ESPECIAL DÍA DE LA MADRE

Las Anas que habito

por ANA MARÍA SIMON  |  DOMINGO 5 DE MAYO DE 2013
Se sabe que podemos, pero aun así seguimos generando asombro. Lo hacemos una y otra vez y, sin embargo, pareciera que no terminan de acostumbrarse a que nosotras lo podemos hacer. ¿Hacer qué? Lo que sea.

No es un discurso recalcitrantemente feminista, ¡no señor! ¿Cómo va a ser así si yo soy de las que se pregunta con impotencia quién le dijo a los caballeros que no era necesario que nos abrieran la puerta del carro? ¿A quién se le ocurrió decir por primera vez: "Dame acá esa cuenta: ¡yo invito!"? ¿Cuándo fue el día en el que las mujeres dejaron de recibir mesadas de sus esposos y comenzaron a dárselas?

Si las autoras intelectuales de todo este desastre me hubiesen preguntado, yo les hubiese respondido con seis palabras: ¡Yo-quiero-seguir-siendo-una -jevita!

Tenemos demasiadas responsabilidades. Vivimos mutando de un personaje a otro con tal facilidad que bien quisiera un camaleón tener la mitad de nuestro talento. Somos amantes, guerreras, madres, damas, no tan damas, consejeras y tantas más, que yo sabía, cuando me convocaron para editar este número, que no iba a darme chance de tenerlas a todas. Tratamos de que cada una de esas "nosotras" tenga la mayor carga de verosimilitud posible, pero he de reconocerlo: hay días en los que unos personajes nos salen mejor que otros.

En esta búsqueda en la que ando para que mi vida sea más simple (nunca más simplona, que es muy distinto), he querido hacer una disección y compartirlo con ustedes, esas mujeres que también pueden protagonizar este momento lúdico y esos hombres que nos observan mientras jugamos y a quienes no les cabe en la cabeza cómo es que nos tomamos un juego tan en serio. ¿Cuántas "nosotras" podemos llegar a ser"?

Tenemos etapas en las que nos sentimos más madres que mamitas. Otras en las que la casa es nuestra prioridad y se nos olvida lo adictas al trabajo que podemos llegar a ser. Días en los que nos miramos al espejo, vemos que las cosas van bien y nos atrevemos a sacar a pasear a esa tigresa (y no del oriente) que hay en nosotras y guardamos las camisas anchas, los zapatos a ras del piso y las pijamas mata pasión. Llega un día en el que nos sentimos con la fuerza suficiente como para amanecer con un trapo en la mano y dejar la casa impecable, pasar la mañana cambiándole a nuestro bebé un cuento por un iPad (y lograrlo), hacer un par de llamadas que nos coronan con dos nuevos clientes en nuestra lista de triunfos laborales, y todavía, a las nueve de la noche, tenemos fuerzas para, sin bajarnos de esos tacones sobre los que hemos estado montadas todo el día, salir a cenar con quien nos acompaña en la vida, mirarlo distinto a como lo miramos en la mañana cuando sacábamos cuentas del presupuesto familiar y terminar la noche recordándole, con hechos concretos, por qué es que le gusta tanto vivir contigo. Cansa un poco, sí, pero de cualquier otra forma nuestra vida sí que sería desastrosamente aburrida.

Y es que al fin y al cabo todas somos "un poquito de esto y un poquito de lo otro", solo que la repartición nunca es equitativa y es por eso que, gracias a Dios, ninguna tiene las mismas piernas ni el mismo cansancio ni la misma libido ni los mismos hijos ni la misma compañía ni las mismas ganas ni la misma soledad ni la misma energía ni la misma seriedad ni la misma sonrisa ni la misma esperanza.

Lo que nos une es que, cada vez que podemos, intentamos ser una versión mejorada de nosotras mismas y como dice la sabia Agrado, ese emblemático y querido personaje de Almodóvar en Todo sobre mi madre: "Que cuesta mucho ser auténtica, señora, y en estas cosas no hay que ser tacaña. Porque una es más auténtica, cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma".

El equipo de Estampas conversó con cercanos a Ana María para que contaran cómo veían a cuatro de esas  múltiples mujeres que la habitan: la profesional, la mamá, la ama de casa y la mamacita. Los comentarios de todos ellos, sus amigos, la motivaron a recordar, brevemente, cómo es que ha llegado a ser tantas y, a su vez, la única que es hoy en día

Working girl
"Hoy en día, Ana es una imparable máquina generadora de entretenimiento. La admiro y disfruto un mundo cuando la escucho en Onda"
Luis Chataing, locutor, amigo y descubridor radial
 
"Yo quiero morirme haciendo radio. Es el medio de comunicación que más disfruto, en el que nado y trago menos agua, aunque a veces la marea esté alta. Para mí es normal interrumpir cualquier cosa que esté haciendo a las 4:30 de la tarde para comenzar a moverme hacia la emisora porque mi programa de radio comienza a las 6:00. Es una de las mejores cosas que me pasa en el día, una de las que más disfruto porque, sobre todo en un país como Venezuela, siempre hay algo que uno quiere decir. Las cosas no siempre fueron así de fluidas. En 1995 llegaba a la radio en mi Lada rojo para hacer El monstruo de la mañana, programa al que Luis Chataing me había invitado a trabajar. Comenzaba a las 6:00 am. Sí, estaba al aire en ese horario que no es para seres humanos, debería estar prohibido. En aquella época estudiaba Artes en la UCV, diseño gráfico en las tardes, y llegaba a hacer los trabajos de madrugada. Varias veces me quedé dormida y en algunas de mis llegadas tarde tuve que apelar a mis clases de actuación: hospitalicé a mi abuela varias veces; mi mamá, la pobre, vivía intoxicándose, y pasó lo que tenía que pasar: el día que ocurrió algo de verdad por supuesto que, como en el cuento del lobo, Luis no me creyó".

"Como presentadora y productora ejecutiva no solo está pendiente de lo que le toca hacer frente a las cámaras, sino que procura que todo el equipo que esté a su alrededor se sienta bien"
Isabel Hernández, amiga, directora de Quilombo Entertainment y habitante de Uno

"Me gusta trabajar con gente que respeto, no solo como amigos sino como profesionales. No podría hacerlo con alguien a quien no admire, por lo menos no cuando soy yo quien arma la nómina. Me gusta trabajar porque tengo el privilegio de ejercer mi vocación, aunque cuando tuve que hacerlo en algo que no me encantaba, lo disfruté igual, pero convencida de que durante ese 'mientras tanto' iba a pasarla lo mejor posible. Trabajé como recepcionista en una compañía que vendía lycras importadas para los fabricantes de trajes de baño en Venezuela. Sabía que iba a ser algo temporal, pero decidí creerme el personaje. Atendía el teléfono con voz de recepcionista sexy y todo: 'Buenos días, gracias por llamar a Imexsa, ¿en qué puedo ayudarle?'. Esos fueron mis primeros 'tigres' en locución. No me fue nada mal. ¡Me salió hasta uno que otro traje de baño de regalo!".

"Ya Ana y yo hemos corroborado que ejercemos la pa-y-maternidad responsable. Próximamente, vamos a llevar a las tablas otro 'hijo' llamado El tesoro de Rosalía, una obra infantil original de Martín Brassesco y Rossana Veracierta. Creo que el milagro de la maternidad la animó a emprender este tipo de proyectos"
Jorgita Rodríguez, exitosa y prolífica productora teatral, socia de Ana María y exitosa y prolífica madre

"Para tener credibilidad lo más recomendable es mantener coherencia entre lo que profesas y tus acciones. Tiene sentido que me interese producir teatro infantil ahora que Micaela está en mi vida. Necesito ocuparme en hacer el teatro que me gustaría que mi hija fuese a ver. Si hace seis años hubiese montado algo dedicado a los niños nadie me hubiese creído, ni yo. Y cuando no crees en tu proyecto, lo condenas al fracaso porque comienzan a verse las costuras. difícilmente, entonces, se convertirá en algo exitoso".


De pura madre 
"Memorables fueron sus momentos dentro y fuera de cámara cuando interpretó a la doctora y madre Karla Troconis en La mujer perfecta. Antes de cada escena, jugaba y amapuchaba a Lili Taravella, la niña que hacía el papel de su hija y yo, que estaba en el estudio, la observaba. Conocía su discurso sobre la maternidad y lo poco que le animaba el tema. Sin embargo, presentí que algo había cambiado después de interpretar a ese personaje y tener contacto con esa niña tan especial. En un almuerzo me lo confirmó y le dije: Un día, más tarde o más temprano, tu hijo te va a mirar de una manera tal, que te darás cuenta de que nadie te ha querido de esa forma. Es un amor totalmente distinto"
Carolina Acosta-Alzuru, profesora, amiga y estudiosa observadora nacional e internacional de las telenovelas

"Los primeros meses que tuve a Micaela conmigo lo único que quería era que no le pasara nada malo. Andaba en automático, tratando de aplicar todo lo leído y escuchado. Lo único que quería era que no se me cayera, que si dormía boca arriba no se ahogara, que no se me resbalara mientras la bañaba, que respirara. No sé en qué momento pasó de ser un 'bojotico que quiero que sobreviva' a ser mi hija, pero ese momento llegó y cuando eso pasó entendí que aquello de 'dar la vida por amor' sí existe. Es un sentimiento, un tipo de amor, que si hubiese continuado con mi antigua convicción de no ser madre y no lo hubiese conocido, todo bien, no pasa nada, pero lo conocí y me fregué, ya no hay vuelta atrás porque ahora que sé de lo que se trata, me costaría mucho vivir sin este amor".

"Hoy en día, además de su integridad, me preocupa su esencia. Trato de darle una educación coherente con los principios que para mí son importantes, intentando no contradecirme y dejando que conforme vea, escuche y camine por la vida, vaya sacando sus propias conclusiones. Hago y seguiré haciendo todo lo que esté en mis manos para que sea una persona justa e incorruptible".

La casita bella
"...y yo le dije: Bueno, señora Ana María, si usted va a seguir con esa ordenadera y esa limpiadera, ¿para qué me tiene a mí? Una cosa sí le digo: por el hecho de que yo llegue acá y esté todo en su sitio y yo tenga que limpiar sobre lo ya limpio, yo por eso no le voy a cobrar menos, ¿oyó? Usted vaya a ver con qué psicólogo se trata esa obsesión"
Nubia. Le echa una 'ayudaíta' a la familia Brito-Simon en las labores del hogar

"Ajá, y si me gusta que las cosas estén impecables, ¿qué voy a hacer? Mi clóset está ordenado por colores. No puedo salir de mi casa si no tiendo la cama y veo que todos los platos están fregados. Las amas de llave de los hoteles me aman. Jamás han tenido que tender una cama de una habitación en la que yo haya sido huésped y ¡epa!, ¡me quedan mejor que a ellas!

"Hay que destacar que el Pollo tiene cuatro hijos más que van desde los 12 hasta los 19 años, con lo cual la cosa no está fácil y, además, nuestra casa es relativamente pequeña. Lo bueno es que ya ellos me conocen y cuando estamos juntos saben que si yo preparo la cena, ellos friegan. Si yo friego, ellos hacen las hamburguesas, y si pedimos comida para llevar, nosotros pagamos y ellos botan la basura.

"Nada de esto me pesa, vivo tranquila con mi necesidad de que las cosas estén en su sitio. Por cierto, a este celular que están usando para grabar esta conversación deberían pasarle un algodoncito con alcohol porque ustedes entrevistan a mucha gente que habla muy cerca del micrófono y eso es antihigiénico. ¿Ustedes saben que los teléfonos y el control remoto son los artefactos donde se alojan más bacterias? Tomen, yo tengo toallitas desinfectantes aquí en la cartera".

Sexy-mama
"Me enamoró su feminidad, lo mucho que se cuida y, sobre todo, lo impecable de sus pies. Pies de los que un amigo me habló muy bien antes
de que ella y yo nos conociéramos. Por supuesto ese amigo no ha estado más nunca cerca de nosotros (risas)"
Rafael "El Pollo" Brito, amante-amigo-esposo-consejero-papá de su hija y, jura Ana María, quien paga la cuenta

"'Una mujer con los pies descuidados es lo mismo que un hombre sin estudios: es un ser incompleto'. ¿Conclusión? Lee mucho, trata de estudiar tanto como puedas y no importa si se llama Carmela, la Beba o Yeskenia: ten en tu vida una buena manicurista".

"Porque es que no se trata de si tienes los pies bonitos o feos. Una se tiene que querer con lo que vino de fábrica, pero quién dijo que no se pueden mejorar las cosas. Como dice la sabia abuela Elena (que es abuela de Érika, no mía, pero yo la adopté): si una no se cuida, ¿quién la cuida a una? Lo único que lamento de todo esto es que esa amistad entre el Pollo y su amigo ya no exista porque, la verdad, era bien bonita".

"En nuestra primera salida, por primera y única vez, llegué temprano y, mientras la esperaba, pedí, por primera y única vez, un batido de fresa. En lo que ella llegó pidió una cerveza. Para no quedar mal le dije al mesonero: ¿De quién es este batido, jefe? Tráigame la cerveza que le pedí hace rato, por favor"
Rafael "el Pollo" Brito, el mismo de la cita anterior

"Yo lo único que quería era darle un beso. Yo sabía que ese Pollo venía en combo y con demasiadas calorías: traía papas, refresco gigante y hasta el muñequito de la cajita feliz. Me daba demasiado fastidio pensar en la cantidad de policías acostados que iba a tener que pasar. Yo creía que nos íbamos a bajar de este tren hace como veinte estaciones, pero no. Ya llevamos siete años y pico aquí montados, y si es verdad eso de que la llama se comienza a extinguir a partir de los siete años, entonces nosotros como que tenemos cocina eléctrica".

Asistente de fotografía
María Fernanda Quero

Estilismo
Rey Sandoval

Producción
Hermanas Ocque

Vestuario
Mayela Camacho
Bimba y Lola
Alejandro Ramírez

Estudio
Contra la pared

Agradecimientos
María Beatriz Scull
Fran Beaufrand


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Libertador no conquistó Hollywood

Estrenada en Estados Unidos el pasado viernes 3 (...)

ENTRETENIMIENTO En el país de la Celis

Mis primeros años: La Guaira Los primeros siete (...)


 

CUERPO Y MENTE Mujeres de 40: La vida por delante

"¿Cuándo te casas?". "Ten un hijo pronto. (...)


 

COCINA Y SABOR ¿A qué sabe La Guaira?

Su geografía "El estado Vargas, creado en 1998, (...)

HOGAR Y ESTILO Decorar mezclando sillas distintas: ideas con estilo

¡No a la uniformidad en los comedores, recibos o (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Estadeboda, ISABELLA WALLIS

El novio en la organización de la boda

Todas las parejas de novios comprometidos son diferentes. Hay aquellas en las (...)

Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

Libertador no conquistó Hollywood

Estrenada en Estados Unidos el pasado viernes 3 de octubre, la película de (...)

Estofado de pollo

Olvídate de los buenos modales, porque con esta receta te vas a chupar los (...)




 
Cerrar
Expandir