- María Rita: Con luz propia.
- El monitor se pasea por la televisión por cable.
-
El dato: Fotografía en el Hatillo. El flash: Música a beneficio.

 CRONICA
- La crisis de los 50
- Jóvenes animadores
¡Que se salve
el que pueda!
- Scarlet Linares "Soy netamente feminista"
- Senosalud
Gestos que salvan vida
SALUD
- Hombres temblad
DECORACION
- Llegó el desorden chic
MODA
- Todas al brazo. Pulseras
COCINA
- La cocina griega
MASCOTAS
- Consulta
con el especialista
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
 
Hacerlo y hacerlo bien
 

“Juan trabajaba en una empresa hacía dos años, nunca había sido amonestado y cumplía su trabajo con normalidad. Cierto día, buscó al gerente para hacerle un reclamo:

-Señor, trabajo en la empresa hace dos años, pero siento que usted me ha dejado de lado. Mi compañero ingresó hace solo seis meses y ha sido promovido a supervisor. Y mostrando cierta preocupación le dijo: -Juan, antes de contestarte quisiera que me ayudases a resolver un pequeño problema. Quiero dar fruta en el almuerzo de hoy. Averigua en la tienda de enfrente si tienen frutas frescas. Juan se esmeró en cumplir el encargo y en cinco minutos estaba de vuelta.

-Sí señor, tienen naranjas para la venta.

-Y ¿cuánto cuestan?

-Disculpe pero no pregunté.

-OK. ¿Viste si tenían suficientes naranjas para todo el personal?

-Tampoco pregunté eso.

-¿Hay alguna fruta que pudiera sustituir la naranja?

-No lo sé señor, pero creo que...

-Bueno siéntate un momento.

El gerente cogió el teléfono y le encargó al compañero de Juan y en diez minutos estaba tocando la puerta. El gerente le preguntó:

-Bien Fernando, ¿qué noticias me traes?

-Señor, en este momento tienen naranjas, las suficientes para atender a todo el personal, pero si prefiere, en media hora están llegando melones y mangos. Aquí tiene la lista de los precios de cada fruta y me dicen que si compro por cantidades, nos darán un descuento. Dejé separadas las naranjas, pero si usted escoge otra fruta, debo regresar para confirmar el pedido.

-Muchas gracias, Fernando.

-Entonces se dirigió a Juan que aún seguía allí:

-Disculpa Juan, ¿en que estábamos?

-En nada señor, con su permiso”.

Este relato nos recuerda, que hay muchas personas que se conforman con hacer el mínimo que se les pide, sin atreverse a ir más allá con la intención de aportar y mostrar excelencia y pasión en su trabajo.

El mundo se ha contagiado por una enfermedad llamada mediocridad, queremos tenerlo todo sin hacer esfuerzo alguno: riqueza, amor, salud, figura… Y además, rápido, fácil y sin riesgo. Tenemos que recuperar la conciencia, de que sólo a través del esfuerzo (trabajo y voluntad) podemos alcanzar las metas cualesquiera que ellas sean.

El fracaso tiene mil excusas y el éxito no requiere explicación. El mediocre siempre está buscando una justificación para su fracaso, para asumir el papel devíctima. Evitemos decir: “Ese no es mi problema” o “A mi no me pagan para hacer eso”. Digamos: “¿Qué puedo hacer para resolverlo?”, “Yo me encargo, yo puedo hacerlo”. Aprendamos a ver una oportunidad donde antes sólo veíamos un problema. Pensemos: “Es difícil, pero se puede hacer”, y no: “Se podría hacer, pero es muy difícil”. Hay una gran diferencia.

Algunas de las características básicas de las personas exitosas son: No suponer, ir siempre un poco más allá, realizar su trabajo con excelencia, hacer más de lo que le pagan por hacer, ser perseverantes, comprometidos y responsables… Esto los convierte en personas triunfadoras y plenas.

Vale la pena seguir haciendo el esfuerzo de hacer las cosas con excelencia, a la larga siempre paga y hace que la prosperidad y el bienestar se mantengan junto a nosotros.

Vive la diferencia, entrega siempre lo mejor de ti sin límites y con entusiasmo, así la abundancia lloverá para ti. Cuando alguien te pida que lo acompañes un kilómetro, acompáñalo dos.

No creas que te estafan si haces más, por el poco dinero que te pagan, la vida que es justa y se encargara de hacerte sentir recompensado con creces en el futuro. Recorrer un kilómetro más es un privilegio, y deberás hacerlopor iniciativa propia; no lo evites, pues si lo haces la responsabilidad de tu fracaso será enteramente tuya.
No seas parte de esa mayoría que siempre busca el camino fácil, el atajo, la llamada de la suerte que llegará en cualquier momento y sin tener que trabajar; porque en un universo donde nada es gratis y todo obedece a una ley de merecimiento, quienes esperan que así sea, se encontrarán perdidos para siempre.

¡Huye de la mediocridad y aspira a una vida mas digna y feliz!

Herramientas:
l Siempre da un paso más allá: Haz siempre más de lo que se te pide o se espera de ti. Busca las herramientas, el conocimiento o la forma de alcanzar tus metas.

l No seas conformista: Ciertamente aspirar a más sin estar preparados para disfrutarlo y sin saber si vamos a poder manejarlo puede ser equivocado, pero permanecer estancados sin atrevernos a conseguir nuestro éxito y realización personal puede ser muy frustrante.

l Evita suponer: Si imaginar lo que puede suceder, lo que te van a responder, o lo que vas a obtener producto de tu esfuerzo, siempre va a acompañado de una imagen negativa, te sugiero que evites suponer y te asegures antes de tomar una acción.

l Hazlo con excelencia: Siente amor por lo que haces, cuida los detalles, reconoce el valor y la importancia de que lo que estás haciendo y concéntrate siempre a hacerlo de la mejor manera.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar bien!

Preguntas y respuestas

MAYTTE, no sé por donde empezar, el caso es que mi hermana siempre tiene toda la atención de la gente, para mi mamá es la mejor hija, en el colegio es popular y todo el mundo la quiere, tiene muchos amigos y amigas, todos la invitan a fiestas y reuniones, mientras que a mí no. Yo sé que no soy fea, pero mi papá dice que soy muy introvertida y un poco amargadita. Yo me siento bien, pero en el fondo creo que soy tímida y no tengo la alegría de mi hermana, además fui muy enferma desde pequeña, ¿cree Ud, que ese sea el problema? K. G.
Querida amiga, tienes que animarte, olvídate de tus tristezas, lo mejor de tu vida está ocurriendo y es demasiado corta para perderla amargada por pequeñeces. Lo primero que tienes que hacer es aumentar tu estima y sobre todo tu entusiasmo por la vida.
A partir de mañana vas a comprometerte contigo misma, a dar lo mejor de ti, a ser una persona divertida y simpática; esto sólo depende de tu decisión y del cambio de actitud. Te sugiero que sonrías y muestres tu mejor cara, mira a los ojos, muestra entusiasmo, aprende a tener buen humor y a ser flexible. Evita ser susceptible y deja de fijarte en los detalles para interpretarlos siempre como una falta de aprecio hacia ti. Lo más importante es que no te compares con tu hermana ni trates de imitarla, pues tú eres una persona diferente, única y especial, dispuesta a aprender a desarrollar y expresar sus talentos y cualidades con confianza y seguridad.
Vamos, suéltate, sé natural, atrévete a ser tú misma y deja que tu simpatía te conecte con la gente; esto hará que te sientas bien y que los demás también se sientan bien contigo.


HOLA MAYTTE: ¿Cómo estás? Quiero pedirte un consejo, tengo un hijo de 3 años, al que le dan unas rabietas, se tira al piso, llora, grita… especialmente si estoy hablando con alguien y no sé qué hacer para evitarlo. Pensé que se le quitarían con el tiempo, pero creo que se está poniendo peor, ¿Qué puedo hacer? CE.S.
Generalmente el niño llora y grita porque de esta manera recibe atención inmediata. Las pataletas suelen darse entre el primer y el tercer año de vida, y desaparecen cercano al cuarto. Son varias las causas que pudieran originarlas, a algunos les falta movilidad, no logran hacerse entender, tienen poca noción del tiempo, o quieren toda nuestra atención…
¿Qué puedes hacer? No le grites tú, háblale utilizando un tono de voz natural, mira para otro lado, alaba algo que el niño haya hecho o que distraiga su atención. Ignora las conductas que quieras eliminar, puede resultar más eficaz reconocer el comportamiento positivo que castigar y amenazar por el negativo.
Evita las situaciones que desencadenan las rabietas como el cansancio, el hambre o la sobreestimulación. No extiendas demasiado el tiempo de compras, no le cambies de repente su horario de comida o de sueño.
Si el niño ya tiene cuatro años y las pataletas continúan, aíslalo en algún lugar de la casa y dile que se quedará ahí hasta que se calme. Lo más importante es que tú como mamá mantengas la calma, de manera que al notar que no te afectas busque otros mecanismos de relación contigo.



QUERIDA MAYTTE, me encantan tus artículos y los colecciono, aprovecho para preguntarte ¿cómo puedo conseguir algunos que me hacen falta? Bueno, mi problema es que tengo una compañera de trabajo que se pasa el día quejándose y protestando por todo. No sé cómo hablar con ella, pues siempre está de malhumor y contesta de forma agresiva. No hay forma de animarla, por más que le insistimos que cambie su actitud. ¿Qué puedo hacer? D.M.P.
Hay personas que nos amargan la vida con su discurso negativo, pareciera que tienen más tragedias que los demás, todo les parece mal, nada les acomoda y sufren por cualquier pequeñez; lo peor es que a veces nos dejamos afectar y contagiar por su comportamiento. Es muy importante que aprendamos a tratarlas antes de que nos sigan afectando. Tal vez todo mejore si aceptas como es a tu amiga y dejas de insistirle en que cambie su actitud, ya que es posible que con tus atenciones estés reforzando su malestar.
Evita preguntarle como está, habla con ella de cualquier otro tema que no sea personal y si quieres hacerle una invitación y su respuesta es negativa, acéptala sin hacer ningún comentario o mostrar que te afecta de alguna manera.
Cuando una persona lo ve todo negativo, intentar convencerla de lo contrario puede que no funcione. ¡No permitas que te contagie con su pesimismo! La mejor manera de ayudarla es con tu ejemplo y actitud, dale tiempo, es posible que lo necesite para verse a sí misma y tomar la decisión valiente de cambiar.

maytte@maytte.com

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso