Luigi Sciamanna al desnudo

Al desnudo

El laureado protagonista del filme Reverón vuelve a las tablas con El gigante de mármol, una historia de su autoría que ya se presenta en la Sala Humboldt. La pieza habla del cuerpo como un reflejo del alma, a partir del David, obra maestra de Miguel Ángel

por PABLO BLANCO  |  imagen: GUILLERMO SUÁREZ | DOMINGO 31 DE MARZO DE 2013
A un mes de la entrega del Oscar 2013, si se hiciese el ejercicio de imaginar que la estatuilla dorada se entregase también en Venezuela, entre los candidatos a Mejor Actor habría que incluir y premiar a Luigi Sciamanna. El artista, de 45 años, de ascendencia italiana y criado en Mamera, en la Parroquia de Antímano, es una de las caras más respetadas de la actuación criolla contemporánea. Desde que egresara -a finales de los ochenta- como Licenciado en Artes (mención Cine) de la Universidad Central de Venezuela, su nombre comenzó a figurar en montajes de los grandes nombres del teatro local de la época, como sus maestros Ugo Ulive y Fernando Gómez.

Más recientemente se le ha visto como Franz Liebkind, el hilarante fanático de Hitler en el musical Los Productores, de Palo de Agua; o como el misterioso sacerdote de La Duda, versión de la venezolana Matilde Corral de la exitosa pieza teatral del estadounidense John Patrick Shanley, entre otros personajes que ha asumido sobre las tablas.

En 2011, fue muy celebrada su interpretación protagónica en el filme Reverón, por la que recibiera el premio al Mejor Actor en el Festival de Cine de Mérida, una cinta en la que, además, es coescritor del guión junto al director Diego Rísquez y Armando Coll. Porque, aparte de actuar, Sciamanna ha escrito y dirigido piezas como La novia del gigante, y la que promociona actualmente, El gigante de mármol, que ya se presenta -con el patrocinio del Instituto Italiano de Cultura- en la Sala Humboldt, de la Asociación Cultural Humboldt, en San Bernardino, y cuya temporada culmina el 5 de mayo. Ambas piezas (que originalmente eran una sola) tienen como punto de partida el David, escultura que el genial artista italiano Miguel Ángel Buonarroti terminara entre 1501 y 1504, considerada una de las obras maestras del Renacimiento.

En El gigante... acompañan a Sciamanna en escena rostros conocidos y emergentes como Elvis Chaveinte, quien hace las veces del joven Miguel Ángel; Armando Cabrera, como el Gonfaloniero de Justicia Piero Soderini; Marcos Moreno, como el astuto comerciante Tommaso da Montelupo; y el ya legendario Jorge Palacios en el rol del Cardenal Ildefonso da Manoforte. Luigi asume el papel de Marco Piotti, representante de la Oficina de Trabajos para La Catedral y fuerte contendor de Buonarroti. Con ellos, la joven bailarina Carla Orive, el incipiente Daniel Torres y el modelo Asier Brigthman. La obra tiene como productora a la reconocida Marisela "Cocó" Seijas, la iluminación es de Manuel Troconis y el diseño de vestuario es de las no menos cotizadas Eva Ivanyi y Raquel Ríos. El desnudo masculino de la escultura en cuestión ocupa los diálogos del primer acto y es también el tema esencial de esta conversación.


Del David al stripper

¿Cuándo comenzó tu fascinación por el David de Miguel Ángel?
"En realidad es mi fascinación por la belleza clásica masculina, no me importa cómo suene esto. El impacto visual de ese hombre de cinco metros y medio, bañado por una luz natural que cae de la cúpula de cristal debajo de la que está situado es una representación universal del ímpetu y la vitalidad propios de la juventud. Un varón no tiene que ser homosexual para apreciar estos elementos, es un trabajo que puede causar la misma admiración en cualquier persona".

¿Cómo fue esa primera vez que lo viste?
"Ocurrió hace, apenas, cinco años. Aquella mañana, entré a la Galería de la Academia de Florencia, pagué el boleto, atravesé un corredor y, al final de un pasillo, se encontraba aquella obra maestra. Tantos años de espera para verla aterrizaron de golpe. Creo que estuve unas dos horas sin hablar, contemplándolo. Fue el impulso para escribir El gigante de mármol".

Una obra sobre la belleza...
"Sobre la belleza y el artista. La belleza como un tormento, algo que quieres alcanzar y poseer para ti pero no puedes. Es una obra que me permite hablar, además, de temas esenciales para mí como la posición del artista frente a la sociedad y el Estado y el acorralamiento que sufrió Miguel Ángel por ser republicano, contrario a los Medici, y homosexual. Todo esto y la importancia del cuerpo desnudo como un reflejo del alma".

¿Qué crees que refleja tu cuerpo desnudo?
"¿El mío? Que debo hacer más ejercicios abdominales (risas). Eso no responde la pregunta, ¿verdad? No sé, como Miguel Ángel, tengo mi complejo de feo. No me gustó haberme quedado calvo, por ejemplo. Eso para un actor marca un antes y un después, los productores limitan tu trabajo por un asunto de estereotipo: pasas a ser siempre el doctor, el cura, el bibliotecario o el asesino".

¿Te ocurre con mucha frecuencia?
"Con más de la que te imaginas. He rechazado varios papeles por eso. Nuestro cine, por lo visto, ha descubierto un montón de nuevas tecnologías menos la peluca. Por eso siempre le agradeceré a Diego Rísquez el que haya pasado por encima de todos sus prejuicios y me haya dado el rol del pintor Armando Reverón en su película, una decisión quizás impensable para otros directores, por mi tipología física. En Reverón, por cierto, me desnudé y me encantó hacerlo".

¿Por qué?
"Porque estaba justificado. Encontré en mis investigaciones que Reverón y Juanita se paseaban desnudos tomados de la mano, cuales Adán y Eva, en El Castillete, esa suerte de edén que habían construido en Macuto. Es una imagen que contiene una carga simbólica muy fuerte y una hermosa justificación cinematográfica para desnudar un personaje; que no es lo mismo decir que yo desnudo me vea hermoso".

¿Crees que sigue habiendo tabú en el cine con el desnudo masculino?
"Por supuesto. Sin embargo, existen ejemplos interesantes que rompen ese tabú: en Shame, en medio del terrible drama de Brandon (Michael Fassbender), su desnudez es presentada con gran belleza. En Troya, el desnudo de Aquiles (Brad Pitt) tiene la intencionalidad de hablar de la arrogancia. También hay antiguas referencias como la de Muerte en Venecia, un filme en el que Luchino Visconti se ocupa de la belleza apolínea como ideal supremo y no como una forma puramente carnal... Aunque para muchos esta película se trate de un viejo al que le gusta un muchachito".

¿Cómo ves el tema en Venezuela?
"En este momento han irrumpido espectáculos sobre hombres que tienen contexturas físicas atractivas, como Sólo para ellas. Sería interesante estudiar si la crisis que estamos viviendo camina a la par de este destape o si se trata de una gran represión que finalmente encontró salida".

Uno de los desnudos masculinos más comentados es el de Christian McGaffney en la obra High...
"Pero allí el autor especifica que el personaje tiene que desnudarse, es un requerimiento dramático. En estos otros espectáculos se trata de una clara admiración por la belleza del desnudo masculino per se".

Como en El Gigante de mármol...
"No. La diferencia radica en que en nuestra propuesta se aspira a entender el cuerpo no solamente como un fin en sí mismo sino como el reflejo de un espíritu superior. No critico que exista Sólo para ellas; de hecho, quizá yo no vaya a verla porque me dé pena (risas). En todas las metrópolis existe un rango de espectáculos que abarca desde el teatro clásico hasta shows de strippers. Lo que me llama la atención es que en nuestra pequeña cartelera, que nada a contra corriente, esto prolifere y con una fuerte campaña promocional".

¿Cómo promocionas tu obra en una cartelera que "nada a contracorriente"?
"Como una invitación a hablar sobre la belleza en uno de los momentos más feos del país. Y a partir de un personaje como Miguel Ángel, que se convirtió en el símbolo de muchas virtudes".

pblanco@eluniversal.com
Twitter: @pabloblanco3

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Aviva tu esencia femenina

Hola, bendigo la luz en ti. Te pido algo: imagina una flor frente a ti.  (...)




 
Cerrar
Expandir