- Justin Timberlake: Sexy regreso.
- El monitor se pasea por el teatro.
-
Independientemente de Hollywood.

CRONICA
- Nostalgia
del chichero
- Jean Paul Leraux
"Soy un francés de Guatire"
- Yorlis Domínguez es Maroa
- Caracas
en la ruta del mangle
SALUD
- Sube
la temperatura
BELLEZA
- A la cama
sin presiones
TENDENCIAS
- El arte
de empacar
COCINA
- Aguacates relenos
MASCOTAS
- Curiosidades
del mundo animal
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
 
Al mal tiempo buena cara
 

“Nadie alcanza una meta en un solo intento, ni la perfección en una sola rectificación, ni alcanza altura en un solo vuelo. Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces. Nadie recoge la cosecha sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y arar y abonar mucha tierra. Nadie llega a la otra orilla sin haber hecho muchos puentes. Nadie deja el alma lustrosa sin el pulimento diario de la vida. Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía lo imposible. Nadie reconoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir. Nadie encuentra el pozo del agua hasta caminar por muchos días en la sed del desierto. Pero nadie deja de llegar cuando se tiene la claridad de una meta, cuando se tiene voluntad y se tiene la certeza de la abundancia de la vida. ¡Confía en ti, sonríe y sigue adelante!”.

La mayoría de las veces afrontamos la vida con una actitud derrotista y pesimista. No nos damos cuenta de que nuestra cara refleja un estado de animo bajo y negativo, sino hasta que otra persona llama nuestra atención al respecto.  Llevamos el entrecejo fruncido, la boca apretada, los ojos semicerrados, generalmente mirando al piso o mas allá…  como si estuviéramos ensimismados en nuestros problemas y preocupaciones. Sintiéndonos de esta manera no podremos superar los momentos difíciles, mucho menos conseguir nuestro bienestar y éxito personal.

¡Es posible superar las bajadas emocionales! Deja de buscar culpables o responsables de tu malestar y decide asumir la responsabilidad de tu estado emocional, haz algo concreto para sacarte a flote y mantenerte la mayor parte del tiempo en la superficie de la vida.  No permitas que lo que sucede a tu alrededor con una cierta intensidad, y que la mayoría de las veces no depende de ti, te afecte, o te haga perder el optimismo, la confianza y la sonrisa. Ahí donde estás…  prueba cerrar los ojos por un par de minutos para recordar algún evento especial, feliz o divertido que hayas experimentado en tu vida, conéctate a los sentimientos que tuviste en ese momento y verás cómo automáticamente sonríes sin pensar.

¿Cuántas veces a lo largo de un día, te sonríe la gente? ¿Cuántas veces eres tu el que sonríe, inclusive si las otras personas se muestran serias y distantes?  ¡La sonrisa es la forma mas barata de iluminar el mundo! Y es posible que en este momento estés pensando en que no tienes un buen motivo por el cual sonreír.  Si es así, con más razón debes esforzarte en dibujar una sonrisa en tu rostro, para aflojar los músculos faciales y relajar la tensión que te hace apretar los dientes día y noche, y que mantiene tu frente y el entrecejo arrugados.

Cuando sonríes, tu cerebro reconoce el movimiento de los músculos de la cara y los asocia a emociones positivas y placenteras, estimulando así la producción de endorfinas en tu cuerpo. Con la práctica de la sonrisa, tu estado de ánimo mejorará y te será más fácil cambiar tu actitud.

Recuerda que el futuro no ha llegado todavía y que no esta definido, por lo tanto no tiene sentido preocuparse por él. Suéltate del pasado especialmente si éste fue negativo, toma la decisión de vivir en el presente. Cambia tu actitud, sonríe, llena tu mente de ideas y pensamientos optimistas, y actúa en coherencia con ellos. De esta manera estarás participando en la construcción de un futuro positivo, diferente y mejor para ti y para todos.

Para poner buena cara
Usa el sentido del humor. Es muy importante aprender a reír a carcajadas y a conectarnos con el lado divertido que también tiene la vida.  Aprende algunos chistes para compartir y dale rienda suelta a tu sentido del humor.  Déjate contagiar por tus amigos mas divertidos.

Actúa con entusiasmo.  Sacude físicamente de ti, el desanimo y el pesimismo, moviendo tu cuerpo al aire libre y exponiéndote un poco al sol. Retoma el entusiasmo y ponle pasión a cada movimiento y acción.

Cuida tu jardín interior. Fortalece tu espíritu y mantén tu balance leyendo libros positivos, escuchando música rítmica, alegre y brillante que levante tu ánimo, realiza actividades manuales y creativas que distraigan tu mente y renueven tus pensamientos.

Rescata momentos agradables. Recuerda experiencias positivas, llenas de felicidad y entusiasmo. Revisa las fotos de los buenos tiempos, mira películas familiares de celebraciones especiales cargadas de alegría, sonrisas y buenos sentimientos. Llénate de ellos.

