La nueva cara de Gurrufío

Unos encantan serpientes, otros niños, pero Manuel Rojas hechiza a las personas que lo aplauden en Asia, Europa y América. Ahora es el famoso ensamble venezolano el que sucumbe ante la flauta de este virtuoso larense.

por MARLON GÓMEZ  |  imagen: JULIO COLMENÁREZ | DOMINGO 9 DE DICIEMBRE DE 2012
Corría el año 1994... Manuel Rojas era apenas un adolescente de 15 años cuando se mostró interesado por la flauta: "Fue un enamoramiento inmediato", relata el integrante de la Orquesta Típica Municipal de Iribarren y de la Banda de Conciertos de Lara "Maestro Antonio Carrillo".

Así pues, el amor lo llevó a estudiar y practicar para "recuperar el tiempo perdido". Los primeros cinco años fueron determinantes, pues en ese intervalo se preparó para los retos que enfrentaría flauta en mano, sin saber que en cada nota aprendía un hechizo con el que conquistaría al país y al mundo.

Fue en 1998 cuando se unió a Carlos Orozco para fundar el ensamble Manoroz, con el que grabó su primer disco dos años más tarde. Para presentar esa producción acudieron a un evento llamado Noche de Ensambles. Fue allí donde conoció a los integrantes de Gurrufío, con quienes compartió escenario sin imaginar que 14 años más tarde se uniría a las filas de este cuarteto que durante casi tres décadas se ha ganado el respeto y apoyo del público.

En 2005 logró su primera producción en solitario titulada Manuel Rojas, música instrumental venezolana. "Lo grabé como todos los artistas del país, con mucho sacrificio y confiando en Dios. Tuve la oportunidad de contar con la colaboración de varios músicos, entre ellos Cheo Hurtado y Juan Ernesto Laya, integrantes de Gurrufío. Tres meses después Hurtado, hipnotizado por su talento, lo invitó a lo que fue su primera gira internacional y en la que pisó importantes escenarios asiáticos.

Pero como si de una escalera se tratara, había más escalones que subir antes de llegar a ser parte del emblemático grupo. En 2007 se unió a Henry Linárez y Agelvis Sánchez para formar A Trío, un ensamble de música instrumental venezolana con fusiones de jazz y bossa nova.

Junto a ellos ha maravillado al público en sus giras por Estados Unidos, Europa y algunos países de Latinoamérica, donde además ha dictado clases magistrales.

Dos años más tarde recibió una noticia que aún hoy le parece increíble: "Un promotor de la fábrica de flautas JZ me contactó para crear un modelo de flauta con mi nombre. Eso ayudó en mi proyección", cuenta el egresado del Conservatorio de Música Vicente Emilio Sojo.


El gran año
Manuel Rojas atesora cada paso y cada logro citándolos con fechas, pero este año de seguro será inolvidable.

En agosto se convirtió en padre y en octubre tuvo en sus manos el disco Retribución, un trabajo de investigación y producción que le tomó cinco años para emular sonidos de percusión afrovenezolana con distintos tipos de flautas.

Ese mismo mes Cheo Hurtado lo invitó a ser parte de Ensamble Gurrufío, para ocupar el espacio que hasta entonces fue de Luis Julio Toro: "Es un gran compromiso y responsabilidad, porque ellos ya tienen un sello, una trayectoria. Admiro y respeto a Luis Julio. Voy a tomar su puesto. Tengo claro que no soy él, pero que mi nivel debe ser igual o mejor", reflexiona para luego acotar: "Sí, es un compromiso, pero también es un gran honor".

En noviembre se estrenó con la agrupación en las instalaciones de Pdvsa La Estancia. Ese primer concierto fue especial, pues también estuvo en escena el mandolinista brasileño Hamilton de Holanda.

"Doy mérito a Dios, porque Él piensa mucho en sus hijos. Pero hay muchos flautistas buenos, pudo ser cualquier otro. Creo que es el trabajo de muchos años lo que me permite recoger estos frutos".

Una fecha más se sumará pronto a esta, su historia: en 2013 grabará las flautas del disco número 12 de Ensamble Gurrufío y de seguro cada nota que interprete servirá para seguir hechizando a quien lo escuche.


Tiempo de paz y propósitos
"Cuánta confrontación vemos entre nosotros. El mundo necesita paz y esa la puede traer es Jesús, el que vivió y murió por nosotros", dice al evocar el mensaje del villancico Noche de paz, el que asegura atesorar desde niño por su mensaje.

Ese y otros temas estarán presentes cuando celebre junto a su esposa Daniela y su hija Joaquina la próxima Nochebuena. Mientras tanto le pedirá al Niño Jesús que lo ilumine y le permita cumplir tres propósitos de Año Nuevo.

"He conversado con los músicos de Madera Cuatro para que me acompañen a Europa con la gira de mi disco Retribución. Además me gustaría hacer un manual demostrativo del trabajo que hice con las flautas para recrear los tambores".

También espera concluir Flauta y piano, su tercer disco. "Este se lo tenía prometido a Dios, es un disco de adoración". El larense tendrá mucho que hacer en 2013, pues deberá engranar todos sus deseos con las agendas de Ensamble Gurrufío y A Trío. "Me han preguntado si dejaré el grupo, pero no. Son distintos públicos a los que se puede llegar en solitario y con ambos ensambles".

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Maquille su cocina

Baños y cocina suelen ser los puntos de mayor (...)

ENTRETENIMIENTO Taylor Swift va por la corona del pop

"Shake it off"  dice su nueva canción, que se (...)


 

BELLEZA Y MODA Cremas reafirmantes a examen

La lucha contra la flacidez de cara y cuerpo (...)

CUERPO Y MENTE Niños gorditos no son niños más sanos

A comienzos del siglo pasado, época en la que no (...)


 

COCINA Y SABOR Stefan Ross: 'El ají dulce me encanta'

El 18 de septiembre de 1992 Stefan Ross (...)

HOGAR Y ESTILO ¡No se equivoque al decorar!

Eche un vistazo a su hogar. Sin necesidad de que (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Cheeky Chinese, EDMARY FUENTES

¡Sí a los chalecos!

Siempre tenemos un par guardados en el armario y no sabemos lo versátiles que (...)

Galletas de avena

A veces este papá desempolva sus apuntes de la escuela de cocina en busca de (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Cocteles: 7 claves a la hora de prepararlos

¿Qué trucos debo saber a la hora de preparar tragos?, ¿cuáles son las (...)




 
Cerrar
Expandir