Con el arnés en Barbacoas

Desafiar la tranquilidad de la Cascada del Vino con rapel, excursión y senderismo es uno de los planes de ecoturismo que cada vez toma más fuerza en la zona alta del municipio Morán, en el estado Lara.

por VERONICA FIGUEROA  |  DOMINGO 11 DE NOVIEMBRE DE 2012
Fotos: Marcos Suárez. Cortesía Blanca Daza
A pesar de tener las cuerdas bien aferradas a una roca gigante en el tope de la montaña, bajar en rapel la ladera de la Cascada del vino puede ser tan emocionante como aterrorizante. El viaje de tres horas desde Barquisimeto hasta el famoso paraje natural, en Barbacoas, puede concluir en una relajante vista de la caída de agua de 90 metros. Sin embargo, hay quienes han logrado hacer del paseo una aventura extrema, mezclando senderismo, excursionismo y rapel.

Ver a un grupo practicando escalada atrae a jóvenes y adultos que comparten sus anécdotas sobre acampadas de fin de semana y viajes inolvidables que empezaron en la localidad de 2.000 habitantes y terminaron en el poblado de Buenos Aires, o en la cueva Las Peonías, escondida entre los árboles a 15 minutos de la cascada, donde se refugiaban en las tardes de lluvia.

"Deben tener cuidado donde pisan porque algunas piedras están sueltas", advierte Emilio Manza-nilla, parte del equipo de Eventos Código encargado de guiar a los aventureros hasta la cueva. La observación tiene un doble significado: evitar un resbalón en plena bajada y que las rocas que se sueltan terminen sobre la  carretera, de por sí angosta y deteriorada. "¡Piedra!", gritan los excursionistas cada vez que algo de escombro se desprende de la imponente montaña.
Para llegar hasta la entrada de la cueva hay que caminar aproximadamente 30 minutos a través de un sendero que pone a prueba los reflejos. Maravillosos paisajes casi en miniatura se proyectan entre las sombras de los árboles antes de dar la bienvenida a una enorme pradera.

La cueva espera paciente al final de una escalera de piedras que pronto se hace más estrecha a medida que se avanza. El final del camino es una desconcertante oscuridad total. Con linternas, las paredes dejan ver el brillo de sus minerales y dan paso a un riachuelo que apenas deja espacio a los visitantes.

Para comprobar la absoluta falta de luz, Ernesto Ibarra, líder de la empresa turística, pide en cada viaje a sus compañeros que apaguen las linternas a mitad del camino: "Lo hago para que se den cuenta del ambiente real de la cueva", al tiempo que explica lo peligroso que puede ser entrar solo y sin el equipo adecuado.

Junto a la Cascada del vino, la cueva Las Peonías es uno de los atractivos naturales más conocidos y cercanos a Barbacoas, un acogedor pueblo que también guarda entre sus calles pintorescos caminos, posadas y personalidades, dignos merecedores de ser visitados.

Coordenadas:
Eventos Código. Telf.: 0251-415.2175 / 0414-545.6546.
En la Web: http://www.eventoscodigo.com/
La Cepa, glamping, vinos y aventura. Telf.: 0426-512.0168 / 0414-432.8950. En la Web: http://lacepa.com.ve.
Panadería y posada La Peonía. Telf.: 0424-550.6845.




Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

¿Cómo puedes dirigir una empresa, si no puedes dirigirte a ti mismo?

En la mente humana habita el bien y el mal, la locura y la cordura, el amor y (...)

Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)




 
Cerrar
Expandir