ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

ENTRETENIMIENTO

Para vernos mejor

La reconocida escritora Mónica Montañés cuenta de qué va su nueva telenovela; una historia coral que muestra cómo se vive el amor en distintas etapas de la vida. Con un elenco encabezado por la joven pareja Michelle de Andrade y José Ramón Barreto, y el galán Luis Gerónimo Abreu en el papel del villano, se estrenará en los próximos días por la pantalla de Venevisión.

por MÓNICA MONTAÑES  |  imagen: CORTESÍA | DOMINGO 23 DE JULIO DE 2017
Inventar un cuento que vas a tener que contar durante unas cien horas es una tarea tan emocionante como aterradora. Crearás un universo y unos individuos que vivirán en él, a quienes les asignas virtudes, defectos, sueños, miedos; que se van a enamorar como ya quisiera uno enamorarse, pero que van a sufrir mucho para poder ser felices.

En ese universo volverá a ocurrir la eterna lucha entre el Bien y el Mal, pero con la particularidad de que el Bien va a triunfar y el Mal va a ser castigado. ¿Por qué? Pues, porque es una telenovela y el melodrama tiene sus normas, que han ido variando con el tiempo porque la gente ha ido cambiando.

La mujer se ha ido independizando. Las protagonistas no pueden ser damiselas en peligro esperando ser rescatadas. Y las redes sociales hacen cada vez más difícil que los personajes tengan secretos. Pero que los buenos triunfen y los malos pierdan sigue siendo impelable porque seguimos necesitando creer que la vida es así, que la justicia existe. Después de pasarnos tantas horas viendo sufrir a unos personajes con los que nos identificamos, lo mínimo que meceremos es ver que terminan felices, así como necesitamos  que los malos reciban su merecido.

Es sabroso y emocionante poder crear un universo así, en el que la lógica tiene consecuencias lógicas, pero también es aterrador porque estás obligado a ser exitoso.

Las telenovelas pueden ser buenas o malas (eso depende del gusto de cada quién y por lo tanto es subjetivo), pero tienen que tener éxito y eso es objetivo, medible. Tienes que lograr que tu cuento sea visto por millones de espectadores. Es raro porque, aunque está hecho por artistas: escritores, actores, directores, productores, editores, músicos; se trata de un producto comercial realizado por una empresa que invierte un dineral y quiere recuperarlo y multiplicarlo (como cualquier otra empresa). Y el éxito es muy difícil de predecir o asegurar. Sobre todo en esta industria que mezcla arte con finanzas. Tiene que ocurrir un milagro que haga que ese cuento que uno quiere contar encuentre a millones de espectadores que quieran verlo.

En fin, hace tres años, me encontraba con esa emoción y ese terror a cuestas, viendo cómo inventaba un cuento que tenía que gustarme mucho porque me iba a pasar diez horas diarias escribiéndolo.

Partí de varias preguntas. ¿Y si en vez de una protagonista, tuviera cinco de distintas edades? ¿Nos enamoramos igual a los 20 años, que a los 30, 40, 50 o 60? ¿Qué pasa si centro este cuento en los celos, malditos celos? ¿Dónde podrían encontrarse de manera inevitable mis personajes para que se enamoren y se celen durante toda la novela? ¿Quién sería el malo que le fregaría la vida, no a una, sino a cinco parejas protagónicas? Las preguntas me gustaban, así que comencé a inventar las respuestas que fueron dando origen a la vertiginosa y enrevesada trama de Para verte mejor.

Así nacieron Ana y Guillermo, los veinteañeros que se enamoraran a primera vista. Y Marilda y Luisito, que verán si es posible enamorarse después de un divorcio. Y Lázara, que ya lleva tres maridos y tiene cuarenta años y sabe que se le va a enredar la vida si se enamora de Carlos Enrique, que está casado con Nancy, una cincuentona menopáusica que cree que nada peor le puede pasar, pues tiene años calándose la depresión del marido y de pronto lo ve sonreír por otra. Y Carlota, la sexagenaria, que descubre que todavía le pueden revolotear maripositas en el estómago por Conrado, un hombre de la tercera edad que está casado con una mujer mil años menor que él.

Todos ellos fueron generando sus propios antagonistas y, pues, nació Cristóbal, el exitoso banquero que no entiende por qué las mujeres lo dejan y que hará imposible el amor entre Ana y Guillermo, tanto como Yenny, la ambiciosa muchacha que no quiere a su marido, pero no va a permitir que él la deje por otra. Y Venancio, el comisario ex marido de Lázara que sigue considerándola su mujer. Y Beltrán, que moriría por alegrarle la vida a Nancy, pero está casado con Clarita. Y Mireya, la bendecida y afortunada esposa de Conrado. Y Mikaela, la joven insegura que está enamorada de Luisito y va a poner en peligro su vida haciéndose una cirugía plástica "barata".

Y Onofre Villahermosa. Onofre merece un párrafo aparte porque va a convertir las ya complicadas vidas de todos los personajes en una pesadilla aterradora. Dicen que funcionan mejor las villanas, pero yo venía de crear a la Marbelis de Válgame Dios y no me sentía capaz de superarla. Así que decidí arriesgarme creando un villano masculino. Y, como quería centrar la historia en los celos, recurrí a Shakespeare, el creador de ese monstruo de la cizaña que es el Yago de Otelo. Salvando las enormes distancias, cree a Onofre, un malo que no es como los clásicos del género, sino un delincuente de verdad, un psicópata que jugará con todos los personajes como si se tratara de títeres. Onofre es el encantador vecino del edificio al que se mudan todos los demás en el primer capítulo. Instaló cámaras en todos los apartamentos para averiguarles la vida a sus inocentes víctimas. Su intención es estafarlos, pero la cosa se le complicará a él también.

A uno le piden una historia universal, que pueda ocurrir en cualquier país del mundo. Y sí, este cuento puede ocurrir en cualquier lado, pero uno vive aquí y tiene la necesidad de contarse. El país se fue colando en las tramas y el edificio se transformó en una suerte de metáfora de Venezuela en el que se ven obligados a convivir vecinos en crisis, algunos vienen de arriba cayendo estrepitosamente, tratando de sobrevivir con un sueldo que no les alcanza, otros vienen de abajo pagando con mucho esfuerzo el crédito del apartamento, unos están empezando a vivir en pareja, otros ya están hartos, unos creen que Onofre es un santo, otros lo miran con desconfianza, pero ninguno, ni él mismo, se imagina lo que les espera.

Así como no podía imaginarme yo que me iba a tomar tres años escribir y reescribir esta telenovela que, a mitad de camino se convirtió en serie y está dividida en 4 temporadas de 20 capítulos, lo que le imprime un ritmo vertiginoso porque siempre pareciera que está a punto de descubrirse todo.

Entre presupuestos, marchas y trancazos se pusieron muy cuesta arriba las grabaciones. Tocó reescribir nuevamente, de la mano con la producción, haciendo magia para que nada de eso se note en la pantalla, para que siga pareciendo una súper producción que incluya exteriores hasta el final. Yo hice maromas con los libretos y me conmueve profundamente el esfuerzo del equipo para lograr entregar un trabajo impecable.

El estreno es ya y los que la hicimos estamos tan emocionados como aterrados. Suele pasar en los estrenos, pero en éste más porque coincide con un momento histórico del país. Hoy más que nunca, es imposible predecir si el público va a querer o no meterse de 9 a 10 de la noche en este cuento. La única certeza que tenemos los que conformamos este equipo de creadores que sigue aquí, apostando por Venezuela, es la satisfacción de haber dado cada uno lo mejor de sí en la esperanza de que Para verte mejor, que es la única telenovela que se está produciendo en el canal, logre enamorar al público y deje la puerta abierta para que vengan más historias en las que los venezolanos podamos vernos reflejados.      


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

El cuento del bollo pelón

Con una procedencia incierta, que hasta polémicas (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir