El pueblo nacido del Ticoporo

A orillas de la troncal cinco, en la vía a San Cristóbal, está Socopó, poblado que hoy esculpe su futuro en teca, melina y jabillo, y que guarda en la memoria de sus artesanos los vestigios de un pasado lleno de luchas

DOMINGO 24 DE FEBRERO DE 2013
Su nombre se debe a una de las tribus indígenas de la zona y su nacimiento a la confluencia entre las bondades de la naturaleza y el oportunismo del hombre. La historia de Socopó, capital del municipio barinés Antonio José de Sucre, está marcada desde sus inicios (años cincuenta) en la talla de la madera.

Ha sido este material el que determinó el origen de un pueblo que nació de manera ilegal en medio de una reserva forestal y que hoy es famoso por la mueblería, que se oferta al precio más económico de todo el mercado venezolano.

A pesar de las creaciones, que exaltan a primera vista el talento y la calidad del trabajo artesanal, el pasado de esta localidad es uno de los relatos más turbios de la historia contemporánea del país.

Huellas del pasado
En los años cincuenta llegaron los primeros pobladores a la Reserva Forestal del Ticoporo, una de las más grandes del país con 270.000 hectáreas cubiertas de bosques densos que hacían del lugar una zona con alto potencial de producción maderera.

Estos primeros colonos se asientan en principio en lo que luego se conoce como Pedraza la Vieja, Capitanejo, y la parte baja del piedemonte andino, y luego a orillas de la troncal cinco, cuando esta es inaugurada en 1964 y se convierte en la ruta fija para llegar a San Cristóbal (Táchira) a través de los llanos. Tres grandes empresas reciben la concesión del Estado para iniciar la industria maderera y así nace un pueblo, donde muchos de sus habitantes pasan a conformar las nóminas de estas compañías.

Sin embargo, en la década de los setenta comienzan a producirse los primeros enfrentamientos entre las organizaciones madereras, el Estado y los campesinos de la zona. "Se perdieron muchas riquezas naturales por las políticas erróneas de entonces, donde parecía que se cuidaba más los intereses de las empresas que la reserva. Había años en que estas compañías sacaban hasta 40.000 metros cúbicos de valiosas maderas y pagaban unos impuestos irrisorios. El gran error fue no incluir al campesino en la protección de esas zonas", cuenta José Alberto Ramírez, quien hoy es director de Agua del Municipio Antonio José de Sucre, pero en ese entonces era uno de los labradores que deseaba trabajar un recurso al que tenían acceso unos pocos.

Persecuciones, arrestos, casas incendiadas y otras violaciones a los derechos humanos fueron algunos de los abusos hacia lo pobladores que se produjeron hasta finales de 1998, cuando terminan las concesiones de las empresas madereras y las mismas no son renovadas.

Sin empresas de por medio y con una reserva más accesible a la explotación maderera, comienzan también a llegar a Socopó artesanos colombianos que ven una oportunidad de trabajo en esta zona.

La población se multiplicó, de unos 20.000 pasó a cerca de 80.000 habitantes. En la actualidad el pueblo alberga unas 130.000 personas, de los cuales 20% trabaja la madera y el resto la agricultura y ganadería.

Muebles, juegos de cuarto, comedor, estantes, sillas, mesas, percheros y demás productos hechos en madera ahora forman un gran corredor de exhibición en plena troncal 5, que no pasa desapercibido por quien transita vía al Táchira.

Desde lo más clásico y elaborado, hasta estilos modernos, la creatividad y calidad de cada producto hecho por los artesanos ha llamado la atención de valencianos y caraqueños, quienes a pesar del largo viaje no dudan en visitar Socopó para amueblar su hogar o comercializar muchas de estas creaciones en su ciudad.

Piezas que ahora son sinónimo de esfuerzo y trabajo, pero que en el pasado guardaron en su talla el abuso y el sufrimiento hacia las manos que las creaban.

@ornella2904

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Caribe chic

MURUNTO, fuerza en dialecto Pemón, es el nombre (...)

ENTRETENIMIENTO Sócrates Serrano: "Mi ego se las trae"

Un tipo con sonrisa maquiavélica y con un don tan (...)


 

BELLEZA Y MODA Accesorios de autor

Gabriela Mora  Geometría, abstracción, (...)

CUERPO Y MENTE HIIT: intensa quema de calorías

Esfuerzo, constancia y motivación son elementos (...)


 

COCINA Y SABOR Detrás del laboratorio de donas

The Donust Lab es una iniciativa de dos jóvenes (...)

HOGAR Y ESTILO Luces inteligentes

Algunos de los nuevos dispositivos para iluminar (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

El venezolano es consciente

Mi Cristo saluda a tu Cristo. Al inicio de año y en momentos de (...)

El buen amor

Hace un año llego a mi consulta una mujer de treinta y cinco años, quien (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

La Receta de Carlos García

En la antigua sede de Alto Bar abrió un restaurante (tipo bistró), luminoso y (...)




 
Cerrar
Expandir