La divina providencia de Santiago Bosch

El prometedor jazzista barquisimetano vuelve a su ciudad para celebrar con sus seres queridos la secuencia
de "milagros" que Dios y sus habilidades le han brindado en el último calendario

por ADRIANA CUICAS  |  imagen: MARCOS SUÁREZ | DOMINGO 30 DE DICIEMBRE DE 2012
Guaro Report es su primer disco y tiene nueve temas en los que se pasea por varios géneros; entre ellos, el jazz fusion
Santiago Bosch siente que las metas que ha alcanzado en su vida han estado "tocadas por la divinidad". Por eso y por su formación cristiana se le escucha decir, tras contar una anécdota o reconocer una meta alcanzada: "Gracias a Dios". Ahora bien, este pianista de 25 años de edad tiene talento: no todo el mundo a los cinco años de edad deja de escuchar Los Beatles porque prefiere el jazz, tampoco muchos deciden irse de casa porque aman la música.

Antes de que este barquisimetano se fuera a Boston (Estados Unidos) a estudiar Performance Composición en Piano Jazz en la reconocida escuela Berklee College of Music, su nombre ya sonaba. Había participado desde 2006 en el Festival Internacional de Jazz de Barquisimeto, evento que este año celebró su séptima edición; también se había hecho un puesto entre los músicos.

Ese reconocimiento le permitía "tener un estatus de vida muy chévere para un músico. Toda la plata que ganaba la invertía en mis hierros, era prácticamente un coleccionista de instrumentos, sobre todo los antiguos", cuenta sentado en su casa de Cabudare, a la que hacía más de año no venía.

Esos "hierros" fueron los primeros que volaron del nido que Jaime Bosh y Maite Ogly formaron junto a su único hijo. En febrero de 2011 empezaron a aparecer en el muro que el pianista tiene en la red social Facebook notas como: "Vendo batería, vendo bajo, vendo teclado...". Varios días a la semana había una nota parecida, pero echando a volar un instrumento distinto. Había músicos que esperaban ver el anuncio de un Rothery, un piano que lleva por nombre el apellido de su inventor Kenneth. Pero, ese piano está aún en el estudio de la casa de los Bosch.

La joya de 1984, sigue junto a algunos sintetizadores en el cuartico donde, entre febrero y julio de 2011, grabó su primer disco titulado Guaro Report. El trabajo musical tiene nueve temas, uno de ellos llamado Óxido fue compuesto por el maestro de la guitarra Fernando Freitez Gassan, y el resto son de Bosch, quien se pasea por un repertorio que puede enmarcarse dentro de varios géneros como el jazz fusión o electric jazz rock; también hay algunos temas acústicos.

Todos esos géneros forman parte de su bagaje musical, uno que empezó a curtirse desde su niñez. Su padre, Jaime Bosch, un reconocido saxofonista, fue quien lo inscribió en el Conservatorio de Música Vicente Emilio Sojo, y luego en lecciones de piano con la profesora Lila de Gutiérrez. Pero antes de eso, en su casa, Santiago tenía y aún tiene libertad de experimentar. Con menos de cinco años sabía encender el tocadiscos y colocar un vinilo. Por esa inquietud de niño, hurgando entre los videos de su padre, conoció la música del estadounidense Armando Anthony "Chick" Corea, uno de los precursores del género jazz fusión y su héroe musical. A esa edad vio una presentación que lo impresionó de tal forma que aún sigue su estilo.

No son pocos los que le dicen a Santiago que tiene un aire "chicksoso" en su forma de tocar, eso hace alusión al estilo que persigue. No es que imite al reconocido artista, es que para él todo nace del gusto y como le encanta el jazz fusión, cuando toca, se nota lo que ha escuchado.

Desde ese mismo cuarto recordó su viaje a Panamá, donde ganó media beca para estudiar en la escuela donde se graduaron músicos como Juan Luis Guerra y Frank Quintero: "Estaba intimidado, fui con prejuicios, pensaba que era muy difícil quedar y no tenía muchas esperanzas. Estuve una semana allá (en el Festival de Jazz de Panamá) y ‘tripié' con todos los conciertos. Me fui muy desprendido de la idea del fracaso".

Emprender el vuelo significó meses de pensar: "Sí me voy, no me voy". Maite y Jaime le ayudaron a sacudirse el miedo. Tomó la decisión de irse casi un año después de haber sido admitido por la universidad. La beca caducaba en mayo y llamó a Berklee para decir: "¡Cónchale, en mayo no me puedo ir, no me he graduado!". La Universidad le contestó: "Si vienes en septiembre se te mantiene la beca". Así se fue. Terminó de grabar Guaro Report, recibió su título de docente en música, lo apostilló y se marchó.

"Desde que llegué allá (Estados Unidos) todo ha sido patadas y golpes". Se fue de casa sin saber si le aprobarían sus dólares de estudiante. Aún así, lo más fuerte de su vuelo fue empezar a recibir clases en otro idioma. Entró a su primera clase y no entendió "ni papa". "Ahí me dije: ¿Qué hago yo aquí?, es increíble. Me estresé burda. Estaba arrepentido de haber ido a Berklee, de haber gastado el dinero que me costó reunir".

Poco a poco, y pese a que el dinero no le alcanzara para mucho, se fue adaptando y abriéndose camino. Aunque, con eso de la plata, de nuevo, la mano de Dios intervino.

Antes de ingresar al tercer semestre de la carrera (Performance Composición en Piano Jazz), recibió un reconocimiento de Berklee. Por su excelente rendimiento académico ingresó en el cuadro de honor de la universidad, pero esa solo era una de las buenas nuevas. "El 28 de septiembre recibió la noticia del año: Le fue otorgada la beca completa. En esa cita, Tod Olivieri, el jefe de ese departamento, le dijo que veían en él a un músico destacado y que la universidad quería tenerlo allá", relata Maite Ogly, su madre, quien lloró de felicidad al saberlo.

Para ese momento, ya Santiago había terminado de celebrar una serie de conciertos con el  reconocido y afamado ensamble de Terri Lyne Carrington. La laureada baterista y compositora lo eligió  luego de una audición que hizo entre sus estudiantes. También en esa época recibió una llamada de Frank Quintero, quien tenía curiosidad de conocerlo pues le habían hablado de él. Ambos coincidieron en Estados Unidos y, después de conversar, Quintero le regaló su último disco. Conocer a Quintero, recibir la beca entera, destacarse en el ensamble de la baterista de jazz Terri Lyne Carrington, es, definitivamente, una seguidilla de logros a la que hay que sumarle el hecho de haber sido elegido por el reconocido y exigente trombonista Hal Crook en el ensamble que lleva su nombre. Sin embargo, lo que su madre considera como un verdadero "milagro" fue un hecho que está tejido con hilos de casualidad y de destino.

Desde que Santiago llegó a Boston está tocando en bares, "matando tigritos". Pero una noche fue especialmente distinta. Era un jueves en el que casi nada iba bien, uno de los músicos que debía tocar con él no se presentó, así que tuvo que improvisar el sonido del bajo haciendo sonar la madera del piano que tocaba. Antes de subirse al escenario conoció a un par de venezolanos que estaban en esa ciudad porque asistieron a un seminario en la Universidad de Harvard. El par de paisanos quedó impresionado con su talento y versatilidad, y después de conocer su historia le dijeron: "Tú no te vas a devolver a Venezuela, nosotros no lo vamos a permitir. Tras intercambiar algunas llamadas, estos coterráneos que resultaron ser los dueños de una prestigiosa empresa le pidieron que enviara una carta dirigida a la Presidencia de la aseguradora; ese era el requisito que faltaba para formalizar "el milagro".

Al cabo de unos días, el pianista empezó a recibir 1.000 dólares mensualmente: "Dios merece ser alabado, de verdad que Santiago estaba que se venía, ya nosotros no podíamos costear más los gastos", recuerda su madre, Maite Ogly.

Luego del ciclo de patadas, golpes, éxitos y bendiciones, es difícil saber con qué hilo se teje la historia de Santiago Bosch. Esa trama tiene eventos divinos y muchos otros atribuibles al talento. Al final, es posible que la historia esté hilada por la misma mano, la de Dios. 

Relacionado con: jazz, santiago bosch

Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (1)

gabriel moreno
31.12.2012
9:57 PM

Comentario 4954720

hermano Dios te bendiga en este 2013 que comienza y recuerda que Dios estará contigo siempre y te sostendrá. Dios te bendiga.


VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Libertador no conquistó Hollywood

Estrenada en Estados Unidos el pasado viernes 3 (...)

ENTRETENIMIENTO En el país de la Celis

Mis primeros años: La Guaira Los primeros siete (...)


 

CUERPO Y MENTE Mujeres de 40: La vida por delante

"¿Cuándo te casas?". "Ten un hijo pronto. (...)


 

COCINA Y SABOR ¿A qué sabe La Guaira?

Su geografía "El estado Vargas, creado en 1998, (...)

HOGAR Y ESTILO Decorar mezclando sillas distintas: ideas con estilo

¡No a la uniformidad en los comedores, recibos o (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Estadeboda, ISABELLA WALLIS

El novio en la organización de la boda

Todas las parejas de novios comprometidos son diferentes. Hay aquellas en las (...)

Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

Libertador no conquistó Hollywood

Estrenada en Estados Unidos el pasado viernes 3 de octubre, la película de (...)

Estofado de pollo

Olvídate de los buenos modales, porque con esta receta te vas a chupar los (...)




 
Cerrar
Expandir