ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

ENTRETENIMIENTO

Cuando vas a Maracaibo

Cuando vas a Maracaibo la curiosidad no termina, todos los días ofrece un sabor distinto

por ADRIANA HERRERA  |  imagen: ADRIANA HERRERA | DOMINGO 10 DE DICIEMBRE DE 2017
Maracaibo desborda calor y color, casi con la misma insistencia. La capital zuliana está llena de ruido, de gente que habla alto y se ríe; de música y de olores de comida que se mezclan en las esquinas. Es que no importa por dónde estés pasando, en cualquier lugar hay alguna venta de pastelitos de varios sabores, de patacones, arepas que parecen que explotarán en cualquier momento, tequeños y muchas creaciones llenas de grasa que son una delicia y una alerta para el colesterol. Queremos mucho a Maracaibo, porque es variopinta, jamás aburrida.

No es una ciudad para caminar, porque el calor hace de las suyas. Sin embargo, hay tramos que bien merecen la pena un recorrido. Como ese que va desde el Paseo de la Chinita hasta la Basílica: fuentes, flores, bancos bajo la sombra y esa escultura de la virgen que se levanta ocho metros, llena de belleza. Casi llegando al templo, aparecen los puestos de ventas de recuerdos y también el agua de coco y los cepillados de tamarindo, parchita o cualquier otro sabor refrescante, para calmar el calor de la caminata.

Un poco más allá, como quien se aleja de la Chinita, hay que ver la iglesia de Santa Bárbara, tan azul, tan llena de brisa en su fachada. Así se puede seguir hasta la Calle Carabobo, la única que se conserva del famoso barrio El Saladillo; una calle llena de colores, de casas coloniales y donde suceden varias cosas al mismo tiempo: uno puede encontrar arte, comida y excusas para quedarse rumbeando por las noches en un lugar tan emblemático como Caribe Concert donde, por cierto, he probado una de las mejores Macarronadas de la ciudad. Aquí Maracaibo se respira de otra manera, por eso fue declarada una Zona de Valor Histórico de la nación y Patrimonio Histórico y Cultural.

Otra ciudad distinta se asoma en la Vereda del Lago, ese parque amplio, verde, lleno de gente con ansias de respirar otro aire. Muy temprano en la mañana o ya después de las cinco de la tarde, cuando el sol ya ha bajado lo suficiente, muchos vienen aquí a hacer ejercicios, a caminar, a manejar bicicleta, a trotar, a encontrarse. Las letras blancas que forman la palabra "Maracaibo" y que están justo al lado del lago, arrancan fotografías entre los visitantes. Los más entusiastas se atreven a practicar kayak y, si es fin de semana, no está de más permitirse hacer un paseo en el tranvía de la ciudad, que sale desde ahí mismo en la vereda con mucha historia para compartir. 

Eso es lo que pasa cuando vas a Maracaibo. Que la curiosidad no termina, que todos los días ofrece un sabor distinto, un color por ver, un contraste para admirar.

A tomar en cuenta
-La mayoría de opciones de hospedaje en la ciudad, son en hoteles y los hay de distintos precios. Pero también existe un lugar como Pa'que Jose: una suerte de hostal, con dos habitaciones muy bien cuidadas (una matrimonial y otra con cuatro camas). No es solo para viajeros solitarios, también se están quedando familias y grupos de amigos. Pueden reservar llamando al 0424.655.52.44 o escribiendo al correo: paquejose.info@gmail.com
-El tranvía tiene paseos programados los fines de semana a las 4pm y las 6pm. Se puede reservar por los teléfonos 0261.717.05.68 y 0424.668.54.14.


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Tendencias de moda sustentable

Cinco años han pasado desde el desastre en Rana (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir