- Los retos del medio cupón. Cincuenta y a mucha honra
-

Ellos son el alma de la fiesta

-

Éstas son las elegidas

  Detrás de la portada
  Triunfadoras universales
-

La premiación

TENDENCIAS
PROTAGONISTAS
-

Gael entre la ficción y la realidad

- El monitor
  Degustación visual
- Los cinco imprescindibles de...
LA CARACAS DE...
- Eddy Marcano
MODA
-

Heredera modelo

-

Moda en la calle

GASTRONOMÍA
- Francia se come en Cumaná
- Barra libre
VIVIR MEJOR
SALUD
- Pilates. Mente y cuerpo en armonía
BELLEZA
-

Spa para niñas. Las Chicas también quieren divertirse

DECORACIÓN
-

Claves para
elegir un sofá

TECNOLOGÍA
-

Comunicado
en cualquier parte

COCINA
- Dulces con higos
MASCOTAS
-

Liberarse
del estrés

PUNTO Y APARTE
CRIMENES
HOROSCOPO
HUMOR
MENTE Y ESPÍRITU
CRUCIGRAMA
crucigrama.shtml
ARCHIVO
CONTACTENOS

 

Se calcula que 1 millón 147 mil 341 hombres venezolanos experimentan la edad del medio cupón. Eso equivale a 8,2 % del total de la población. No todos ellos pueden decir cómo es la vida a partir de los 50 años. Si se trata de declive o si constituye un punto de avanzada. Sin embargo, varios cincuentañeros famosos -y valientes-dan la cara por sus iguales
POR NÉSTOR LUIS LLABANERO

"El presente es lo único"

foto: natalia brand

Carlos Mata
28 de agosto de 1952, 56 años

"¿Qué te puedo decir yo, que sólo tengo 32 años?", suelta en risa el actor Carlos Mata mofándose de sí mismo. "Básicamente, yo creo que, antes de los 50, tomé la decisión de quitarme lastres de la vida, de vivir en paz, de sacudirme de cualquier síntoma de culpas, de no perder más tiempo ni con eventos ni con gente ni con sitios ni lugares ni hacer cosas en las cuales no aporto ni me aportan nada importante. También tomé la decisión de frecuentar más a los amigos de verdad, y de evitar hacer las cosas sólo por los compromisos, de leer sólo los libros que más me gustan, así los haya leído desde mi adolescencia, como El conde de Montecristo, o Mi último suspiro, de Buñuel. Tomé conciencia de haber invertido más de la mitad de la vida viviendo del pasado inmediato o lejano, o viviendo la angustia de un futuro incierto que no controlas. Todo eso da conciencia del presente. Y no es teoría sino ponerlo en práctica. El presente es lo único que cuenta, es tan importante que asumes no perder más tiempo, ni la vida, en cosas que no te interesan. Creo tener más calidad de tiempo con mis hijos, con mi novia, vivo con absoluta más libertad, y soy menos riguroso conmigo. Se dio de forma natural, no fue que llegué a una edad y me dije: 'ahora tienes que pensar así'. Fui viendo que había desperdiciado parte de mi vida con gente que no valía la pena en mis términos. Por eso hoy es muy raro que me vean en un coctel. He confirmado que lo único que ha salvado mi vida es el sentido del humor. Lo importante realmente es lo que a ti te suena. Yo no creo en esa 'literatura de aeropuerto' (autoayuda), sin ofender a nadie, no es que sea mala, pero la gente toma eso como la cultura. Es lo mismo que esa gente que va al teatro una vez y ya cree que se puso la vacuna de la cultura. A todo eso le huyo como a la peste. Como también le huyo a las religiones entendidas como portadoras de la verdad. Creo en el constante cuestionamiento y en la búsqueda de sentirte mejor contigo mismo, porque he visto que te haces libre el día en que logras aceptarte como eres, sin enjuiciarte".

¿Cuántos hay en Venezuela?
Según el Instituto Nacional de Estadística, Venezuela tiene una población de 28 millones 66 mil 761 ciudadanos. Los hombres que transitan el camino de los cincuenta representan 8,2% de ese total. El INE, organismo que resume el país en cifras, revela en su informe más actual que en Venezuela hay un millón 147 mil 341 hombres con edades comprendidas entre los 50 y los 59 años.
De forma específica, advierte que antes de finalizar el año habrá 629 mil 728 venezolanos entre 50 y 54 años; y 517 mil 613, entre los 55 años y los 59 años de edad. Las cifras se proyectan hasta el año 2015, cuando las estimaciones indican que los cincuentones serán así: 794 mil 559 entre 50 y 54 años; y 636 mil 640 entre 55 y 59 años. En comparación cuantitativa, las mujeres, en esos mismos renglones, resultan ligeramente superiores. En Venezuela, de acuerdo con el INE, hay un millón 174 mil 613 mujeres

"Soy un cincuentón interesante"

foto: cortesía venevision

Franklin Virgüez
1° de octubre de 1953, 55 años

"Para que sepas, me preparé para cuando llegara a los cincuenta desde que tenía cuarenta. Me casé el mismo día de mi cumpleaños con Dulce, y siempre pensé que cuando llegara a la edad del medio cupón, eso no iba a repercutir en mí psicológicamente. No fue verdad, repercutió, me deprimí muchas veces, empecé a darme cuenta de que las ofertas de trabajo mermaban, de que el esfuerzo físico en el gimnasio era cuádruple, de que cuando tomaba agua subía de peso -exagero-, de que ahora en vez de dos es uno, de que ya no pienso tanto en eso, antes sí; en fin, los cambios físicos son inevitables y la lucha por verte bien es titánica. Afortunadamente existe la cirugía plástica y eso ayuda mucho, sino pregúntale a Mimí Lazo. Pero cuando pasas la línea de la depresión comienzas a sentirte mejor. Mi psicólogo me decía cosas como ésta: 'Mire Franklin, usted es un hombre exitoso, vivió una vida profesional que aún no acaba, tiene una familia bella, unas hijas brillantes, una esposa profesional que lo ama, sigue trabajando como actor y como periodista; es decir, es un comunicador que vive de su trabajo en Estados Unidos, aquí lo respetan, allá en su país ni hablar, lo quieren, usted ha sido un hombre de éxito'. ¿Y sabes qué?, es verdad. Definitivamente he sido exitoso en las diferentes décadas que me ha tocado vivir y no acaba con los diferentes matices que impone la edad. En conclusión, soy un cincuentón interesante y todavía me veo muy bien, la vida la admiro a través del cristal de esta década que vivo, que impone un ritmo y su propio análisis".

Comienzan los miedos
El psicólogo Leoncio Barrios habla desde su perspectiva profesional y desde la personal, pues forma parte de la aludida generación. "La publicidad promueve la idea romántica de los 50: la edad otoñal, la de oro, la de los sueños cumplidos. Sin embargo, la cosa puede ser más dura de lo que uno se imagina. Comienza un declive físico -anunciado casi generalmente por la presbicia- y el social que se decreta con la jubilación. Esto lo digo a pesar de una premisa: cada quien vive su edad desde su propia experiencia. Y una convicción, la edad no es tanto biológica, sino psicológica, de actitud. Hay treintañeros, sesentones y cincuentones que son veinteañeros, con lo cual no me refiero a lo ridículo que puedan verse sino al entusiasmo y energía con que pueden vivirse esas edades".
Para Leoncio Barrios, a pesar de la mejor disposición que se tenga a los 50, y de que se asuma que las sienes canosas e, inclusive, la calva, son atractivas, es un tiempo de amenazas y miedos. "Los riesgos físicos se hacen más reales que nunca como los del corazón, la próstata y el pene. A lo mejor muchos cincuentones no se preocupan por la tensión arterial o el colesterol, y aunque a los 50 es temprano, allí comienza ese miedo. Y lo otro es que en Venezuela se excluye tempranamente a la 'gente de edad'. Se les deja sin oportunidades en los trabajos, en los sitios públicos o en los espacios para la diversión. Esto lleva a una autoexclusión por miedo a ser mal visto, rechazado o estigmatizado. Quienes pasan los 50 saben que al llegar a los 60 no sólo estarán retirados del trabajo sino prácticamente de la vida social, lo cual es una gran tontería tanto personal como de la sociedad".

"Me siento útil y productivo"

Jean Carlos Simancas
17 de julio de 1949, 59 años de edad

"Creo que, como todas las décadas, cada vez que se acerca un año de vida hay como un susto de un cambio de tiempo y de actitud. Sin embargo, cuando uno llega se da cuenta de que no duele, es como esas inyecciones a las que les tienes miedo, pero luego te das cuenta de que el miedo no se justificaba. Cuando llegué a los 50 empecé una década más y un tiempo más. Si hablo de beneficios, hay que sumar la suerte de haber llegado a un cruce de otra etapa sintiéndome saludable. Me siento útil y productivo, y, además, con una reflexión más calmada ante la vida. Un artista siempre recibe la vida y los nuevos proyectos con pasión. Pero, ahora, siento que no todos los proyectos son un gran reto, sólo algunos se convierten en desafíos. Lo digo porque cuando uno está muy joven todos los proyectos, o cada acción, son como una gran aventura; en cambio, cuando llegas a esta edad seleccionas qué retos son fundamentales y vas dosificando tu pasión, inclusive tus esfuerzos".

Entre célula y cédula
El doctor Juan Carlos Méndez, especialista en Medicina Antienvejecimiento, dice que el fenómeno hormonal a partir de los 50 años es paulatino y no tan brusco como en las mujeres; pero, psicológicamente, los hombres generan una resistencia al cambio. "Ellos procuran mantener una actitud joven, fuerte y viril, aunque en los testículos ha comenzado el fenómeno de la andropausia (pausa de los andrógenos). Lo más importante para lograr una mejor y mayor calidad de vida es seguir las cinco claves de la longevidad: una alimentación sana antienvejecimiento (cambiar los hábitos de alimentación a través del consumo de carbohidratos integrales de moderado índice glicémico en el desayuno; proteínas con vegetales en el almuerzo y ensaladas con proteínas en la cena; más algunas meriendas proteicas. Luego, una actividad física regular, mínimo tres veces por semana, y una hora por sesión. En tercer lugar, un descanso reparador y recreación periódica, gracias al sueño de hasta ocho horas y vacaciones periódicas. En cuarto lugar, una actitud mental y emocional positiva frente al estrés cotidiano, aprendiendo continuamente, cultivando el humor sano y desarrollando una espiritualidad profunda. Y, por último, un ambiente armónico de familia y trabajo, donde se generen lazos de amistad verdaderos y cuidando nuestro medio ambiente como una forma de expandir ese bienestar personal".

"El medio cupón son los 35"

foto: natalia brand

Javier Vidal
23 de abril de 1953, 55 años de edad

"Para mí fue más traumático llegar a los 40", dice el actor Javier Vidal, para quien el llamado 'síndrome de los 40' le hizo pensar que no había hecho nada importante en su vida, que era un mediocre, que se le estaba escapando la vida por los dedos, lo que se llama el propio rollo existencialista. "En cambio, a los 50 me lo tomé de manera muy tranquila, me siento muy estable, desde el punto de vista de pareja, de comunicación con mis hijos, y desde el ámbito económico no es que sea voyante, pero estoy tranquilo. Yo creo que debe ser una cosa que definen como madurez, que te dan los años, uno siente que la experiencia que uno vive es para algo. No me atoro. Si no he hecho las cosas que he hecho es porque no tengo que hacerlas ya. Es una falacia pensar que los 50 son el medio cupón, el medio cupón son los 35. Y no es que me esté vengando. A mí me queda menos de la mitad de la vida por delante y supongo que pensar así, con tanta determinación, forma parte de estar en los cincuenta. Pero yo me siento con mucha menos angustia existencial que la vivida en los 40, porque mi rollo terminó como a los 43. Me siento en el punto de mi relación con mi pareja y con mis hijos en el centro; en el teatro paso por uno de mis mejores momentos y de la televisión no me quejo, a pesar de que es una máquina devoradora del fundamentalismo de la juventud y la belleza. Sin embargo, yo aún estoy activo".

La preparación muscular
El preparador físico Julio Martínez invoca el músculo del optimismo para decir que "en el área del ejercicio, no hay límites por razones de edad. Siempre he pensado, y mis años de experiencia como entrenador personal me lo demuestran, que el primer gran paso es convencerse de que uno es capaz de poder hacerlo. Por supuesto, comenzar a esa edad en un gimnasio no es igual que comenzar a los veinte, porque los años no pasan en vano. Sólo hay que buscar equilibrio entre las necesidades y las posibilidades reales. A esa edad, por lo regular, no se busca el desarrollo muscular sino la fuerza fisiológica para que el paso de los años no haga peso en los músculos. Como los años van deteriorando el cuerpo, se recomienda hacer trabajo de fuerza, pesas libres y ligas para tonificar la masa muscular. No hay que olvidar que antes de cualquier rutina es aconsejable una evaluación física, relacionada especialmente con lo cardiovascular, que es el área de mayor riesgo a esa edad. Es importante conocer con cuáles valores está funcionando el organismo, sea colesterol, triglicéridos o azúcar. El ejercicio de fuerza podría ser una condición limitante en los hipertensos, pero con un programa de entrenamiento y el riguroso seguimiento, pueden iniciar rutinas bien dirigidas. Para mí el ejercicio físico es una droga y de las mejores para afrontar y mejorar la calidad de vida, independientemente de la edad que se tenga".

"Viví una juventud maravillosa"

 

Félix Loreto
20 de abril de 1950, 58 años de edad

"Cuando cumplí 50 años tenía en mente celebrarlo, porque era medio siglo, la mitad de la vida, estaba emocionado, me sentía y me siento muy bien físicamente. No pude hacer la fiesta por la muerte de una hermana, diez días antes de mi cumple. Ya tengo 58 años y claro que sí se han producido cambios. A veces me canso por cosas que no me cansaban, y me digo: 'pero si tengo apenas cinco años más de los que tenía'. Pero es que cada año pesa distinto a cuando tienes 32 años. Incluso a los 40 no notas cambios, pero después de los 50 sientes que cada año cumplido suma una deficiencia más. Yo lo viví, sobre todo, después de los 55. Sin embargo, la vida es mucho mejor, más razonable, ecuánime, tengo una relación extraordinaria con los hijos, con la profesión, creo tener una visión más clara, más bella, más tranquila y con tiempo para las cosas que se distraen cuando el físico está en el esplendor. Yo noté el paso del tiempo porque me empezaron a hacer outs, cuando antes robaba muy bien las bases en mis juegos de béisbol. Antes jugaba Clase A, ahora Clase C, que incluye a quienes tienen más de 50. Lo que yo puedo decir es que básicamente hay que comer sano, sin grasas, no excederse en el azúcar ni la sal, comer de todo pero balanceado. Yo hago los aeróbicos requeridos para el calentamiento del béisbol, voy al gimnasio, me monto en la caminadora, hago mis máquinas, tuve además un pasado como atleta en representación del Distrito Federal, en atletismo, salto alto, lanzamiento de jabalina y voleibol. Viví una juventud maravillosa".

En torno a la sexualidad
La doctora Rosaurora Cárdenas, médico sexóloga del Centro de Investigaciones Psiquiátricas, Psicológicas y Sexológicas de Venezuela, aborda desde su perspectiva la condición del cincuentón. "Socioculturalmente, el varón que tiene esa edad, por lo general, está estable en su economía y en el matrimonio. Fisiológicamente, puede empezar a observar retardo en el período refractario entre una eyaculación y la siguiente erección. Si a los 30 años sólo esperaba 15 minutos entre una y otra eyaculación, ahora puede activarse en dos horas. Se observan las primeras disfunciones eréctiles, y hay quienes comienzan a pararse varias veces de la cama para ir al baño a orinar durante las noches de sueño. Lo aconsejable es prevenir, no empezar una vida sana a los 50 sino desde temprana edad. Eso incluye alimentación balanceada y ejercicios tres veces por semana, pues todo contribuye a evitar la diabetes o la hipertensión, y ya con eso se gana 60% del terreno para evitar problemas de disfunción. Después de los 45 años se recomienda la revisión de próstata. Hay que recordar que el sedentarismo o el tabaquismo son factores que llevan a padecer de disfunción eréctil".

 

Ver también en Encuentros:
- Ellos son el alma de la fiesta
- Éstas son las elegidas
- Detrás de la portada

- Triunfadoras universales
- La premiación

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso