ENTRETENIMIENTO

Músicos y política: ¿Buena junta?

Willie Colón y Hany Kauam son sólo dos de los artistas que han prestado su talento para apoyar causas electorales o políticas y han puesto sus poemas a expresarse más allá del amor y sus tormentos. Dentro y fuera de Venezuela numerosos cantantes y compositores han hecho lo propio con mayor o menor suerte.

por EFRAÍN CASTILLO  |  MARTES 9 DE ABRIL DE 2013
Los artistas no son seres asépticos ajenos al mundo que los circunda. ¿Es bueno o malo que se involucren en política con o sin sus canciones?
Con la canción Mentira fresca, el puertorriqueño Willie Colón se metió en el caliente ambiente electoral venezolano. Se trata de una salsa originalmente grabada por el actor y cantante criollo Rolando Padilla, de la que el legendario compositor hizo una versión que colocó de inmediato en internet y en la que se hace alusión al candidato oficialista a la presidencia de la República. Desde su publicación, el tema se ha vuelto un éxito viral en redes sociales y, según aseguró el propio Colón en su cuenta de Twitter (@williecolon) "tuvo 20 millones de RT, fue tendencia en 12 países" y lleva "246.000 tocadas con un 99% de aprobación".

VIDEO: Escuche la versión de Willie Colón aquí y la de Rolando Padilla aquí

Sin embargo, el tema no ha dejado de levantar polémica. Del lado de los seguidores del candidato Henrique Capriles ha habido "vítores" y aplausos. "No es porque sea contra el oficialismo, pero es un temazo" publicó la usuaria identificada como @adrianaflores en la mencionada red social, aunque, por supuesto, desde la otra orilla ha habido reacciones.  "Qué pesado el Willie Colón -contestó también en twitter @crisal000. En vez de preocuparse por su isla que está sumida en el hambre y la desgracia".

A la par de comentarios como éstos, otras personas han rechazado la injerencia política de personalidades extranjeras en la diatriba local a la vez que han criticado la participación de los artistas en temas relacionados con la política. "Willie Colón y Sean Penn me parecen dos caras de la misma moneda: gente de fuera que no tiene idea de qué se vive acá y boconea (sic) de lado y lado", mencionó un usuario identificado como @CarlosZombie.

Además de Colón y Padilla, desde mediados del año pasado los cantantes Omar Enrique y Hany Kauam  han estado en el ojo del huracán por haber grabado -junto a algunos otros de la escena actual nacional- un tema a favor del hoy fallecido presidente Chávez durante la campaña electoral de 2012, iniciativa que han repetido en apoyo al candidato Nicolás Maduro con el tema Maduro desde mi corazón (para escucharlo haga clic aquí)

  Del bando que sea, la participación político-musical de los intérpretes no es novedad en Venezuela. En 1988 José Luis Rodríguez prestó su imagen y popularidad para apuntalar la candidatura presidencial de Carlos Andrés Pérez  y no sólo grabó mensajes televisivos de apoyo sino que lo acompañó en tarima como atracción artística durante las presentaciones multitudinarias  que Pérez  realizó en distintos pueblos del país. 



  Fuera de las fronteras nacionales,  los artistas componen música, se dejan fotografiar  y participan sin tapujos en mítines, bailes o conciertos a favor o en contra de líderes partidistas, candidatos presidenciales o asuntos como la guerra. Es famoso el video que en 2008 produjo el líder de la agrupación Black Eye Peas, Will I. Am,  con el título Yes, We Can, en apoyo al entonces candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama,. En él participaron varios cantantes y actores identificados con la mencionada postulación y el video resultó no sólo un éxito en términos de popularidad sino que también ganó un premio Emmy por su calidad y uso creativo. La aparición de los artistas en el mencionado trabajo no puso en jaque sus carreras ni su credibilidad profesional.

VIDEO: Escuche  la canción con la que varios artistas  manifestaron su apoyo a Barack Obama en Estados Unidos. Haga clic aquí



  Sin embargo, hay que decir que no todos han corrido la misma suerte. En los años sesenta, el hoy tótem de la música rock y folk estadounidense, Bob Dylan, sufrió críticas y boicoteo de parte de autoridades, organizaciones civiles conservadoras y medios de comunicación  por componer numerosas canciones de protesta contra la carrera armamentista de la Guerra Fría Estados Unidos-Unión Soviética así como contra la incursión armada del gobierno de su país en la guerra de Vietnam. Los temas de Dylan formaron parte de marchas y manifestaciones antibélicas promovidas por los movimientos juveniles pacifistas y no en pocas oportunidades fueron la razón por la cual muchas de esas protestas fueron reprimidas.

  Igualmente en Estados Unidos,  a principios de la década pasada se hizo pública la censura que varias emisoras radiales y programas de TV  ejercieron contra el trío femenino de música country Dixie Chicks cuando en 2003 una de sus integrantes manifestó  en pleno concierto su rechazo frontal al entonces mandatario George W. Bush.  "No queremos esta guerra, esta violencia y estamos avergonzadas de que el presidente de Estados Unidos sea de Texas", estado del que el grupo es oriundo Para entonces, el país norteamericano se encontraba sumido en las tensiones posteriores a los ataques del 11 de septiembre y el gobierno había iniciado su "guerra contra el terrorismo", por lo que las palabras de la intérprete fueron consideradas por muchos como "antipatrióticas". La declaración produjo como respuesta que varios medios dejaran de transmitir sus canciones y se reseñaron protestas de personas que destruyeron sus discos.

Lejos de arrepentirse o pedir disculpas, las texanas no dieron marcha atrás en su posición y en el tiempo superaron el vendaval. Incluso en 2006 publicaron una canción en la que le salieron al paso a las críticas y hasta amenazas de muerte que recibieron. Con el nombre No estoy lista para hacer las paces en cuyos versos mencionan frases como "No puedo resignarme a hacer lo que piensas que debo hacer" (escuche la canción aquí). A la fecha, su carrera sigue adelante y el incidente es sólo eso, un recuerdo.


    En España durante el gobierno dictatorial del general Francisco Franco,a Joan Manuel Serrat le negaron la participación en el festival de la canción Eurovisión porque los directivos de Televisión Española (TVE)  -por instrucciones gubernamentales- no aceptaron la idea de que el intérprete cantara a nombre del país el tema La La La en idioma catalán, una condición que había puesto Serrat en honor a su lengua materna y en defensa simbólica de la autonomía de Cataluña, la región en la que nació. Aunque la melodía es absolutamente inocua en su contenido y la cadena televisiva ya había anunciado al cantautor como representante en la justa musical y hasta había grabado programas para promocionarlo, a pocas semanas se cambió la seña y se decidió que sería la cantante Massiel la que tomara su lugar.

Más allá de la polémica temporal en la que se vio inmerso, Serrat siguió su camino artístico después de aquel hecho y, hoy, con la dictadura a muchos años de distancia, es respetado dentro y fuera de su país como  uno de los grandes y más honestos cantautores de habla hispana, con un repertorio de letras llenas de alusiones al amor pero también a la política y sus desvaríos.

Video: Escuche la versión en catalán de La La La en voz de Joan Manuel Serrat haciendo clic aquí

Éstos son sólo algunos ejemplos y en la historia de la música, del arte y la política ha habido y habrá otros similares.  Los artistas no son seres asépticos ajenos a la realidad del mundo que los circunda.  Sin embargo, sus obras y acciones estarán siempre en la mira del público que, para bien o mal, las juzgará de acuerdo a sus propias percepciones e intereses.

"Estar unidos es grandioso, pero respetar el derecho a ser diferente es quizás mucho mejor", dijo en una entrevista el cantante Bono, líder de la agrupación irlandesa de rock  U2 y reconocido por su activismo político.  Quizás ésta sea la mejor moraleja. A fin de cuentas el tiempo pone a todo y todos en su sitio.

Que cada quien cante y haga sonar su propia voz.
efcastillo@eluniversal.com







Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (1)

maria aular
17.04.2013
8:28 AM

Comentario 5321902

Excelente artículo. Cuando más allá de opinar o expresar tu ideología llevas la opinión a un nivel personal de burla, ataque y de menosprecio por el otro he allí el dilema... No se puede justificar lo injustificable y quienes exigen respeto, primero deben tenerlo.


VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS


 

BELLEZA Y MODA A un paso del altar

Una mujer con vestidos ligeros y simples -en (...)

CUERPO Y MENTE Entrenadores vs nutricionistas

Seguro se han topado o han vivido la situación en (...)


 

COCINA Y SABOR Domingo en familia Los Freitas

Leonor de Fátima Faria Catanho Portugal le sabe a (...)

HOGAR Y ESTILO Lencería, ideas para mantenerla a punto

La lencería de la casa -sean toallas, sábanas, (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Estadeboda, ISABELLA WALLIS

Votos matrimoniales

El momento de escribir los votos matrimoniales es uno de los más difíciles y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Los sabores portugueses de Los Freitas

Hacer la serie de crónicas gastronómicas Domingo en familia, junto con Natalia (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Haz tu trabajo para sanar

Hola, hay personas que se quejan de que sus oraciones no son escuchadas, otras (...)




 
Cerrar
Expandir