- ¿Adónde vas matador?
- Ritmos alternos


CRONICA
- No, sin mi Chemisse
- Especial Moda Brasil
- Seducidos por Madredeus
- Me muero por hacer cine
SALUD
- El déficit
de atención un diagnóstico delicado

-
Por el mar la vida es má sabrosa
BELLEZA
- Lo último
NUTRICION
- Apúntale al verde
GASTRONOMIA
- Bloody Mary
la biografía no autorizada
COCINA
- Canelones fríos
MASCOTAS
- Día de los animales
 CRIMENES
 HOROSCOPO
 HUMOR
 MAYTTE
 CRUCIGRAMA
 ARCHIVO
 CONTACTENOS
 
revista Estampas
 






La utopía de transformase en un cineasta venezolano puede hacerse realidad gracias al aprendizaje formal o autodidacta, el ingenio, el sentido de la oportunidad y las ganas. El camino no es fácil, pero con astucia puede transitarse dignamente. Pablo Blanco

El  séptimo arte despierta pasiones en todo el mundo. Y como parte del mundo  nuestra geografía está llena de mentes que alguna vez en su vida han soñado con hacer una película. Los veteranos en la materia relatan con orgullo que nunca tuvieron un instituto donde aprender su oficio y que, sin embargo, salieron adelante en sus proyectos fílmicos. Es como para pensar que las nuevas generaciones, mal que bien, la tienen “fácil”, dadas las diversas opciones académicas con las que cuentan. De hecho, según varios entrevistados para este reportaje, se vivirán buenos tiempos para los jóvenes talentos del séptimo arte criollo, gracias a aspectos como la modificación de la Ley de la Cinematografía Nacional —que en teoría está haciendo proliferar producciones emergentes— y el repunte del formato digital (del que se vanagloria una inversión monetaria relativamente accesible). Para comprobar si el panorama es tan paradisíaco como se pinta no queda otra opción que intentarlo. Para ello, he aquí un cortometraje impreso que tiene como protagonistas a los centros de formación (que sobreviven en medio del tema presupuestario), y algunos datos relacionados con el cine hecho en este país. Como actores invitados están esos personajes que por planificación, herencia o carambola, forman parte de esta industria, que ya cumplió sus 109 años.  

Primer plano: EMA

La Escuela de Medios Audiovisuales (EMA) de la Universidad de los Andes es citada por muchos como una muy buena alternativa para el aprendizaje del cine. Funciona formalmente desde 1998. Su pénsum contempla cinco años de estudios: cuatro semestres del ciclo básico y seis semestres de especializaciones en: sonido, fotografía, producción y realización. La evaluación final contempla la entrega de un trabajo audiovisual. A pesar de la alta demanda su capacidad física no supera los 50 cupos. Entre otros, este recinto ha “parido” jóvenes talentos como Nascuy Linares, un cortometrajista que, además de docente de esta academia, se ha encargado de musicalizar filmes como Habana Havana de Alberto Arvelo y Maroa de Solveig Hoogesteijn. La EMA surgió, inicialmente, a principios de los noventa, pero problemas con de índole presupuestario postergaron su apertura. 

Plano secuencia:
Escuela de Cine y Televisión


Está ubicada actualmente en Los Caobos y fue fundada, hace 23 años, por María Cristina Capriles. Tiene una capacidad de 80 cupos. Su sistema de estudios conforma cuatro trimestres (aproximadamente, un año). Las materias son teórico–prácticas y la tesis comprende la realización de una película en formato DVD, acompañada de un informe que debe incluir la preproducción, producción y postproducción de la misma. Se ofrecen también talleres libres de corta duración, mejor detallados en el sitio web http://www.escinetv.org.ve. Un alumno sobresaliente de este instituto es Alfredo Hueck, quien con su cortometraje YBI-173 obtuviera recientemente el galardón español Casa de América, con el cual ganó una beca de la Fundación Carolina para estudiar cine en España.  Para quienes tienen dificultades presupuestarias, este instituto ofrece, constantemente, becas de estudio.

Al set: Cotrain

El Instituto de Formación Cinematográfica Cotrain —según explica su fundadora y directora Liliane Blazer— tiene como objetivo formar un realizador innovador, reflexivo, crítico y autocrítico. Las cátedras se desarrollan en cuatro semestres identificados de la siguiente forma: La Mirada, La Estructura, El Experimento y El Estilo Personal. Las materias son teórico-prácticas y sus contenidos son complementados con talleres de corta duración. “El país requiere una comunidad que se exprese, plantee sus necesidades y proyectos de vida. Es urgente la construcción de una mirada propia hacia sí y el mundo”, comenta Blazer, quien es egresada del Conservatorio  de Cine Francés y acumula 13 premios nacionales e internacionales como realizadora. Cotrain, fundado en 1977, está ubicado en la urbanización La Florida y tiene la dirección web www.cotrain.50megs.com.  

Se edita 

La Escuela de Cine Documental de Caracas, ubicada en la urbanización Los Dos Caminos, abrió sus puertas hace cinco años. Eliadys Sayalero, su directora, explica que los cursos dictados se centran en la postproducción, específicamente en el aprendizaje de Final Cut Pro, un software que permite llevar a cabo la edición digital. “Editar es un oficio tan integral que son muchos los que descubren su verdadera vocación cinematográfica practicando esta actividad. Otro de nuestros objetivos es dar a conocer los nuevos métodos de trabajo que supone la llegada del cine digital, los cuales se diferencian notablemente de los del de 35 mm”. Ofrecen también cursos de producción de cortometrajes, sobre los cuales se especifica en la dirección http://cinecaracas.com.ve. La institución se hizo acreedora, en 2005, del premio Monseñor Pellín, en su IVX edición, con el cortometraje Excluidos y violentos, dirigido por el presidente de este centro, el cineasta César Cortez.

El ángulo universitario    

De la Cátedra de Cine de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela surge el concurso de cine documental Caracas Filminuto,
que se llevará a cabo el próximo 2 de noviembre. Los participantes deben completar una película de dos minutos de duración máxima cuyo tema único es: Venezuela:miradas urbanas y rurales. Los participantes tenían hasta el viernes
20 de septiembre para entregar sus recaudos. Las obras seleccionadas optarán
por 10 premios de cinco millones de bolívares cada uno. Los requisitos se detallan en www.caracasfilminuto.com.ve 

Por su parte, la Escuela de Artes del mismo recinto contempla, una vez culminado el  ciclo básico, cinco semestres de mención (que pueden ser en artes escénicas, artes plásticas, música, promoción cultural y, por supuesto, cine). “Muchos de nuestros estudiantes se han convertido en los guionistas de profesores como Iván Feo o César Bolívar”, destaca Ricardo Azuaga, jefe de la cátedra de cine de esta escuela.
En la Universidad Católica Andrés Bello se lleva a cabo otra importante contienda: el Festival Latinoamericano de Video Universitario VIART, pautado este año del 20 al 25 de octubre. Los aspirantes podían entregar sus trabajos hasta el martes 15 de agosto o registrarse en www.viart.com.ve .  

El profesor Jesús Moreno, docente de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Zulia, explica que las cátedras impartidas más relacionadas con el cine en ese recinto son: Lenguaje Cinematográfico, Guión Cinematográfico y  Estética de la imagen y del sonido. En LUZ se organiza, gracias a Fundacine, el Festival de Cortometrajes Manuel Trujillo Durán, pautado para el mes de enero, en la semana aniversaria del cine nacional. Los detalles se publican periódicamente en www.fundacine.com














Paneo 


El Circuito Gran Cine y Metacarpo Producciones ofrecen constantemente talleres de formación cinematográfica. Los costos y horarios aparecen en www.grancine.net  y en www.metacarpotalleresdecine.com

El Laboratorio de Cine del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía  ofrece talleres gratuitos. El requisito fundamental para cursarlos es estar inscrito en el Registro de la Cinematografía Nacional, ubicado en la sede del CNAC que funciona en Colinas de Bello Monte. Todo se especifica en www.cnac.gob.ve

La Fundación Cinemateca Nacional se encarga de contribuir con la construcción de la memoria audiovisual del país desde hace 40 años. Las películas alternativas que rescata y difunde se proyectan en su sala, ubicada dentro de la Galería de Arte Nacional en Los Caobos.     

Entre las revistas especializadas en materia cinematográfica de factura local se encuentran Imagen, del Ministerio de la Cultura, Visor, que circula gracias a la Fundación Visor y el patrocinio del CNAC, y Objeto Visual, producida por la Fundación Cinemateca Nacional.

Una de las empresas productoras más reconocida del país es Bolívar Films, que tiene más de 60 años funcionando. Su página web es www.bolivarfilms.com. Destacan entre las más nuevas Pimentón Films www.pimentonfilms.com y Watto Pos Producciones. Esta última obtuvo un financiamiento del CNAC gracias a su proyecto fílmico Al oír el tono.

Algunas de las becas más importantes para estudiar cine fuera de nuestras fronteras las ofrecen:

El Programa Ibermedia www.programaibermedia.com, Alterciné (Canadá) www.sextans.com/altercine/prog_es.html y la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (Cuba) www.eictv.org/home.jsp 

En estreno:
presupuesto para principiantes 
  

El Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) es el máximo ente oficial responsable de la actividad cinematográfica nacional. La convocatoria anual de este organismo está dirigida a los cineastas que deseen obtener un financiamiento del Estado para llevar a cabo sus proyectos fílmicos. Las categorías que se manejan son: largometraje de ficción, cortometraje de ficción, animación, documentales, coproducción minoritaria y terminaciones de cortometrajes, mediometrajes y largometrajes. Este año, el CNAC incorporó una nueva categoría:  el renglón óperas primas en largometraje de ficción, a través del cual se financia hasta 100 por ciento del presupuesto a los nuevos realizadores.Otra buena noticia  anunciada por la institución es la apertura, para enero de 2007, de la Escuela de Cine del CNAC. 

Una toma televisiva 



El canal por suscripción TNT ofrece a los nuevos talentos el concurso televisivo  Proyecto 48; un docu-reality en el que los participantes —una vez que se les asigna un presupuesto— cuentan con 48 horas para filmar, editar y postproducir un cortometraje. Ariel Guntern, director director creativo de Turner Network Television América Latina y  cerebro de esta idea, comenta su experiencia telefónicamente desde Atlanta. “En Venezuela, al igual que en el resto de Latinoamérica,  hacer cine a través de Proyecto 48 se transforma en un ejercicio de convocatoria de amigos: el amigo que te presta el vestuario, el que te provee el cathering y el que te presta una locación, entre otros. Lo importante es que no se note que todo se hizo entre amigos (risas). Hasta ahora los participantes venezolanos le han dado la vuelta con humor a temas dramáticos como la inseguridad. Es el caso de La Pandilla, los ganadores de la primera edición. El concurso ha permitido demostrar que los latinoamericanos hablamos distintos idiomas cinematográficos que podemos llevar al resto del mundo. No en vano los ganadores han estado en competencias como el Festival de Cortometrajes de Nueva York y el Festival de Cannes, por mencionar sólo algunos”.  

Desde distintos visores
Con sello documental

Manuela Blanco, una joven antropólogo de 26 años, egresada de la UCV, fue una de los 12 ganadores de la beca otorgada por el CNAC y Ateliers Varan, de Francia, en 2002, para cursar un taller de cine documental en la ciudad de Mérida, algo que le permitió terminar su primera producción Uno es uno. “Siempre he estado consciente de que una intensa formación académica no garantiza la entrada al campo de trabajo. Siempre se comienza siendo el asistente del asistente del asistente. Eso es lo que te permite abrirte campo”.   Actualmente, Manuela, cursa estudios en la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños ubicada en Cuba. Esta última es otra de las opciones que ofrece el CNAC, a través de becas, a los interesados en especializarse en la materia.

Ejemplo merideño  

El cineasta Alberto Arvelo comenta que la mejor prueba de que se puede hacer cine con pocos recursos es el movimiento fílmico merideño Cine Atomo, del cual forma parte. “Nos guiamos por ‘dogmas tropicalizados’. En primer lugar el equipo de producción no puede pasar de tres personas. Utilizamos la cámara menos costosa del mercado. No modificamos, en lo absoluto, las locaciones. Pero, por sobre todas las cosas, trabajamos obsesivamente en el guión de la película, que es la única herramienta que puede garantizar el apoyo de un inversionista público o privado”.

Genes fílmicos

Joel Novoa es hijo de los realizadores Joel Novoa y Elia Schneider. Su cortometraje más conocido hasta la fecha es Cadena Reversible. “No puedo negar que ha sido una ventaja ser hijo de quienes soy, sobre todo por los conocimientos que he adquirido. A las escuelas de cine del país quizás les falta una mejor estructuración. Nadie lo dice, pero el reconocimiento académico tiene un gran peso para esta profesión. Al menos a escala internacional”. 

Opera prima urbana

Jackson Gutiérrez, un barbero de 23 años que trabaja en El Llanito, dirigió empíricamente la película Azote de Barrio, una producción que —según cuenta— sólo le acarreó una inversión total de 200 mil bolívares. “La idea surgió de los cuentos que me narraban mis clientes. El rodaje me tomó 15 días y cinco la edición, que fue lo que me salió más caro. Los tiros que se oyen en la cinta son fosforitos y la sangre es salsa de tomate. Ya terminé otra película llamada Justo por pecadores, pero esta vez conté con el apoyo del canal Avila TV”. 

Pensándolo bien... 

El francés Philippe Toledano, presidente de Tango Bravo Producciones, comenta, en broma y en serio, que las mejores herramientas de un buen productor cinematográfico son: una caja de tranquilizantes, otra de analgésicos y una “milagrosa” agenda telefónica. “Mi primer consejo a los que quieren ser cineastas es que lo piensen mejor y se conviertan en banqueros o petroleros (risas), porque esta profesión es muy difícil. Lo que pasa es que, a su vez, le permite a uno realizar el oficio más bello del mundo”. l



pblanco@eluniversal.com







Ver también en Encuentros:
- Especial moda Brasil
- Seducidos por Madredeus

 
volver a eluniversal.com | ir arriba
 
Contáctenos | Tarifario | Publicidad en línea | Política de privacidad
Términos Legales | Condiciones de uso