Más que animales de compañía

Las mascotas enriquecen la vida de sus dueños de múltiples formas.

por SERVIO VILORIA  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | MIÉRCOLES 23 DE ENERO DE 2013
Quienes conviven con un animal doméstico no necesitan prueba científica. Solo tienen que pasar un rato mirando cómo van y vienen los peces en el agua, acariciando el gato o jugando con el perro, el hámster o cualquier otra mascota que tengan para sentir inmediatamente los efectos relajantes de tal acción.

Saben por experiencia lo que ya han demostrado decenas de estudios: que el vínculo que existe entre las mascotas y sus dueños es enormemente beneficioso para la salud mental y emocional de las personas.

De hecho, cuando estamos en su compañía la química del cuerpo experimenta algunos cambios que redundan positivamente en nuestro bienestar.

Esta interacción disminuye considerablemente los niveles de cortisol en el organismo, la hormona asociada al estrés, y aumentan los de serotonina, un neurotransmisor que influye en nuestro estado de ánimo.


Terapia natural
El aislamiento y la soledad pueden empeorar aún más los episodios de depresión. Cuidar un animal querido ayuda a la gente afectada por este trastorno a sentirse necesitada y deseada, y a olvidarse aunque sea sólo por momentos de sus problemas.

Muchas de las personas que padecen una enfermedad crónica suelen deprimirse menos si tienen la compañía de un perro o un gato al que puedan acariciar y hablarle sin ser discriminadas y al que puedan confiarle sus más profundas inquietudes. El animal le da sentido a su vida.

En estos casos, sin embargo, los mininos son particularmente más beneficiosos pues necesitan menos cuidados que los canes.


El médico en casa
Si bien los dueños de mascotas conocen el gozo que implica tener un animal en casa, habrá quienes no estén conscientes de los muchos otros beneficios que también se generan del placer de convivir con ellas.

Al mejorar la calidad de vida de las personas, estas suelen tener menos problemas de salud y se recuperan antes de posibles enfermedades.

Científicos han demostrado que tener animales como perros y gatos en la casa ayuda a bajar la presión arterial, un factor que reduce los riesgos de  enfermedades cardiovasculares. También contribuye a bajar los niveles de triglicéridos y colesterol.


Crecer con animales
Contrariamente a lo que se creía, las mascotas peludas favorecen el sistema inmune de los niños. Lo que se argumentaba era que si había un animal de pelo en casa había mayores probabilidades de que los pequeños desarrollaran alergia por él.

Todo parece indicar que los niños que crecen en un hogar con un animal de compañía como un perro o un gato, así como los que viven en una granja rodeados de animales de pelo más grandes, tienen menos riesgos de contraer alergias o asma que quienes nunca tuvieron una mascota peluda.


Mayor actividad y contacto social
Para ejercitarnos no necesariamente tenemos que ir a un gimnasio. Sacar el perro a pasear, montar a caballo o correr tras el gato por toda la casa son maneras divertidas de introducir una actividad física saludable en nuestra rutina diaria.

Y para mantenernos sanos mentalmente es fundamental interactuar con otras personas. Quienes tienen una mascota no pierden la oportunidad de iniciar una conversación con alguien más que esté en una tienda para animales.

Es muy común ver que siempre que alguien sale a caminar con su perro se detiene a conversar con otras personas que estén paseando su can.


Efecto especial
-Las mascotas contribuyen a que los niños que sufren una minusvalía motriz, auditiva o cerebral lleven una vida más tranquila e incluso, colaboran con las actividades que realizan día a día y las mejoran notablemente.

-Algunas clínicas y hospitales en todo el mundo realizan terapias de rehabilitación con animales para tratar a niños discapacitados, quienes logran tener hasta 50% más de progreso que un niño que no recibe la terapia.

-Algunos pequeños con autismo u otras dificultades del aprendizaje pueden interactuar mejor con los animales que con las personas.

-Aprender a conectarse con un perro o un gato, por ejemplo, puede ayudarlos a mejorar su relación con la gente; montar caballo es una actividad que los ayuda a elevar su autoestima.

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

¿Cómo puedes dirigir una empresa, si no puedes dirigirte a ti mismo?

En la mente humana habita el bien y el mal, la locura y la cordura, el amor y (...)

Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)




 
Cerrar
Expandir