ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

De lo planeado y lo imprevisto

Recuerdos de bodas

Una mujer puede pasar toda la vida imaginándose cómo será su boda. Son muchas las expectativas que se crean, pero lo cierto es que es casi imposible que el día soñado resulte tal como fue planeado. Con el tiempo los imprevistos se convertirán en grandes anécdotas que pasarán de generación en generación. Para constatarlo, aquí tenemos tres testimonios de novias que cuentan los acontecimientos más relevantes de sus bodas de ensueño

imagen: IVÁN DUMONT | DOMINGO 20 DE MAYO DE 2018

La locutora de Mamá con Glamour se vistió de novia para Estampas
Rebeca Moreno

Toda la vida me imaginé vestida de blanco caminando al altar y, contrario a lo que supuse siempre, no nos casamos en una iglesia sino en una ceremonia preciosa en un  gazebo espectacular que nos montó el decorador John Flores en los jardines del Hotel Tamanaco Intercontinental. Estuve rodeada de familia, amigos, medios de comunicación y una parte de la Orquesta Sinfónica que me organizó el querido Eduardo Marturet.

Mi familia por ambos lados (materna y paterna) es muy numerosa y siempre hemos sido bochincheros, alegres y, sobretodo, muy unidos, así que fue una noche muy especial en la que como muchas otras oportunidades amanecimos bailando y celebrando.  Fue una fiesta larga en la que comenzamos bailando con la Dimensión Latina y terminamos casi de día con Melody Gaita que estuvo súper divertido aunque era agosto y no diciembre.  Uno de los momentos cumbres sin embargo lo puso mi querido Bony Cepeda quien vino a cantarnos y hacernos reír tal y como meses antes nos lo había prometido a Carlos y a mí cuando lo conocimos.

La ceremonia civil, antes de la bendición religiosa, estaba prevista a las 6:30 de la tarde para que coincidiera con el atardecer y terminó arrancando a las 9:00 de la noche porque el día de nuestra boda fue el cierre de las 300 emisoras de radio en toda Venezuela y mi matrimonio lo encabezaba Emilio Graterón, quien en aquel momento era el alcalde de Chacao, así que estuvo hasta aquella hora complicado ofreciendo entrevistas y solucionando inconvenientes. Entre otras cosas, la transmisión del que era mi programa, Sábado en la Noche, que debía salir en vivo desde la fiesta, tuvo que postergarse por la hora y la prioridad de la noticia de las radios. 

Otro imprevisto fue el palo de agua que cayó apenas nos dimos el beso y la ceremonia culminó.  Yo no recuerdo mucho, pero me dijeron que nunca habían visto a una novia tan feliz bailando y de un lado para el otro con el vestido nadando en agua mientras todos corrían a intentar secar la terraza.

Hoy, afortunadamente, puedo contar entre risas que al día siguiente de la boda nos dimos cuenta que de la habitación nos habían robado la computadora, lentes de sol, tarjetas de crédito y pare de contar.  Apenas unas horas bastaron para confirmar que había sido el nuevo asistente de nuestro fotógrafo.  Lo peor no fue pasar nuestros primeros días de casados poniendo denuncias en el CICPC, sino que, por pena, luego el fotógrafo nunca nos entregó las fotos ni el video.  De mi boda quedaron apenas unas cuantas imágenes que gracias a los medios invitados pudimos rescatar para el recuerdo.

Anabelle Blum

Foto: Antonio Amato

Tanto mi esposo como yo somos judíos y el ritual de la boda en nuestra religión es hermoso. El rabino y los novios se paran debajo de una jupá que simboliza el nuevo hogar; esta se construye con un talit (tela con la que se cubren los hombres judíos cuando rezan) y cuatro columnas.

Como era nuestro segundo matrimonio, además de entrar a la jupá con nuestros padres, como se hace tradicionalmente, decidimos que mi esposo entraría de la mano con sus dos hijos y yo con mi Phillipe. Estábamos las tres generaciones compartiendo el camino hacia el hogar.

En la ceremonia judía el rabino canta ciertas oraciones, pero, además, hay unas bendiciones para los invitados hombres que se pueden pedir para que las reciten como un honor, estas son las Sheva Berajot (Las siete bendiciones). Nosotros pedimos el honor para siete hombres de ambas familias y también para mi mejor amigo que fue quien nos presentó a mi esposo a mí.

Las anécdotas más chistosas vienen sobre todo por el hecho de hacer la boda en un barco, cosa que recomiendo a todos los novios que quieran asegurarse de que los invitados no se vayan después de la comida (risas), es como secuestrar a tus invitados por las horas que decidas que dure el matrimonio, así que no hay otra opción que disfrutar hasta el final.

El acontecimiento más inesperado fue que ese día estaba lloviendo gravemente. Mi decorador decía que había que montar la jupá adentro, pero como yo soy tan positiva y optimista le decía que por favor esperara hasta el último momento porque la idea era realizar la ceremonia con la vista del atardecer. Media hora antes de que empezara la ceremonia, salió el mega Sol y por eso pudimos hacer la boda afuera. Yo asocio la lluvia en días de boda con bendiciones y te puedo decir que Dios nos bendijo con lluvia antes de la boda y con un Sol precioso para poder hacer la ceremonia como yo quería.

Cristina Montenegro


Foto: Jesús Ochoa

Nos casamos en plenas guarimbas, el 21 de abril de 2017. El 19 de abril era la mega marcha. El 18 todo estaba cerrando temprano, la gente estaba en pánico, como si fuese a explotar algo, era así como se sentía. Ese día a las 3 de la tarde me tocó ir a probarme el vestido  y resultó que no me quedaba. La tienda no abriría el 19 y el 20 porque los dos días había marcha. Las costureras y yo quedamos en que iban a hacer lo que pudieran y yo volvería a las 5 a buscarlo. Así lo hicieron, el vestido me quedó, medio arreglado, pero nadie se dio cuenta (risas).

En la noche de ese mismo día una de las decoradoras llama a mi mamá y le preguntó  si estaba segura de hacer esa boda el viernes. Al escucharlo yo contesté eufórica, "¡Sí me voy a casar! ¡Sí me voy a casar!" ¿Cómo cancelas una boda?, para mí era impensable. El día de la ceremonia estaba tan estresada por el temor de no llegar que terminé llegando demasiado temprano, así que puse al conductor del carro a dar vueltas alrededor de la iglesia durante una hora.

Al final todo salió bien y lo más especial de que pudimos hacer la boda en esa fecha fue que, justamente, mi abuelo cumplió 80 años ese día, lo que hizo que la boda se convirtiera en una mega celebración para mi familia.



Relacionado con: entretenimiento, bodas

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Fútbol y Televisión

Una de las ventajas de tener los años que tengo (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir