ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Sócrates Serrano: "Mi ego se las trae"

El Show de Willi es el nombre del filme de Fernando Venturini en el que el actor hace las veces de lo que él llama "una suerte de Robin Hood mediático", un personaje que toma la televisión por asalto para armar su propia venganza personal en vivo y directo. La película ya se exhibe en todo el país.

por PABLO BLANCO  |  imagen: CORTESÍA | DOMINGO 8 DE ENERO DE 2017
Un tipo con sonrisa maquiavélica y con un don tan camaleónico como para hacer las veces de presentadores de talk shows de la televisión latinoamericana como Jaime Bayly, Don Francisco y hasta Cristina Saralegui. Esa es la imagen de Sócrates Serrano que comenzó a circular en las redes sociales cuando arrancó la promoción de la cinta El show de Willi, del realizador venezolano Fernando Venturini (Tres Noches).  Muy resumidamente podría decirse que se trata de un antihéroe que toma la pantalla por sus propias manos, tiene en cautiverio a "la Diosa del llanto" Elsy Ferrer (Verónica Rasquin), quien es esposa de Marcial Herreros (Amílcar Rivero), un alto ejecutivo de televisión, de quien Willi comienza a revelar escandalosos secretos. La historia transcurre, pues, en este rapto que mantiene a la audiencia en vilo mientras salen a la luz los "trapos sucios" de un canal de televisión, en tono de sátira. Acompañan a Serrano, en el elenco, Daniela Alvarado, Rafael Monsalve, Laureano Olivárez, Carlos Madera, Sheila Monterola, Delbis Cardona y Alexander Da Silva. En estas líneas, Serrano, quien ha construido una sólida carrera en cine y teatro desde que regresara a la actuación tras 15 años en el mundo empresarial, reflexiona sobre su oficio de actor sin dejar de lado su rol de psicólogo y opina sobre la mal llamada "caja boba".  

Hacerse el Willi
Si tuvieras que evaluar a tu personaje, Willi, psicológicamente, ¿cuál sería tu diagnóstico?
"Creo que Willi no tiene una patología crónica. Pudiera decir que tiene casi un delirio sistematizado de venganza. Y se venga a través de la demostración de su talento. Es un hombre que ha sido tan castigado, reprimido y marginado que tiene una necesidad de reivindicarse y de reivindicar a un montón de gente con la que siente que se ha cometido una injusticia. ¿Cómo lo hace? Con este gran show que arma en el canal de televisión. Rompe los límites en un mundo que está cocinado por su propio caldo de locura. Y él es producto de ese mundo, por eso no lo veo tan loco, porque es producto de ese contexto".

En la película se ve que Willi no ha tenido el reconocimiento de su familia y lo busca entonces en la televisión. Algunos terapeutas dicen que eso pasa con muchos artistas...
"Los actores tenemos un ego muy particular, por más que lo disfracemos o lo trabajemos en terapia. Necesitamos ser reconocidos. Por eso muchas veces nuestro trabajo es dominar nuestro ego".

¿Cómo ha sido en tu caso?
"Mi ego se las trae".

Es decir, si le dieras rienda suelta serías insoportable...
"Creo que sí. Hay situaciones en las que se me exacerba. Ser psicólogo me da herramientas para encender las alarmas".

Hay quien cree que los psicólogos se autoanalizan...
"No. En todo caso, nuestro oficio nos da herramientas para saber de qué pata cojeamos. Para mí fue un gran descubrimiento aprender que la tristeza es una señal que me está dando información, por ejemplo. La profesión me ha dado recursos para detenerme en el momento en el que siento que se me van a ‘volar los tapones', como dicen".

Para amarrar tu loco, pues...
"Exactamente. Que es lo contrario a lo que ocurre al personaje de Willi".

¿Qué te vuelve loco?
"La actuación. Soy capaz de hacer cosas insólitas para seguir actuando. Ahorita tengo un dilema, escoger entre dos proyectos: uno que es lucrativo y otro que no va a ser tan rentable, pero que se parece más a mí. Yo tenía una carrera superexitosa como gerente de recursos humanos y renuncié a ella porque quería seguir actuando. Eso para muchos pudiese ser visto como un acto de locura".

Podría decirse que te ha ido bien con tu decisión...
"Me ha ido muy bien, pero no he logrado que la actuación sea mi medio de sustento".

¿Cómo te ha ido con la televisión?
"Cuando estuve en la telenovela Nacer Contigo, el primer día me dijeron: ‘Acá tienes estas 13 escenas para mañana'. Y yo pensaba: ¿cómo hago para definir el obstáculo?, ¿cuál es el metaobjetivo del personaje?, ¿cuál es el conflicto interno y cuál el externo? La televisión te da otra mirada del oficio y te da exposición, que para un actor es muy importante".

O sea, se te acabaron los prejuicios con ella...
"Con lo que no estoy de acuerdo es con los actores que solo han hecho televisión y creen que eso es actuar. Están completamente equivocados. Es un error pensar que el aprendizaje que te da la televisión lo es todo, cuando es el menos completo".

La pregunta necesaria: ¿te irías del país a probar suerte como actor?
"Sí. Pero he sido muy estructurado en ese tema. Desde el éxito que obtuvo la película Azul y no tan rosa, tanto en Venezuela como fuera del país, la idea me rondó la cabeza. Recuerdo haberle pedido a Miguel Ferrari, de manera muy ansiosa: ‘Dame el número de tu representante en España'. Y Miguel, muy sabiamente, me dijo: ‘No es el momento'. Después de ver a muchos compañeros que se han ido con esas ansias al extranjero y que están ahora allá ‘pelando', lo he entendido mejor. Quiero irme con pasos más firmes".

¿A dónde te irías?
"Me inclino más por otro país de Latinoamérica o por España que por Estados Unidos. Ahora bien, si sale un proyecto ‘tipo Miami' me voy".

Te inyectas unos esteroides y asunto resuelto...
"Ese es un temazo".

¿Por qué?
"Mira, yo he estado a pocos pasos de participar en una telenovela dos veces compitiendo con galanes del Míster Venezuela. En una oportunidad todo estaba listo y negociado para un personaje. Cancelé un montón de compromisos que tenía de teatro y hasta de cine por asumir ese proyecto de televisión. Y cuando estaba a punto de firmar el contrato me dijeron: ‘Hubo un cambio en el elenco, se necesitan figuras masculinas atléticamente definidas'".

Allí entonces te provoca convertirte en Willi y vengarte...
"¿Ves? Por eso es que Willi tiene razón. He sido sustituido en dos oportunidades por actores que...".

Son atléticos y más jóvenes...
"Eso mismo. Tienen condiciones físicas que para yo tenerlas tendría que pasar, por lo menos, seis meses o más en el gimnasio. Y tendría que inyectarme esteroides, en efecto. Pero lo más loco de todo eso es que en ambas oportunidades me dijeron: ‘necesitamos un buen actor'".

Y se quedaron con los míster Venezuela...
"Sí. Son ese tipo de decisiones que se toman muchas veces en los canales de televisión y que de alguna manera están reflejadas en esta película. Yo entiendo que el físico "vende", pero no puede imponerse ante el talento de los actores. Lo ideal es que haya un balance entre ambas cosas".

Como hacen los brasileños...
"Exactamente. Ellos replantean el concepto de belleza. En Vale Todo el personaje de Helena Roitman (Renata Sorrah) era descrito como una mujer muy bella y la actriz no representaba precisamente ese estereotipo. Creo que romper ese tipo de esquemas es lo que hace al verdadero artista, permitirse esas ‘locuras'".

Jugando a que tuvieses la oportunidad de vengarte, como Willi, de aquellos que te sustituyeron por dos míster Venezuela, ¿cómo sería esa venganza?
"Haría un reality show que mostrara la parte más fea de todas esas cabezas que toman decisiones en la televisión. La mayoría de ellos, por cierto, son personas brillantes, pero muchos de los talentos que contratan son personas con muy poca formación. Entonces yo buscaría devolverles eso: un concurso de fealdad, pero entre ellos".

Es un buen punto de partida para una buena historia...
"Sí. Podría ser para El Show de Willi 2... No me van a llamar para ninguna telenovela después de este comentario y tú vas a ser el responsable (risas)".

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Douglas Bernal y su luz para el mundo

Llueve sobre Caracas. Son las 3:00 de la tarde y (...)

TECNOLOGÍA Alexa se robó el show en el CES 2017

Una feria cuyo tema es que no hay tema: el (...)


 

BELLEZA Y MODA Accesorios de autor

Gabriela Mora  Geometría, abstracción, (...)

CUERPO Y MENTE Recetas saludables para el bienestar del cuerpo

Parece difícil caminar cerca de un restaurante de (...)


 

COCINA Y SABOR Detrás del laboratorio de donas

The Donust Lab es una iniciativa de dos jóvenes (...)

HOGAR Y ESTILO Luces inteligentes

Algunos de los nuevos dispositivos para iluminar (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

El venezolano es consciente

Mi Cristo saluda a tu Cristo. Al inicio de año y en momentos de (...)

El buen amor

Hace un año llego a mi consulta una mujer de treinta y cinco años, quien (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

La Receta de Carlos García

En la antigua sede de Alto Bar abrió un restaurante (tipo bistró), luminoso y (...)




 
Cerrar
Abrir