ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Rawayana: "Nos sorprende lo que hemos logrado"

Sencillos, naturales y con buen sentido del humor, son un grupo de amigos que por diversión decidió fusionar el reggae con otros géneros, lo que resultó en un proyecto "lleno de Venezuela para Venezuela". Ambiciosos, cargados de expectativas, tienen confianza en lo que han creado y esperan que el mundo reserve un espacio destacado para su música.

por LUANA CABRERA DE LEÓN  |  imagen: ADOLFO ACOSTA | DOMINGO 8 DE ENERO DE 2017
Antonio Casas, Alejandro Abeijón, Alberto Montenegro y Andrés Story.
"¡Rawayana, Rawayana! Mira, son ellos, ¡para el carro!", gritan varias fanáticas que transitan por la caraqueña Avenida Libertador. Dibujan corazones en el aire para la banda, giran el vehículo y saludan con euforia.

"Es raro, pero divertido a la vez. No me incomodan estas situaciones", dice Alberto Montenegro, Beto para sus seguidores y amigos, voz líder y guitarrista de esta joven agrupación musical de Venezuela (@rawayana), que se ha planteado crear una fusión de géneros con fuerte influencia de reggae, ska y ritmos Caribe.

Pasan las chicas y otro seguidor los aborda para tomarse una foto. Todos sonríen. "La verdad nos sorprende lo que hemos logrado y estamos orgullosos de este proyecto que apenas está empezando".

Montenegro, Antonio Casas (Tony), Alejandro Abeijón (Abeja) y Andrés Story (Fofo) son amigos de toda la vida y esperan continuar así. Ya no necesitan palabras para comunicarse entre ellos, se conocen cada uno de sus gestos y señas. Ríen con frecuencia, tal vez algún chiste interno, quizás porque algo les causó gracia o porque ese humor que los caracteriza se niega a desaparecer. Siempre relajados, cómodos, reflexivos, como si estuviesen en su isla particular: Rawayanaland. Su objetivo, dicen, es crear buena música juntos y convertirse en un ejemplo de dedicación y constancia para una generación que lo necesita.

Generación espontánea
Más por hobby que por carrera, en 2007, Beto y Tony (bajista) se reunían para tocar versiones acústicas de sus grupos de música favoritos (Desorden Público, Los Cafres, Cultura Profética...). Su diversión principal consistía en alterar las letras para cargarlas de más humor.

Ya entrados en calor, Beto empezó a componer canciones propias y junto al bajo de Tony grababan y subían su música a las redes sociales. Llegaron los clicks y ahí empezó todo: al par se unieron la guitarra de Abeijón y la batería de Rodrigo Michelangelli, quien finalmente dejó la banda, en 2011, para enfocarse en su carrera de cineasta. Story tomó su lugar.

Las tarimas de los bares de Caracas, donde nacieron, abrieron el camino, hasta que, en 2010, fueron convocados para participar en el Festival de Nuevas Bandas, uno de los eventos más importantes del país, creado con el fin de apoyar el trabajo de las nóveles agrupaciones que se desempeñan en el área de la música urbana.

La receptividad en el Nuevas Bandas los impulsó de manera decisiva hasta lanzar, en 2011, su primera producción discográfica: Licencia para ser libre. Con ella giraron por el país junto a artistas nacionales que habían admirado por largo tiempo: Caramelos de Cianuro, Desorden Público y Tomates Fritos, entre otros.

Tenían, entonces, 23 años, y comenzó una etapa que los llevaría a sumar miles de seguidores. Con los fanáticos llegaron, también, nuevas responsabilidades y la necesidad de planificar e invertir. Algo estaba cambiando. Para bien.

"Nosotros no esperábamos que tantas canciones de ese disco gustasen", explica Tony, el de los ojos expresivos y rostro sereno, el que no teme hablar ante las cámaras y el que se preocupa por tener un plan sostenible para que el trabajo de años de Rawayana no desaparezca.

"Mira, esto está pasando en serio"
Ante la evidencia, eso se dijeron un día. Y el Rawayana que había nacido naturalmente, comenzó a tomárselo con más formalidad. Sus seguidores y todo aquel que esté pendiente de su música son un factor decisivo para ellos pues, aseguran, lo más importante es el ejemplo que quieren transmitirles a los jóvenes.

Por supuesto, hay cosas que nunca cambian. O que cambian poco.

"¿Tienes una plancha? La camisa está arrugada y no creo que se vea bien así", consultaba el vocalista tratando de aplacarla con las manos, mientras les pedía a sus amigos que lo ayudaran hasta darse, finalmente, por vencidos. Un rato antes había metido su cabeza en el lavamanos para aplacar el desorden de sus cabellos, de forma que lucieran "decentes" para las fotos que, cómo no, siempre pide revisar.

"¿Ponernos un traje de vestir? (risas). No, eso no somos nosotros. Nuestra imagen es sencilla. Para cada ciudad nos vestimos de acuerdo a los colores que la representan. Ahora estamos en Caracas y la tonalidad de aquí es verde y gris", explican, sin dejar a la luz una posibilidad de cambiar su vestimenta.   

Así de simple y sin extravagancias ha sido siempre su esencia, sus personalidades, esas que buscaron reflejar más a fondo, en 2013, cuando lanzaron su segundo disco que lleva el nombre de su isla ideal: Rawayanaland, un lugar donde se conjugan la belleza y el surrealismo y solo se escucha su música: . El Cd obtuvo buena acogida en el público y contó con colaboraciones de Mcklopedia, Psyco (4to Poder), Natalia La Fourcade y Dj Afro (exguitarrista de Los Amigos Invisibles).

"Son canciones que necesitaron más composición y arreglos que las del disco anterior. Más esfuerzo y dedicación", indica Tony, mientras entre todos concuerdan en que su papel como músicos es contar a través de historias, paisajes y gente, la visión que tienen de su país y lo que ellos piensan debería ser la vida del venezolano: estar alegres y pendientes de las cosas bonitas que les rodean más que de las negativas.

"Estamos conscientes de la situación que vive Venezuela, pero esta tierra no es solo conflicto, es otra cosa, es también todo lo demás", advierte Story, a la par que sus dedos inquietos buscan una superficie donde pueda generarse algo similar al sonido de una batería. Fofo, como le dicen sus amigos, habla con confianza de lo que su agrupación ha logrado a pesar de los obstáculos que, revela, han tenido que enfrentar y no deja de manifestar su preocupación ante la situación que atraviesa el sector cultural del país.

"A la música se le han cerrado muchas puertas. Hay menos tarimas, menos espacios y menos festivales", comenta. Una situación general que ha llevado a emigrar a dos de los integrantes de Rawayana: Beto y Andrés Story ya no residen en el país.  Sin embargo, el ánimo no decae. Son un proyecto ambicioso y lleno de expectativas. A esto quieren dedicarse toda la vida y piensan que todavía es mucho lo que les falta por alcanzar.


Pégate en el trip
2016, entonces, los premió con otro logro: una tercera producción discográfica que se resume, rápidamente, en fiesta, relax y Caribe: Trippy Caribbean, un álbum para ser coreado, una vez más, en un viaje a la playa con amigos.

El objetivo de este disco, explican, es el mismo de siempre, pero esta vez los paisajes y los mensajes no escaparon del todo a una situación social y económica con la que, señalan, no están de acuerdo.

"Pero sabemos que somos un medio para que las personas se sientan más felices. Así deberían sentirse los seres humanos: entenderse como sociedad y, en conjunto, llegar a esa felicidad ideal", interviene Alejandro, Abeja para los panas, el tímido de la guitarra, el que habla si se lo piden.

"La música siempre va a estar y las personas siempre van a querer acudir a ella en algún momento. En nuestro caso, nos gusta hacer música para que la gente pueda desconectarse un poco y para llevarlos a una especie de viaje, una suerte de trip", agrega el guitarrista, quien lleva tatuado, en la parte posterior de su brazo derecho, un brócoli sobre las letras RWYN, imagen que alude al logo de su disquera: Brócoli Records. 

"Buscamos (con esta nueva producción) llegar a más personas y que nuestra música cumpla su objetivo.  Ahora necesitamos estar juntos -agrega Beto, respaldado por sus amigos. Este es un tema de constancia y disciplina y, muy probablemente, por cuestiones de trabajo, los dos que quedan en el país tendrán que tomar un avión".

El disco aún lo siguen promocionando con una gira nacional e internacional en compañía de Apache, Psycho y Mcklopedia, colaboraciones que se deben a "esas conexiones musicales que hacen que todo fluya naturalmente". 

Por los momentos, en marzo, estarán representando a Venezuela en el Festival Estéreo Picnic, en la ciudad de Bogotá, Colombia, uno de los eventos más aclamados e importantes de la región. Allí, el grupo de Trippy-Pop, como denominan su género musical que, básicamente, es una mezcla de instrumentos caribeños sin límites con fuerte influencia de reggae, compartirá tarima con grandes artistas internacionales: The Strokes, Martin Garrix, Flume, Vance Joy.

"Es como todo en la vida: si quieres jugar en un equipo internacional tienes que salir del país. De alguna manera, eso nos está pasando a nosotros".

2017, pues, los encuentra entusiasmados, con plena confianza en lo que han creado. Saben que pertenecer a una nación en crisis es toda una carrera de obstáculos, pero piensan que podrían conquistar un espacio importante en el mundo y van hacia él con Venezuela y su lado más bonito como bandera. Están felices, dicen para cerrar, pero aún no se sienten satisfechos, un sentimiento natural de quienes se dedican a la creación. Intentarán, entonces, encontrar su lugar dentro de esa tribu gigante que es el globo, buscando con su aporte dejar algo positivo que alcance a muchos jóvenes.

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

La cena, esa comida para cerrar el día

Mucho se enfatiza sobre la importancia del (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir