Tradicionales y modernos

Para ellos el arpa, el cuatro y las maracas son tan universales como el violín o el timbal. Son cultores de la música criolla pero han derribado las fronteras en las que muchos encierran a los instrumentos tradicionales. Estos tres talentosos ejecutantes representan a una nueva generación de músicos que explora sonoridades distintas desde lo nacional como la mejor manera de honrar su oficio.

por EFRAÍN CASTILLO  |  DOMINGO 19 DE MAYO DE 2013
Jorge Glem: "El cuatro es como el color en un cuadro"
Es miembro de la llamada Movida Acústica Urbana, ganador del primer y segundo lugar en dos ediciones del concurso internacional La Siembra del cuatro, creado por Cheo Hurtado, e integrante de ensambles instrumentales como C4 Trío, EnCayapa y Kamarata Jazz, entre otros. Comenzó a tocar el instrumento a los seis años y hoy, con estudios superiores de música y formación como mandolinista y compositor, tiene en su haber la participación en festivales nacionales e internacionales, conciertos con la Orquesta Simón Bolívar y el trabajo como acompañante de artistas como Alexis Cárdenas, Serenata Guayanesa, Ensamble Gurrufío o el fallecido Aldemaro Romero, por nombrar algunos.

Con solo 30 años de edad, este cumanés es uno de los cuatristas más destacados de la escena musical actual y recién editó su primer disco como solista: En el cerrito, en el que confirma su destreza como ejecutante y su habilidad para hacerlo sonar muchísimo más allá de los ritmos criollos en los que suele estar involucrado. El disco, que contiene 16 temas -algunos de su autoría y otros de músicos como Paquito D'Rivera- se pasea por la fusión de música nacional con jazz, bossa nova y la llamada World Music y es un reflejo de los intereses de Glem como instrumentista.

"Yo siempre he pensado que el cuatro es universal. Es nuestro instrumento nacional por excelencia, pero hay que tocarlo como se hace con la guitarra, el violín o el piano, que se utilizan en cualquier tipo de música. Ya maestros como Hernán Gamboa, Jacinto Pérez, Freddy Reyna, Cheo Hurtado o 'el Pollo' Brito abrieron el camino para que veamos el cuatro de esa manera. Pero más allá de mostrar las posibilidades que tiene, mi interés ha sido tratar de reflejar en él mis gustos musicales. Mi iPod está lleno de jazz, rock, música académica y venezolana... Entonces mi trabajo busca ser una mezcla de todo eso, una muestra de que la música no tiene fronteras y el cuatro tampoco".

VIDEO: Mire a Jorge Glem mostrando sus dotes interpretativas y la versatilidad del cuatro. Haga clic aquí

Cree que el cuatro se ha hecho más versátil gracias a las nuevas tecnologías y la globalización. "Antes era mucho más difícil conocer qué música estaba haciéndose en China o en Europa, pero ahora, con Internet, a los músicos se nos ha abierto un mundo de posibilidades para explorar ritmos e ideas melódicas". También coincide en que el ingenio de los luthiers ha hecho mucho por el instrumento. "No solo por el tipo de madera que se utiliza, sino porque algunos le han añadido más trastes para aumentar la cantidad de escalas de notas, otros han hecho experimentos como cuatros dobles pegados y algunos hasta le han puesto cuerdas de metal para acercarlo al sonido del arpa o el bajo. Eso lo hace más rico y complejo".

Pero más allá de esto, Glem tiene clara una máxima: el cuatro tiene que seguir representando la identidad nacional. "El cuatro ha enaltecido la música nacional. Cuando uno escucha un tema criollo y en él entra el cuatro es como si llegaran los colores al cuadro. Eso es poderoso. A veces tenemos pena y no creemos en nuestra música porque no se escucha afuera, pero los jóvenes cuatristas tenemos que conocerla, hacerla evolucionar y difundirla internacionalmente, para que en otras partes la conozcan y la incorporen a sus grabaciones".

Jorge Glem realizará una gira de conciertos mostrando su talento,  Si quiere seguirlo en  twitter puede hacerlo a través de @jorgeglem.

Mauricio Malandra y su arpa repotenciada
Nació y creció en Barcelona, Anzoátegui, y comenzó a tocar el arpa cuando tenía 15 años. Al instrumento llegó gracias a su padre, quien ponía todo el día música de Reynaldo Armas o Luis Silva. "Me gustaba el trabajo de los arpistas como Antonio Ostos o José Archila. Empecé a buscar más y llegaron a mis manos unos discos de Henry Rubio, con quien descubrí el poder que el arpa tenía como solista".

Su oído, talento y disciplina lo llevaron a dominar de manera autodidacta el instrumento. Hoy, a sus 33 años, tiene un legado envidiable: tres discos con composiciones propias y de otros artistas, la participación en festivales nacionales e internacionales de arpa y la buena crítica de músicos como Chelique Sarabia: "El día que escuché su disco lloré porque entendí que la música en nuestro país tiene un futuro que se pierde de vista".

Los discos de Mauricio mezclan el joropo y el pasaje con géneros internacionales. En los dos primeros se dedicó a lo que llama "música llanera estilizada" y en el más reciente, titulado Sin Esquemas (2012), se atrevió a ir más allá poniendo al arpa a "cantar" desde samba hasta temas de Sting. "Soy un melómano y escucho todo, excepto reggaetón... cuando oigo algo pruebo si funciona en el arpa y, si es así, lo incorporo. Soy amante de la música llanera y es esencial para mí cultivarla y promoverla; pero se me hace inevitable mezclar esta herencia con otros ritmos. Lo que yo hago busca revivir el esfuerzo de maestros como Henry Rubio, por difundir la universalidad del arpa".

SONIDO: Arpa universal a lo Mauricio Malandra. Escuche uno de sus temas haciendo clic aqui

Reconoce que el arpa llanera tiene algunas desventajas estructurales. Por eso, desde 2010, emprendió una cruzada personal: diseñar y construir -junto a un ebanista- un instrumento que fuera más cómodo para producir nuevas sonoridades. "Cambié las llaves para afinar las cuerdas por clavijas de guitarra, hice el mástil más curvo y metí las cuerdas por dentro del clavijero para darles mejor tensión, le cambié los hoyos delanteros al cajón de madera por unos traseros que hacen su sonido más profundo".

Hoy prepara un disco, Solo por América, con temas latinoamericanos sin más acompañamiento que el arpa, un reto porque los sonidos de la orquesta deberá hacerlos con su instrumento. Si desea seguirlo, éste es su twitter: @mauricioarpa.


Juan Ernesto Laya y el "tumbao" de sus maracas solistas
Échale semilla a las maracas pa' que suenen... Eso es lo que dice la canción, pero en el caso de este músico, más que semilla ha sido talento lo que les ha puesto para hacerlas repicar con fuerza. "No me gusta llevar la cuenta de las grabaciones que he hecho, pero son bastantes", dice este valenciano de 40 años que, según la Asociación Venezolana de Intérpretes y Productores de Fonogramas, tiene el récord como el músico venezolano que más temas ha grabado.

Juan Ernesto Laya entró por primera vez a un estudio de grabación a los 11 años, pero comenzó a tocar su instrumento desde los dos cuando su abuelo se las regaló como juguete y día y noche se sentó con él a escuchar los discos que tenía de Aldemaro Romero, Los Cuñaos, Héctor Lavoe o Sergio Mendes y, por supuesto, de música llanera. "Cuando yo regresaba del colegio mi otra tarea era ponerme con él a descubrir el universo sonoro que había en esas canciones -dice el integrante del Ensamble Gurrufío, de formación musical académica y profesor de la cátedra de maracas del Conservatorio Simón Bolívar. Mi abuelo me enseñaba a diferenciar el aporte de cada instrumento y cómo las maracas podían intervenir de una u otra forma en esos géneros. Él me decía: 'con las maracas puedes hacer lo que quieras, porque son instrumentos de percusión como las congas o la batería'".

Y eso es lo que ha hecho a lo largo de su carrera. Después de haber compartido con artistas nacionales y extranjeros en conciertos y haber participado en más de 4.000 grabaciones, en 2010 publicó su primer disco como solista, Suena Maraquero, en el que las maracas llevan la voz cantante en temas que hacen honor a la música tradicional y se funden con géneros como el jazz o el merengue dominicano, emulando la rítmica de otros instrumentos percutivos como el güiro.

"Cuando formo parte de grupos instrumentales, busco complementar al cuatro o al arpa haciendo sonar las maracas con repiques o 'figurajes' que sean acordes al género que esté interpretándose. Pero trabajando con Ensamble Gurrufío me he esforzado en crear un estilo que demuestre que se pueden hacer o complementar los efectos, movimientos y figuras de la flauta o los golpes que produce el contrabajo, como si los instrumentos estuvieran bailando y combinando sus pasos".

ESCUCHE la habilidad interpretativa de Juan Ernesto Laya haciendo clic aquí

Con una florida, compleja y depurada técnica, 'Layita -como también se le conoce- quiere ir más allá. "Uno de mis proyectos es la creación y grabación de un concierto para maraca y orquesta sinfónica. Estoy hablando con arreglistas como Gustavo Carusí y Gerardo Chacón para que me ayuden. Las maracas pueden ser el centro de atención aun en medio de composiciones de corte académico".

Como docente, quiere legar sus conocimientos. "Estoy grabando un manual en DVD con el 'método Laya' para tocar maracas. Quiero que cada día más gente se pegue a esta cadena". A los jóvenes músicos les pide estudiar los ritmos nacionales. "La gente cree que la música venezolana es solo la llanera, pero de norte a sur hay chimbangle, gaita, golpe tocuyano, tambores y muchos otros géneros. Los invito a conocerlos y ejecutarlos. También es importante rendir honor a los maestros como Pedro Aquilino Díaz "Mandarina", José Pérez o Coromoto Martínez, entre otros". Su twitter: @layitamaracas.




Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

ENTRETENIMIENTO Carolina Sandoval más venenosa que nunca

Hoy, ocupa una posición estelar entre las voces (...)


 

SOY MARATONISTA Aprovecha cada minuto, maximiza tu potencial

Muchos nos hemos encontrado en la situación de (...)


 

COCINA Y SABOR El tequeño en diez datos

1. Origen caraqueño . Varias historias se han (...)

HOGAR Y ESTILO Barquisimeto del futuro

La ciudad como un organismo vivo es una metáfora (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Estadeboda, ISABELLA WALLIS

El monograma en todos lados

El monograma son las primeras letras del apellido de los novios. Si tu apellido (...)

Pan de calabacín (zucchini)

Esta receta la pidió mamá, así que decidimos complacerla. Y como mamá cuida su (...)

La sabiduría de la incertidumbre

Constantemente el ser humano tiende a aferrarse a ciertas creencias pensando (...)




 
Cerrar
Expandir