Estírate y mueve tu cuerpo. No te quedes quieto, tenso y apretado…  vamos suéltate un poco, ponte en movimiento, camina, haz ejercicio, ponte en actividad, sobre todo si ésta te divierte, te gusta o te hace sentir muy bien.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!

 

Preguntas y respuestas

ESTIMADA MAYTTE: Me cuesta mucho hablar bien de lo que hago, sobre todo en el trabajo, donde veo a otros compañeros que venden muy bien lo que hacen y son reconocidos por ello. Mientras que yo, trabajo mucho, soy responsable y he solucionado varios problemas que tenían detenido un proyecto muy importante y nadie lo reconoce.  Sé que debería hablar de esto en las reuniones de equipo, pero siempre me quedo callado. ¿Qué puedo hacer para superarlo? L. C. B.

Hay personas que continúan esperando que los demás, reconozcan y valoren su esfuerzo, trabajo y cualidades, mientras tanto se lamentan de la poca suerte que han tenido, sintiéndose inferiores a los otros en la mayoría de los casos. Estoy segura de que tú, sabes que tienes muchas cualidades pero no las reconoces, entonces ¿cómo esperas que te reconozcan los demás?.  No se trata de ir por ahí hablando todo el tiempo de ti y de lo exitoso que eres, pero si es necesario que aprendas a hablar acerca del trabajo que realizas, sobre las dificultades que enfrentas y como vas a resolverlas, dando importancia al esfuerzo que has realizado y a tus logros.  Profesionalmente, es necesario mostrar nuestros resultados y el éxito alcanzado, para vender nuestra eficiencia y profesionalismo.   Refuerza la confianza en ti mismo y en tus capacidades, fortalece tu estima reconociendo tus valores y talentos, mejora tu actitud y no temas lucir como una persona creída. Hacerlo con seguridad y naturalidad, les permitirá a otros conocerte mejor y valorarte más.

HOLA, MAYTTE. Ultimamente he tenido unos días muy difíciles… me pasa de todo, hasta el punto en que pienso que no tengo suerte y que mejor me quedo quieto y no hago nada porque me da miedo que todo me salga mal.  Yo nunca he sido una persona pesimista, pero no sé qué pensar, ni como puedo salir de aquí. ¿Me puedes decir algo? R M.

Recuerda que todo pasa y que cada momento representa una oportunidad para solucionar o superar cualquier situación por más difícil que ésta sea. Disponte a volver a comenzar y toma la decisión valiente de dejar atrás el recuerdo de todo lo vivido, no permitas que te afecte hasta el punto en que disminuya tu optimismo y te robe la confianza en ti mismo y en tu capacidad de salir adelante. Reconoce tus errores y aprende de ellos, haciéndolos parte importante de tu aprendizaje. Presta más atención a lo que haces y cuida los detalles. Cambia tu actitud, llénate de ideas y pensamientos positivos. Evita sentirte víctima de la vida o de los demás. No pierdas la sonrisa y el optimismo.  Ponte una meta nueva y elabora un plan que te permita conseguirla paso a paso. Si piensas y actúas de esta manera, podrás volver a empezar y convertir toda esta experiencia en tu aprendizaje. La suerte se la construye uno mismo, así que ¡llénate de entusiasmo y ponte en acción, no pierdas tiempo!

HOLA, MAYTTE. Me siento muy feliz porque en dos semanas me voy a casar con mi novio después de tres años de relación.  Nos queremos mucho y somos mejores amigos, me gustaría que me dieras algunas claves para mantener el amor y la relación que llevamos. ¡Quiero que sea para toda la vida! N.B.

¡Les deseo toda la felicidad! Estoy segura que con todo ese entusiasmo, la buena disposición y el amor que sienten el uno por el otro, podrán compartir una vida feliz. Lo más importante después del Amor, es creer que la vida en pareja es posible y que puede ser muy enriquecedora y placentera. Algunas claves para mantener encendida la llama del amor son: Cuidar el uno del otro, que ambos estén dispuestos a apoyarse y acompañarse en todo momento.  Mantener una buena comunicación, recuerden que es una calle de doble vía, donde es tan importante hablar como escuchar.  Ponerse en el lugar de la pareja, para comprender mejor la posición y el punto de vista del otro.  Cuidar los detalles, evitando caer en la pasividad o en la rutina, teniendo gestos que le recuerden al otro lo importante que es para nosotros.  Mantener la ternura, espacio para las caricias, las frases cariñosas y amables, las palabras de reconocimiento y las expresiones de amor.  Respetar sus diferencias, pues cada uno de nosotros tiene su identidad, reconocer las diferencias y aceptarlas, nos hará sentir queridos. Mantener la confianza y el respeto, la fidelidad y el buen trato, hará que experimenten el placer de la mutua compañía. ¡Felicidades!

maytte@maytte.com

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso