Protagonistas | 

Na'guará: Despiste al manejar

DOMINGO 17 DE FEBRERO DE 2013
Almita, como la llaman de cariño, tomó prestada la camioneta de su abuela para ir con su pequeño hijo a comprar empanadas. Para su tranquilidad, estacionó el vehículo frente al negocio. Pero, tras comprar el desayuno, notó que la camioneta ya no estaba: "Me puse a gritar y llorar. Alguien me prestó un teléfono para llamar a mi esposo. En pleno drama llegó un cliente y contó que una camioneta se había estrellado en la esquina. Corrí en esa dirección, con temor de que los delincuentes aún estuvieran dentro, pero no había nadie". Y entonces, ¿qué pasó? Almita había dejado el carro en neutro. Afortunadamente no hubo heridos, solo un vehículo de una institución pública que, estacionado, sufrió abolladuras tras el choque de la camioneta sin chofer: "Lo peor es que todos comentaban: '¡Tenía que ser una mujer'. Odio esa frase, y de paso tuve que aguantarme el regaño de mi marido (risas)".

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Marialejandra psicodélica

En su cuenta de Instagram @soymariale, (...)

ENTRETENIMIENTO El otro Hollywood, el de los hijos celebridades

Shiloh: La niña Jolie-Pitt quiere llamarse Jhon (...)


 

BELLEZA Y MODA Cicatrices con mejor aspecto

El láser es un tipo de tratamiento que está (...)

MENTE Y ESPÍRITU Claves para entender la hemofilia

Aunque la padecen relativamente pocas personas (...)


 

COCINA Y SABOR De músico a cocinero

En su casa no hay paredes que dividan la sala de (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

Perros locos, otra forma de hacer perros calientes

A todos nos gustan los perros calientes. Son ricos y fáciles de preparar, pero (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Ríete y energízate

Bienaventurado quien se ríe de sí mismo, pues su dicha no tendrá fin... La (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Café (en dos tazas)

En estos días me he "bebido" dos buenos cafés. El primero, un libro que llegó a (...)




 
Cerrar
Expandir