ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Construyendo recuerdos

La Navidad nos da la oportunidad de ser niños otra vez, en esta época vivimos momentos que permanecen para siempre; celebremos la oportunidad y disfrutémosla en familia

por GERTRUDIS RENI  |  imagen: TILENA SZEPESI | DOMINGO 26 DE NOVIEMBRE DE 2017

Llega la época navideña y con ella una avalancha de recuerdos cargados de sentimientos, emociones y nostalgia sobre todo en países donde no tenemos estaciones que marquen el fin de una temporada y el comienzo de otra. Las navidades y el año nuevo nos proporcionan la oportunidad de cerrar un ciclo y entrar en otro compartiendo tradiciones que se repiten de una generación a otra; así se va creando ese sentido de pertenencia a una familia, a una sociedad e incluso a un país.

Es cierto y lamentable la comercialización de las fiestas navideñas pero también es innegable que lo que más apreciamos de estas fechas, los recuerdos que más añoramos, no son precisamente los regalos que recibimos si no el ambiente de familia, de celebración, actividades que nos permiten estar con los nuestros, demostrar afectos, reproducir experiencias que vivimos cuando éramos niños.

A todos nos pasa que al acercarse diciembre volvemos a sentirnos niños otra vez porque lo que más permanece en la memoria son los acontecimientos que se repiten, y más todavía aquellos que tienen una carga emocional, que van acompañados por manifestaciones afectivas, por aspectos no precisamente materiales sino más bien sentimentales y la Navidad está cargada de sentimientos.
Los padres debemos aprovechar esto y proponernos construir recuerdos durante las fiestas decembrinas porque éstos seguramente perdurarán en la memoria de nuestros hijos toda su vida y serán transmitidos a otras generaciones.
En nuestro país existen tradiciones comunes bastante extendidas por toda su geografía como las hallacas y los aguinaldos. Hay otras típicas de una región en particular, las gaitas o la paradura del niño. Están las costumbres propias de un grupo familiar, muchas veces heredadas de abuelos que vinieron de otras tierras,  pero también cada casa puede "inventar" su propia tradición navideña. Lo importante como padres es seleccionar aquellas que se acomoden mejor a nuestro estilo de vida y planificarlas con intencionalidad. A medida que pasen los años el mismo núcleo familiar irá desechando algunas o enriqueciéndolas o añadiendo otras que se irán ajustando a las edades de los hijos.

Algunas ideas a tomar en cuenta
Crear expectativas: Entre los aspectos a tomar en cuenta está primero el crear una expectativa en los niños a medida que se acerca la Navidad y establecer un día en el calendario donde formalmente y con una pequeña celebración, se le dé inicio "oficial" a esta época en casa. Utilizar un calendario donde ellos mismos vayan tachando los días logrará el objetivo y los ubicará en el tiempo.

Ambientación:
La ambientación no solo se refiere a la decoración navideña, recuerden que el pensamiento de los niños se basa en lo concreto, en lo que ven  y oyen a su alrededor. Así que hay que decorar mientras oímos música o cantamos "El burrito sabanero".
 
El Nacimiento o pesebre que más se recuerda no es el de cristal intocable de casa de la madrina, es el que se hace con papá y mamá y en el que el niño puede decidir dónde va el ángel, o en el que puedo poner mis carritos para que vayan a saludar al Niño Jesús.

Para hacer el árbol hoy en día hay ideas maravillosas que se consiguen por internet que se realizan con material reciclable y además nos dan la oportunidad de hacerlo con la participación de todos.
En decoración hay infinidad de opciones, desde un simple pedazo de tela verde hasta las guirnaldas importadas, pero lo verdaderamente importante es crear un ambiente de fiesta, de que la casa no es la misma porque estamos en Navidad.

Comidas típicas:
Las familias que acostumbren a hacer las hayacas y dulce de lechosa seguro lo disfrutarán mucho y será parte importante de la celebración, pero cuando estamos hablando de niños en realidad estos bocadillos no son mucho de su agrado. Podemos hacer con ellos galletitas en forma de bambalinas o arbolitos, o trufas de galleta triturada y chocolate o guirnaldas de cotufas.

Actividades con amigos:
Las fiestas se celebran con los amigos por esto es importante establecer algunas actividades donde podamos compartir con otros familiares, vecinos o amigos del colegio. Podemos hacer una parranda y cantar aguinaldos o gaitas, acompañar los cantos con sonajas hechas con chapas o palitos de madera de escoba. Una actividad muy bonita y formativa es realizar un pesebre viviente donde niños y adultos participen por igual. También podemos realizar cada año un recital de poemas navideños que con los años aumentará el número y la calidad del repertorio.

Celebración cristiana:
Para las familias cristianas la Navidad cobra aun mayor importancia, es el momento ideal para que los niños experimenten el significado de su fe y cómo ésta se vive en la familia. En cada actividad que realicemos deberían destacarse los valores y las virtudes cristianas. La asistencia a las misas de aguinaldo y la participación activa en actividades de labor social típicas de estas fechas serán momentos que los niños valorarán siempre y les darán a estas fiestas su verdadero sentido trascendental.


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

El cuento del bollo pelón

Con una procedencia incierta, que hasta polémicas (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir