CINE

Afiches que valen una fortuna

Casi dos millones de dólares en ingresos logró en Estados Unidos una subasta de más de 1.000 afiches de clásicos fílmicos de Hollywood. ¿Estaría dispuesto a desembolsar el equivalente al precio de un carro o un apartamento por un póster original de una película como Casablanca o lucharía billete sobre billete en una puja por quedarse con uno de King Kong?

por EFRAÍN CASTILLO  |  MARTES 2 DE ABRIL DE 2013
Los fanáticos del cine son capaces de cualquier cosa.  Y si tienen dinero, mucho más. Como prueba, la firma Heritage Auctions, casa de subastas con sede en Estados Unidos, puso a disposición de coleccionistas 1134 afiches y fotografías vintage de películas estadounidenses, incluyendo rarezas únicas o ejemplares que se creían perdidos. 

  La gran vedette de la puja fue un póster original  de gran formato del filme Casablanca, clásico protagonizado por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en 1942, el cual fue  ofrecido a un precio base de 32 mil dólares, aunque los promotores informaron que fue adquirido en 107.500 dólares. Según material informativo disponible en la página web de los subastadores, la pieza -de 71 años de antigüedad- es especial porque se encuentra en el mismo estado de conservación del momento en que fue impresa pero además porque en el mundo sólo hay otro ejemplar como éste. Para que tenga una idea de su valor, al cambio oficial en bolívares la pieza equivale a 677 mil bolívares, suma por la que se podría comprar en Venezuela un apartamento modesto en Caracas.

Segundo en la lista de los más preciados -monetariamente hablando- estuvo el afiche del filme Tarzán el hombre mono (de 1932) que un coleccionista obtuvo por la "módica" suma de 65.725 dólares (414.036 bolívares al cambio) o el de  El Nacimiento de una nación -de 1915- que fue puesto en subasta por la suma base de 15 mil dólares, aunque al final fue adquirido por 47.800 dólares (Bs 301.140). mucho más del doble del precio original por el que fue ofrecido.

 Entre otros de los que los fanáticos pudieron encontrar en este lote de joyas se incluyen  ejemplares de filmes de la era dorada de los grandes estudios como King Kong (1933) y Blancanieves de Walt Disney (1938), así como también clásicos de distinto género, desde el emblemático Drácula  -protagonizado por Bela Lugosi en 1938 que sirvió de referencia para el cine de terror-;  el póster de 2001: Odisea en el espacio, película dirigida por el maestro de la ciencia ficción Stanley Kubrick en 1969;  conocidos afiches de cintas musicales como Singin in the Rain (1952) o de comedias como La comezón del séptimo año (icónica cinta encabezada por la diva Marilyn Monroe  en 1955.


  Si está pensando que todos se vendían a astronómicos precios está equivocado. Algunos afiches como el de La Bella durmiente (1959) se ofrecen a 550 dólares  mientras uno de Godzilla (que data de 1956) está a la venta en 950 dólares. Incluso, hay piezas de cintas multipremiadas como Ben Hur (1959) a sólo 12 dólares o de Spider Man (2002) a un dólar. ¿La razón para tal disparidad monetaria? La calidad en que se encuentra el póster, su rareza o la cantidad disponible de ejemplares que haya en el  mundo, cuestiones que entre los coleccionistas aumentan o disminuyen el precio.

Según informaron sus organizadores en la página web www.ha.com, la subasta logró movilizar más de 1,72 millones de dólares, es decir, la bicoca de 10,8 millones de bolívares. Más allá de la danza de millones que todo esto supuso, la iniciativa  también sirve para atraer a aquellos que deseen observar no sólo cómo los coleccionistas invierten el dinero que les sobra sino ver cómo ha evolucionado el diseño y la estética a lo largo del tiempo y cómo estos afiches han influenciado la cultura popular y el imaginario colectivo con sus representaciones gráficas. Si usted es uno de ésos, al principio de la nota están disponibles  algunos de los afiches con los que podrá satisfacer su curiosidad, aunque no tenga en su cuenta ni la décima parte del dinero requerido para quedarse con uno ni el cupo Cadivi que le ayude para conseguirlo.

Otra moraleja parece sumarse: si usted tiene en casa algún afiche viejo de un filme  y en algún momento decoró con él la pared de su cuarto o su rincón favorito, quizás lo mejor es que no lo bote aunque esté pasado de moda o un poquito dañado. En algún momento podría valer cientos o miles de dólares. 



Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Colombiamoda 2017, cuando los sentimientos y las emociones diseñan

Crear moda es mucho más que diseñar un vestido (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Expandir