Alimentar la llama

El Día de los Enamorados las parejas suelen salir de la cotidianidad para hacer algo especial. Pero esos detalles se deben tener todos los días para mantener vivo el amor

por VERONICA FIGUEROA  |  DOMINGO 10 DE FEBRERO DE 2013
Pasan de las 7 de la noche. El día ha sido largo y en algún lugar de la casa se escucha el llanto de un niño. En este punto, la recámara se ha convertido en un espacio sagrado para descansar. No parece haber ningún problema con eso, hasta que la persona que duerme al otro lado de la cama se queja de falta de atención.

"¿Puede una mujer recuperar la pasión por su esposo? Mi esposa dice que la ha perdido, pero yo todavía la amo", es la frase de un hombre desesperado que atiende al portal de preguntas y respuestas de Yahoo.com intentando salvar su matrimonio.

Con párrafos largos, quien se esconde tras el username HartbrokenSpy intenta explicar su situación, logrando tocar el sentimentalismo de muchos. Especialmente porque, aunque su petición fue "posteada" hace cinco años en la sección Matrimonios y divorcios de la página, es muy probable que alguien esté pasando por esa exacta situación justo ahora.

Ciertamente, esa página de Internet está llena de gente confundida por "nimiedades"; pero debajo del mensaje de HartbrokenSpy hay una veintena de posts de usuarios que se identifican con él listos para darle un consejo esperando que no sea demasiado tarde para salvar su matrimonio.
Este problema no es nuevo, ni poco común. Es tan viejo, de hecho, que incluso ha pasado a ser un cliché: la cotidianidad que arruina una relación de pareja. Durante años, revistas, sitios web, programas de televisión e incluso espiritistas se han aprovechado de esa desesperación típica de los que sufren un bajón de pasión para venderles recetarios, respuestas rápidas y hasta milagros instantáneos que pocas veces funcionan. Claro, no sería justo decir que los juegos pícaros y la utilización de accesorios divertidos no pueden mejorar la vida sexual de una pareja. Cuando la psicóloga Maritza Rincón escribió sobre el tema en su columna Diván del corazón del diario El Informador, dos de sus cuatro consejos fueron: "Trata de hacer algo diferente con tu pareja" y "Juega a ser bien sexy".

Entre frases como "prepara una comida especial" o "un ramo de flores inesperado puede alegrar el día de la pareja", Rincón también invitaba a los enamorados a ser cuidadosos con su aspecto y su actitud, a ser sugestivos. Les hablaba principalmente a las mujeres, pero al conversar con ella al respecto, admite que la intimidad es un trabajo de dos, y no solo se trata de sexo. "Hay muchas cosas que pueden generar pasión en una pareja. Uno puede sentir pasión por el fútbol o por el trabajo. Compartir intereses comunes, aficiones, puede unir a una pareja". La especialista también comenta que hacer ejercicios juntos, caminar, compartir la adrenalina e intimar de otras maneras, puede ayudar a reavivar la pasión perdida.


El cuarto se "llena de agua"
Entendiendo que esa tensión en la intimidad suele ser el resultado de un distanciamiento personal, consecuencia de la desconexión que genera el día a día, se pensaría que resolver el problema es sencillo, pero no es así. Parejas con suerte tienen tiempo para inscribirse en un gimnasio, espacio en su hogar para relajarse y tiempo para divertirse por separado. Otras, comparten un apartamento de 100 metros cuadrados con los suegros. Entonces los problemas económicos, de autoridad, privacidad y celos se suman a la falta de espacio físico que tiene la relación. Se llena el cuarto de agua.

Según Peter Roussos, terapeuta de familia y matrimonios, en muchos casos es necesario que los individuos se esfuercen por comprender al otro y no solo en demandar atención. En un artículo publicado en la página Sandiegotherapists.com, Roussos dice que la intimidad es un proceso de autodefinición: "Requiere la voluntad de 'ver' y entender a nuestro compañero. A veces con mucha honestidad la intimidad puede ser algo incómoda, pero siempre será profundamente significativa". Rincón está de acuerdo con él. Y agrega que esa intimidad se debe lograr cuando aún el sexo es constante. "¿Qué pasa cuando el sexo pase a un segundo plano con la edad? La pasión tiene que seguir ahí".

Muchas veces, los enamorados se acusan el uno al otro, intentando encontrar al culpable de su mala relación. "A veces uno dice que el otro 'no está interesado en el sexo'. Pero cuando exploramos la situación, quien se supone que no está interesado confiesa masturbarse con regularidad o incluso tener fantasías sexuales", explica Roussos y agrega que la pérdida del deseo puede darse por varias razones, como la pérdida de respeto o interés; así como las peleas que pueden causar una "desconexión" entre los individuos, quienes llegan a tener la impresión de que su media naranja no los comprende, o peor, no se interesa por comprenderlos.

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

¿Cómo puedes dirigir una empresa, si no puedes dirigirte a ti mismo?

En la mente humana habita el bien y el mal, la locura y la cordura, el amor y (...)

Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)




 
Cerrar
Expandir