Los ruteros de la Virgen

No es necesario que la Divina Pastora haga un milagro para que el pueblo demuestre su devoción. Cada 14 de enero son miles las manifestaciones de sus feligreses y los transportistas están entre ellos

por MARLON GÓMEZ  |  DOMINGO 13 DE ENERO DE 2013
¡Santa Rosa de gratis!, ¡Santa Rosa saliendo!... se escucha en las paradas del transporte público de Barquisimeto cada 14 de enero.
No todas las rutas urbanas prestan este servicio. Solamente los devotos salen ese día cambiando su trayecto habitual para llevar sin costo a los feligreses hasta el pueblo pastoreño.

Algunos están pagando favores, otros simplemente son motivados por un acto de fe: "El 14 de enero es especial para los barquisimetanos, para los transportistas es zona libre. Ese día no es obligatorio trabajar; quienes quieren quedarse en su casa lo hacen, otros caminan con la procesión, algunos salen a hacer transporte y a veces cobran un poquito más porque es feriado, pero también hay quienes salen a mover al pueblo para que acompañen a la Divina Pastora", dice Yuler Molleja, presidente de la Sociedad Civil Ruta 5.

Detalla que no existe una base de datos que revele el número exacto de choferes que prestan este servicio, pero tiene conocimiento de unos 10 casos en la línea que preside.

Dice que "como buen larense" siempre ha sido creyente de la Virgen, a quien se le encomienda desde niño. De hecho, cuando tuvo a su primera hija, hace 25 años, le pidió a ella y al Doctor José Gregorio Hernández que la niña naciera sana. Y así fue. Yulianni Pastora llegó al mundo sin inconvenientes. Desde ese día Yuler prometió que caminaría siempre la procesión mientras tuviera vida y salud para hacerlo.

Desde hace una década su compadre Jhonny Gómez, conductor de la Ruta 11, hace transporte de gratis hasta Santa Rosa. Un año más tarde Yuler compró su primera unidad y, como agradecimiento a su Patrona, se unió a la iniciativa de su amigo: "Ahora tengo tres carros y soy el Presidente de la línea. La Divina Pastora me ha ayudado con esos logros".

En todo el año, Yuler no maneja sus busetas, sólo se encarga de administrarlas, pero es él quien se pone frente al volante cada 14 de enero. Lo primero que hace es buscar a su mamá Ana Victoria Briceño, una mujer tan devota que a sus 68 años sigue caminando la procesión "completica". Luego de llevar a su primera pasajera, hace los transportes posibles hasta el mediodía cuando regresa a su casa para compartir con su familia, con quienes sale a las 4:00 de la tarde hacia la Catedral de Barquisimeto para oír la eucaristía.

"Siempre le pedimos cosas. Cuando mi hijo Yuller de ocho  años, va a jugar béisbol, le pido que le vaya bien. Todos los días del año sentimos su protección, pero ese día en especial vamos para agradecerle por lo bueno que tenemos y lo malo que nos evita".

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Chris Pratt en su punto

Bien podría decirse que a Chris Pratt la cocina (...)

ENTRETENIMIENTO La versátil Mary Carmen Sobrino

De la seriecita "ancla" de noticias de El (...)


 

BELLEZA Y MODA Pies fuera de serie

Fíjese en las propagandas de revistas y (...)

SOY MARATONISTA Consejos básicos para el cuidado de tu equipamiento

Correr es un deporte que exige de poco (...)


 

COCINA Y SABOR Cocina sin fuego

Aunque los principios del "crudivorismo" fueron (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

Tres recetas en licuadora

En casa los llamamos batidos. Son esas mezclas de agua, jugos, leche u otros (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Decreto de luz divina

Namasté. Mi Cristo saluda a tu Cristo. Como hijos de Dios, tenemos la (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Catar vinos blancos: cómo describirlos

Recientemente hice en Leal Bar una degustación para la sección El descorche del (...)




 
Cerrar
Expandir