobre los factores de riesgo más comunes
por los que se contrae una enfermedad cardiovascular. Antes de entrar en detalles, arroja datos alarmantes como que en Venezuela muere una persona víctima de un infarto cada 20 minutos. “Hay factores de riesgo no modificables
como el sexo, la edad y la
genética de cada quien.
No obstante, hay otros que sí se pueden modificar y
se ofrecen a continuación”.
El sedentarismo: “Se puede erradicar con el deporte en cualquiera de sus formas. La actividad deportiva ayuda, además, a controlar la tensión y la mente”.
La personalidad tipo A: “Si usted es de las personas que acostumbran a utilizar frases como que ‘el tiempo no le alcanza para nada’ y cree poder hacer ‘todo mejor que los demás’, tiene un 35 por ciento más de posibilidades de sufrir un infarto”.
El cigarrillo: “Es el factor de riesgo más importante de los modificables. Como se sabe,
es una bomba de tiempo”.
La mala alimentación: “Las grasas saturadas traen consigo la obesidad y los altos niveles de colesterol y triglicéridos. Lo básico es tratar de moderar el consumo de las mismas, así como de
las carnes rojas y el aceite”.
Las horas de sueño: “Cada organismo funciona de manera distinta. Siempre se ha dicho, arbitrariamente, que lo recomendable es dormir entre seis y ocho horas diarias, pero esta no puede ser una regla universal. Lo ideal es consultar al médico sobre cuál es el mínimo recomendable, según cada caso”.

 


¡A correr!

A pesar de su insistencia en aclarar que no es un gurú del deporte, Bello nos dio lo que considera las reglas básicas para todo aquel que quiera animarse a trotar, y ¿por qué no?, a participar en el Maratón de Nueva York.

1 Estiramiento y calentamiento: “El calentamiento, en este caso, es un trote a menor velocidad. Lo recomendable son 10 minutos, aproximadamente. Yo primero estiro y luego caliento. Es muy importante mencionar que es vital el estiramiento al finalizar la rutina, ya que es el que va a evitar lesiones posteriores”.

2 Hidratación: “Es fundamental, ya que es la única forma de cumplir con la meta y evitar las lesiones renales o, lógicamente, la deshidratación. Uno debe hidratarse antes, durante y después del ejercicio. En Nueva York, dado el largo recorrido, además de agua se sirven bebidas energéticas y se reparten barras de gel calórico y frutas picadas en pedazos mínimos”.

3 El Método Galloway: “Se lo debemos al norteamericano Jeff Galloway y consiste
en, simplemente, combinar el trote con la caminata rápida. Cada quien lo hace
a su ritmo y según sus niveles de resistencia”.

4 La ropa: “Los atletas profesionales usan casi siempre camisas sin mangas y shorts muy cortos estilo dry fit; sudas y estás ultraseco. También hay que usar medias especiales para trotar, las venden así. Por otro lado, los zapatos deben ajustarse al ancho y largo del pie, especialmente, para quienes hemos sufrido lesiones. En el Maratón de Nueva York es muy usual también el uso de los llamados nasals, que no son más que accesorios que se colocan en las fosas nasales para optimizar la ventilación”.

5 Vaselina: “Para evitar lesiones en la piel debe aplicarse en la entrepierna, los pies, las axilas y en el pecho”.

6 Alimentación: “En la cotidianidad lo recomendable es hacer un desayuno ligero antes de comenzar a trotar, puede estar compuesto de cereales y frutas. Cuando se va a competir en un maratón lo ideal es ingerir, la noche anterior, una cena altamente calórica.
El desayuno del mismo día del maratón debe ser también rico en carbohidratos. Esto debido a que la gran distancia que se va a recorrer demanda al cuerpo una cantidad considerable de calorías”.

7 Terreno y clima: “Lo más cómodo es trotar en terrenos planos. No obstante, para el maratón entrené subiendo cuestas, para incrementar mis niveles de resistencia. El año pasado el clima en Nueva York fue maravilloso, corrimos a 14º centígrados y fue perfecto; al principio un poco frío pero después se entra en calor. Sin embargo, no todo el tiempo es así, a pesar de
ser otoño, a veces nieva, truena y relampaguea”. l

 

 

 

Ver también en 52 aniversario:
- Latidos
- Pobre corazón que no alcanza su cordura
- Flechazo de serenata, flechazo de reggaeton

- La gran invicta: La telenovela
- Descorazonadas: Prensa rosa
- Gente de buen corazón
- Inspirados
- En vos confío
- A lo físico
- ¡A subir el colesterol!
- Después del susto...

- Dieta cardiosaludable
- Moda
- Bazar
- Belleza. Gestos de amor

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso