ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

ENTRETENIMIENTO

Carlos Coste, la tortuga y la isla de Aves

por ADRIANA HERRERA  |  imagen: GABY COSTE | DOMINGO 26 DE NOVIEMBRE DE 2017
Así consta en la historia: Carlos Coste fue el primer ser humano en pasar la barrera de los 100 metros, con un solo respiro, sin asistencia. Después de ese récord, vinieron varios más y entonces comenzaron a llamarlo "el acuamán criollo" o "el rey de los mares". La apnea dejó de ser un deporte poco conocido en Venezuela y sus proezas le siguen dando la vuelta al mundo. Siempre acompañado de Gaby, su esposa, no se detiene: da clases, busca nuevos retos, explora.

Cuando hace un repaso de sus aventuras por Venezuela, saltan a su mente varios paisajes posibles, pero revive uno: ese día del año 2012 en que vivió el marcaje de tortugas en la Isla de Aves, un destino protegido, un pedacito de arena que solo tiene una base científico-naval y que resume, entre sus azules, la calidez y belleza de las playas venezolanas.

Llegaron hasta allí, invitados por Marco García y Verónica de los Llanos, ambos científicos. La intención era sumergirse en una expedición de marcaje de tortugas verdes machos. "Zarpamos desde el Puerto de la Guaira el 26 de junio, el mismo día de nuestro aniversario de bodas y el viaje duró casi 24 horas. Fueron 650 km hasta  la pequeña isla y estuvimos trabajando 15 días marcando más de 55 tortugas verdes machos de gran tamaño. Pesan más de cien kilos cada una. ¡Qué aventura!".

La idea era que Gaby regristrara fotográficamente toda la aventura, y también se filmarían algunas escenas del documental "Verde Salvaje". Pero, el conocimiento del apneísta y su destreza bajo el mar, serían más que necesarios para esta travesía, pues si bien a las tortugas hembras de esa especie se les puede marcar cuando van a deshovar, a los machos hay que saberlos atrapar, pues se complica por el tamaño y fuerza del animal. En la Isla de Aves se dan las condiciones ideales para hacerlo.

"Allí las tortugas se aparean y el macho entra en una especie de trance cuando monta a la hembra y que los mantiene medio adormitados, más pasivos. Entonces, ahí es cuando se da el chance de atraparlos y con mucho esfuerzo. Por eso es importante la apnea, porque marcar a una tortuga verde macho implica bajar a buscarla a cinco o diez metros de profundidad, con un solo respiro. Hay que atraparlas por detrás mientras se está apareando. Se inmoviliza a mano limpia, pelea y se requieren por lo menos cuatro apneístas para llevarla a la superficie y subirla a un bote inflable. Allí, los biólogos hacen el marcaje, toman muestras de tejido, sangre y las miden para luego liberarlas en el mar. Es un procedimiento arduo y peligroso que solo se puede hacer en cierta época del año", relata Carlos.
A uno de los machos que sacaron del agua, le colocaron un transmisor satelital para hacerle seguimiento y poder estudiar su comportamiento. Lo llamaron Carlos Coste. "Fue una experiencia emocionante, única e inolvidable, en un lugar muy poco conocido por los venezolanos, un mar bastante extenso".

Actualmente, Carlos y Gaby están radicados en la isla de Bonaire, dedicados a desarrollar su escuela de apnea DeepSea Freediving School.

Para más señas
www.carloscoste.com
Instagram/Twitter @carloscoste1
Facebook /CarlosCosteFreediver

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

El cuento del bollo pelón

Con una procedencia incierta, que hasta polémicas (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir