ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

La tormenta sobre los pueblos de agua

Cuando se hace de noche en Ologá, todo se vuelve espeso. Estás atento al momento en que el cielo se comienza a llenar de relámpagos y rayos

por ADRIANA HERRERA  |  imagen: ADRIANA HERRERA | DOMINGO 10 DE SEPTIEMBRE DE 2017
Leo en voz alta, mientras espero que comience la tormenta: "todavía hay pequeñas Venecias en el Zulia, ¿cómo y de qué viven estas gentes? ¿cuántas son? ¿cómo levantan sus casas? Todos esos ríos se convierten en lago. O el lago es una continuación perezosa de todos esos ríos". Este es un párrafo del libro Congo-Mirador. Pueblo palafítico del lago de Maracaibo (1970), de Darío Novoa Montero y que reviso mientras espero dentro de una de las casas de Ologá, un pueblo de agua que se levanta al sur del lago de Maracaibo, en Venezuela.

Llegamos hasta allí después de navegar por hora y media un tramo del río Concha, del lago y del río Catatumbo. Partimos desde Puerto Concha, donde todo es calor y humedad sin tregua. Por eso el trayecto es un alivio de brisa que agradecemos.

El Congo-Mirador aparece quieto sobre sus aguas marrones. Los sedimentos que bajan por el río Catatumbo han hecho estragos en este pueblo y algunos han decidido emigrar antes de ver cómo sus casas pueden desaparecer. En cambio, en Ologá el agua se torna azul oscuro; el paisaje se abre y al final del pueblo, se levanta sobre el agua la casa de Alan Highton, un enamorado de la naturaleza que hace muchos años llegó a Venezuela desde su natal Barbados y se quedó por esos lados adorando los paisajes, buscando mariposas, persiguiendo los relámpagos y los rayos del Catatumbo, la promesa final de este viaje. "Aquí estoy anclado", me dice Alan, "hago esto desde hace más de 20 años y no tengo ganas de hacer otra cosa".

En su palafito tiene para los viajeros un cuarto con cuatro literas y un aire acondicionado que no enfría demasiado y que se enciende solo si también lo hace la planta eléctrica del pueblo que funciona algunas horas durante la noche. Tiene también hamacas para dormir afuera zarandeados por la brisa.

El día transcurre con lentitud. Observar las casas de Ologá a lo lejos es casi un ejercicio de relajación. La plaga enloquece a ciertas horas del día y parece que eso es un buen indicativo de tormenta. Los pescadores salen muy temprano a buscarse el sustento y es por eso que puedo ver de cerca cómo atrapan pavones, marianas o cangrejos. Los niños aprenden esas habilidades desde muy temprano; pescan y se lanzan al agua que es el patio de sus casas. Por eso no les gusta tanto ir a la escuela, aunque haya una en Ologá y otra en el Congo.

Cuando se hace de noche en Ologá, todo se vuelve espeso. Duermes poco porque estás atento a todos los sonidos y al momento en que el cielo se comienza a llenar de relámpagos y rayos. Todo es adrenalina: colocas la cámara, decides la exposición, no ves con claridad, te atrapa la noche. Aparece el rayo y lo pierdes, otro y lo pierdes. La madrugada es una mezcla de gritos emocionados, de asombro ante todas esas luces.

Los mejores meses para ver los relámpagos van de septiembre a noviembre. Ologá y Congo-Mirador se iluminan sin cesar noche tras noche. Mientras haya ese espectáculo, habrá también luz sobre esos pueblos de agua.

A tomar en cuenta
-El relámpago del Catatumbo es un fenómeno único en el mundo que en el 2014 entró a la lista del Récord Guinness. En el 2016, la NASA nombró esta zona como la capital de las tormentas eléctricas.
-Pueden contactar a Alan Highton a través www.catatumbotour.com para vivir la emoción de los relámpagos y la historia de estos pueblos. Sus tours parten desde El Vigía en el estado Mérida o se pueden organizar desde cualquier otro lugar del estado Zulia.

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Colombiamoda 2017, cuando los sentimientos y las emociones diseñan

Crear moda es mucho más que diseñar un vestido (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir