El Niño Jesús se repotencia

Contar los regalos, intentar adivinar qué hay dentro... todo vale antes de la medianoche. Independientemente del año, la emoción el 24 de diciembre no cambia en los niños, pero los obsequios sí. Recuerde qué pidió en su infancia y entérese de lo que piden los pequeños de hoy al Niño Jesús

por MARÍA EVA OTERO  |  DOMINGO 23 DE DICIEMBRE DE 2012
"Váyanse a dormir que si no el Niño Jesús no llega", es la típica frase que, año tras año, se escucha en las casas donde se espera el nacimiento del Niño Dios. No importa que tan grande sea usted, seguro la recuerda, junto a la ansiedad y la emoción por abrir los regalos. Y es que, ¿quién puede decir que, aun siendo adulto, no se ilusiona con ser sorprendido y sorprender con detalles debajo del arbolito?

Mejor aún, ver a sus hijos, nietos, sobrinos y hasta ahijados alegrarse con sus obsequios, le hace reencontrarse a usted mismo con sus mejores momentos. Rememora, por ejemplo, cuál fue su deseo más pedido en las cartas al Niño Jesús o cuál fue ese regalo que no pudo traerle. Se sorprenderá al saber -o quizás no- que, en muchos casos, los niños de hoy piden cosas parecidas, aunque en una suerte de modelo evolucionado. Eso sí, por ser nativos digitales, estos pequeños también han pedido "juguetes tecnológicos", los mismos que, con certeza, también le habrían seducido a usted, en caso de nacer en este siglo.

Si lo anterior le sacó sonrisas, siéntase invitado a dejarse robar otras más, pues Estampas ha querido, para esta edición, reunir a tres generaciones de una misma familia, tres hombres y tres mujeres, para mirar al retrovisor de la vida y mantenerse de igual manera en el presente, con el fin de ver qué pidieron los abuelos, sus hijos y también sus nietos. Compare y disfrute de este retro regalo de Navidad.

Maigualida, Andreína y Mónica
"Mis amiguitos tenían cada uno patines para ellos, pero mi hermana y yo teníamos solo un par, entonces usábamos uno en cada pie e íbamos como en una hilera, abrazadas y patinando cada una con un patín. ¡Y gozábamos!". Así recuerda Maigualida Lobo al que fuera su mejor obsequio del Niño Jesús. Resultó ser un objeto para compartir, pero la hoy abuela de dos -Mónica y Luciano- supo sacarle provecho. Junto a ella su hija Andreína (30) y su nieta Mónica (8), se prestaron a responder este cuestionario:

¿Qué pediste este año, Mónica?
"¡Una Monster High! Me gustan esas muñecas porque tienen motos y carros. También le pedí ropa para mis American Girls, porque tengo tres. Antes de Navidad pedí un iPad y un Wii, que fueron regalos adelantados, pero lo que más quiero es un juego que es en 3D. Es una pantallita en la que pintas con un bolígrafo y, luego, te pones unos lentes que te hacen ver los dibujos en tercera dimensión".

Y Barbies, ¿no pediste?
"Es que ya no me caben más, de tantas que tengo".

¿Cuál ha sido el regalo que más te ha gustado, el que más recuerdas?
"No se me va a olvidar cuando me trajo la cocinita de mi cuarto. ¡A mi hermano también le encanta! Ya no quepo, pero todavía juego con ella... es que aún no decido qué ser cuando sea grande, si cocinera o artista de la televisión".

¿Tú, Maigualida, qué pediste cuando tenías la edad de Mónica?
"Lo que más quería eran unos patines de cuatro ruedas, pero también me gustaban las muñecas de papel, aquellas que se vestían. Uno las recortaba y también su ropa, que traía unas pestañas para poder ponérsela a la muñeca. Además me encantaba la vajilla de cocina, que era de vidrio y había que limpiarla con cuidado y todo".

¿Y las Barbies?
"Yo nunca tuve Barbies, jugaba con las de mis amigas. Cada vez que me invitaban a sus casas, me asignaban una muñeca distinta, entonces yo decía: 'tengo muchas Barbies pero se las quedan mis amigas y ellas me las guardan'".

¿Si tuvieses ocho años hoy, qué le pedirías a Santa o al Niño Jesús?
"Definitivamente el iPad".

¿Has visto esas muñecas de tu abuela, Mónica?
"Bueno, antes no conocía las muñecas de papel, hasta que mi abuela me regaló unas".

¿Y tú, Andreína, qué escribiste en tus cartas?
"Yo pedí todas las Barbies; la bailarina, la nadadora. Me acuerdo que además traían todos sus accesorios; que si la Barbie con sus cosas de hielo, con su carro lujoso, y quería los Ken, para que fueran novios de mis muñecas... También me gustaban los patines, como a mi mamá, pero en línea, y todavía los tengo".

(Interviene Mónica)
"A mí también me gustan y tengo unos que son zapatos y patines, porque las rueditas se guardan y uno camina normal".
"¡Es verdad! -continúa Andreína-, yo todavía uso los míos. Les cambio las ruedas cada vez que se me desgastan. Otro juguete que me encantaba era el bebé querido. Recuerdo que venía con arrugas y todo. Hello Kitty también me gustaba y me gusta. De hecho hay un regalo del Niño Jesús, una lonchera roja, que está perfecta porque la cuidé mucho y mi hija -Mónica- la usa. Me da nostalgia cada vez que ella se la lleva al colegio".

¿Qué fue eso que pediste mucho, pero que no llegó?
"Pedí mucho una computadora y como había una para la casa, pues la verdad es que no tenía porqué haber una para mi hermana y otra para mí. Quería una laptop. Pero bueno, ya de grande entendí al pobre Niño Jesús".

¿Qué pedirías hoy, si fueras niña?
"Un iPhone, aunque sé que es demasiado costoso para un niño".

¡Tú has recibido muchos regalos, Mónica! ¿Qué le aconsejarías a los niños para que se ganen muchos obsequios?
"Le digo a los niños que se porten bien y que le hagan caso a su mamá en todo porque Diosito los está viendo. A veces, cuando se portan mal, solo les lleva una caja y cuando la abren no hay nada adentro".
Interviene Mónica
"¡Ay, qué cruel! La verdad es que yo no creo que algún niño pase la Navidad sin regalo. A lo mejor le regalan menos, pero seguro a todos les lleva un detallito".

Nelson (57), Alejandro (22) y Félix (85)
"Uno lo que le pedía al Niño eran 'jugueticos' y lo que recibíamos eran carritos, porque era lo más barato. Eran de madera y uno le amarraba una cabulla y lo halaba. Yo le hacía la cartica y en la mañana del 25 los "paires" decían: 'revise bajo e' la cama, a ver qué le trajo el Niño'. Nos asomábamos y ahí estaba". La memoria que evoca este relato pertenece a Félix Estéves, quien creció en la San Cristóbal de 1987, en los tiempos en que el Niño Jesús, a gatas, visitaba el cuarto de los niños para sorprenderles con presentes. Junto a él, su hijo Nelson y su nieto Alejandro, conversaron entre risas y recuerdos de aquellos anhelos navideños que se convirtieron o no, en realidad.

¿Alejandro, recuerdas qué pedías cuando eras más chamo?
"Bueno, yo todavía le sigo pidiendo al Niño Jesús y hay cosas que no han cambiado. Desde pequeño siempre me han gustado las consolas de videojuegos y recuerdo que uno de los mejores regalos que recibí fue un Nintendo 64. Fue mi primer Nintendo. Mis juegos favoritos eran los clásicos de Mario y los del agente 007. Cuando estaba pequeño también pedí la pista de carritos que tenía un autolavado y los Niko, a control remoto".

¿Tú que escribiste en esas cartas, Nelson?
"Bueno, cuando era niño vivíamos en San Martín, cerca del Cuerpo de bomberos de Caracas y siempre veía cuando salían en sus camiones, entonces pedía que me dieran un camión de bomberos. Y bueno, no recuerdo haberlo tenido, pero ya cuando tuve hijos me desquité. Ellos tuvieron un carrito de rescate al que le sonaba la sirena. Después de que no lo usaron más yo lo agarré, me apropié de él y lo tengo hoy día. Y ellos se ríen de mí porque siempre paso por donde lo tengo y le toco el botón para que suene la sirena. Y hasta el sol de hoy, ¡suena!".

¿Y usted que sentía cuándo veía sus regalos, señor Félix?
"¡Eso para uno era una felicidad muy grande! Y uno no decía Santa Claus, sino San Nicolás".

¿Cuál fue tu regalo favorito, Nelson?
"Mi mejor regalo fue un carro grande en el que me sentaba y todo, pero no de los eléctricos, no, este era de pedales. Tenía luz, dos faritos adelante y hasta corneta. Yo lo rodaba por todo el apartamento. ¡Ese regalo me impactó!".
¿En caso de ser niño hoy, qué pedirías?
"Algo relacionado con la ingeniería mecánica, como por ejemplo los helicópteros de mando".

¿Qué pedirías en cambio tú, Alejandro?
"Creo que seguiría con la onda de las videoconsolas porque ahora hay Nintendos mucho más avanzados, como el Play Station 3. Pero a mis 22 años lo que pediré será un iPad".
(Félix se adelanta a mi pregunta y comenta)
"Yo ahorita lo que pido es paz para mi país, para mis nietos. En aquellos tiempos no existía esto, ahora todo es más moderno. Y los 'paires' de uno no tenían el dinero. Inclusive, yo hice la primera comunión ya de grande, con pantalones cortos. Trabajé y me compré mis zapatos para hacer la primera comunión".

¿Qué piensas de esos juegos de tu abuelo, Alejandro?
"Bueno, que sus juegos eran totalmente diferentes a los actuales, pero debo reconocer que hasta eran más sanos".
(Interviene Nelson)
"Por cierto que, ahora que lo pienso, a Papá le gustaba jugar con triki trakis dentro del apartamento cuando yo estaba chiquito y era Navidad. Él los lanzaba y yo me escondía porque les tenía pánico. Y uno por respeto era incapaz de decirle: 'no papá, no lo hagas'".
Y remata Félix...
"¡Es que las juventudes han cambiado!".

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Rutina de yoga para corredores

Mucho se ha hablado de los numerosos beneficios (...)

ENTRETENIMIENTO Soy feo desde que nací

Se escucha el tema Apriétame de Ronald Borjas y (...)


 

BELLEZA Y MODA A un paso del altar

Una mujer con vestidos ligeros y simples -en (...)

CUERPO Y MENTE Entrenadores vs nutricionistas

Seguro se han topado o han vivido la situación en (...)


 

COCINA Y SABOR Domingo en familia Los Freitas

Leonor de Fátima Faria Catanho Portugal le sabe a (...)

HOGAR Y ESTILO Lencería, ideas para mantenerla a punto

La lencería de la casa -sean toallas, sábanas, (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Los sabores portugueses de Los Freitas

Hacer la serie de crónicas gastronómicas Domingo en familia, junto con Natalia (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Haz tu trabajo para sanar

Hola, hay personas que se quejan de que sus oraciones no son escuchadas, otras (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

Otras alternativas para tu torta de boda

Sabemos lo importante que es la torta de bodas para la novia, cada una quiere (...)




 
Cerrar
Expandir