ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Tres emergentes del corto

En Venezuela se está gestando una generación de cineastas de relevo capaces de resumir sus ambiciones, sueños y talento en una historia de no más de 15 minutos que les sirve, además, pueda servirles de tarjeta de presentación

por JORGE ROIG GRATEROL  |  imagen: CORTESÍA | DOMINGO 10 DE DICIEMBRE DE 2017
Los cortometrajes se han convertido en los mejores aliados de los directores emergentes en Venezuela, gracias a la poca inversión y al gran campo de exploración artística que este formato permite. Con los miles de festivales internacionales que existen en todo el mundo, los trabajos finales de carrera en las escuelas de medios audiovisuales en nuestro país, pasaron de proyectarse en salones de clase a ser exhibidos frente a cientos de personas en exclusivas salas hasta en los lugares más recónditos del planeta.

Un hijo presenta el trabajo de su padre
"No creo que haya una formula a seguir para que un corto sea exitoso o no en un festival. Si se hace un corto buscando satisfacer a otros, el cineasta va en mal camino. No es la forma adecuada de asumir un proyecto. Aun así, el cortometraje debe satisfacer varios requisitos básicos para que sea exitoso: calidad en la producción, buenas actuaciones y una gran historia" comenta el cineasta caraqueño, Juan Avella, que con su cortometraje Hijo x hijo ha conquistado premios en festivales en Marsella, Monterrey, Chicago y Viña del Mar.

Con 11 minutos de duración, esta historia que sitúa a un secuestrador en los zapatos de sus víctimas, ha representado para Avella un verdadero impulso que incluso lo ha motivado a comenzar a trabajar en el guión de una futura película basada en esta misma historia, y aunque considera que hacer la transición para dirigir un largometraje "no es fácil", también entiende que es "parte del proceso" y recomienda acumular destrezas dirigiendo varios cortos antes de dar el salto.
Con Hijo x hijo  como su "tarjeta de presentación", Juan Ignacio asegura que este trabajo le ha servido para demostrarle a la industria y a sus colegas cuáles son sus capacidades como guionista y director, pero al mismo tiempo estima que pueda funcionarle para vender el concepto de un futuro largometraje y armar un equipo de producción para desarrollarlo.

Salto a la Gran Manzana
El caso de Marianne Amelinckx no es distinto. Ha construido su carrera a base de experiencias como asistente de dirección y otros cargos en películas de varios directores, pero en cuanto a su propia filmografía, actualmente se desarrolla bajo la premisa "un cortometraje es un pasaporte al mundo", frase que alguna vez le dijeron y que resulta muy acertada para sus inicios en la industria.

"(Los cortometrajes)... son la manera más efectiva que tengo de ser realista y producir mi trabajo. En estos momentos de mi carrera prefiero enfocarme en hacer proyectos cortos que van a tener todo mi esfuerzo en cada una de las etapas", confiesa esta merideña que estrenó su cortometraje Salta en el prestigioso festival de Tribeca en Nueva York en donde además se llevó una mención especial del Jurado.

Dos adolescentes que encuentran en un trampolín un lugar idílico donde su amor y amistad no conoce limitaciones, es el contexto en el que se desarrolla Salta, inicio de una trilogía de historias en las que "la melancolía se mezclará con la esperanza", explica Amelinckx sobre Vuela y Corre, los próximos proyectos que la mantendrán ocupada en los próximos meses, y aunque no descarta en un futuro dar el salto hacia los largometrajes, asegura sentirse cómoda dentro del mundo de los cortos. "Puede que no obtengas dinero", asegura, "pero la cantidad de experiencias, personas que conoces y contactos que haces no tiene precio".

Libre para contar historias
Después de conseguir el tercer lugar en el premio que otorga la Cinefondation, selección de cortometrajes académicos del Festival de Cannes, con su trabajo La Culpa, probablemente, el maracucho Michael Labarca se hubiera decantado por dirigir un largometraje, pero prefirió concentrarse en otra historia corta, El hombre de cartón, que apenas comienza su recorrido por festivales y promete seguir los pasos de su predecesor.

"Los cortos son una herramienta para explorar las posibilidades del lenguaje cinematográfico al tiempo que intento construir una mirada personal como realizador", revela este empedernido defensor de los cortometrajes que tras su experiencia en festivales asegura que la única fórmula para garantizar el éxito de un trabajo audiovisual "es intentar ser fiel a uno mismo en cada decisión estética y narrativa, luego habrá gente que se conecte con esas decisiones y otra que no".

Además de sentirse muy cómodo con las posibilidades que le brindan los cortometrajes, Labarca resalta que la participación en festivales es una oportunidad de formar alianzas creativas con otros profesionales y también es una plataforma de formación que permite acumular referencias visuales y estéticas que suman a la cinematográfica nacional.

A pesar de los éxitos conseguidos, estos tres jóvenes exponentes de nuestro cine todavía ven el cortometraje como un vehículo para encontrar su identidad como directores, y aunque ninguno descarta en el futuro desarrollar proyectos de larga duración, una frase de Labarca resume las prioridades de esta generación emergente: "Lo importante es tener la libertad de contar lo que quieras cómo lo deseas contar, más allá de la duración del relato".


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Tendencias de moda sustentable

Cinco años han pasado desde el desastre en Rana (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir